Alcaldía de Angostura acoge observaciones empresariales sobre Proyecto de Reforma a la Ordenanza del ISAE

Alcaldía de Angostura acoge observaciones empresariales sobre Proyecto de Reforma a la Ordenanza del ISAE

Ciudad Bolívar.- La alcaldía de Angostura decidió adherirse al mínimo de las alícuotas, de acuerdo al rango de referencia establecido por el Acuerdo Nacional de Armonización Tributaria Municipal.

En el marco de la consulta pública para el Proyecto de Reforma a la Ordenanza del Impuesto sobre las Actividades Económicas, la Cámara de Comercio e Industrias del municipio Angostura, acompañada por representantes de Fedecámaras y Fedecámaras Bolívar, se reunió con representantes de la alcaldía, con el objetivo de exponer la realidad del sector empresarial en la zona y exhortar a la alcaldía a tomar decisiones pensadas para el beneficio de la economía municipal.

Entre los puntos más resaltantes en discusión estuvo el rango en el que se establecería la alícuota a las actividades económicas, ante lo cual la alcaldía, conscientes de la situación económica por la que atraviesa el municipio en el contexto de una pandemia, acordó que se establecerían en el mínimo por aforo, de acuerdo a lo pautado en el clasificador por las actividades.

Además, con el objetivo de disminuir las afectaciones a los contribuyentes, se logró la eliminación de la Unidad de Cálculo Aritmético Municipal (UCAM), como unidad económica de gravabilidad de la recaudación tributaria, y la imposición de sanciones.

Austerio González, primer vicepresidente de Fedecámaras Bolívar, consideró que tanto la disposición de la alcaldía de escuchar al sector empresarial, como la decisión que tomó, es un paso adelante para incentivar la creación de empresas y contribuir al mantenimiento de las que ya están. “La idea es tomar políticas para incentivar la economía municipal”, recalcó.

Además, en nombre de Fedecámaras Bolívar exhorta a cada uno de los municipios, y a sus alcaldías, a seguir el ejemplo del municipio Angostura, adherirse al mínimo y pensar en el impacto económico en tiempos de pandemia.

Acciones previas

Julio Díaz, asesor y directivo de la cámara, previamente había realizado un análisis del proyecto y presentado diferentes objeciones en nombre de la cámara, las cuales se enfocaban principalmente en que las medidas, tal como estaban planteadas, carecían de un estudio de impacto económico que garantizara la contribución tributaria conforme a la capacidad económica establecida en la CRBV, en lugar de contribuir a la armonización tributaria municipal, agravaba la situación actual.

Asimismo, desde Fedecámaras Bolívar se llevó a cabo una campaña denominada “Impuestos Voraces” en la que se exponían los estudios realizados por las Cámaras de Comercio e Industrias tanto de Caroní como Angostura, con el objetivo de informar a la ciudadanía, especialmente al sector empresarial, sobre cómo afectaba esta reforma la economía municipal.

En la reunión estuvieron presentes por la cámara: Degni Gómez, presidente (e); Elio Bermúdez, segundo Vicepresidente; Julio Díaz, asesor legal y tributario; Wilfredo Carrasco, secretario; y Albe Gorrín, tesorero. Por Fedecámaras: Fernando Cepeda, segundo vicepresidente de Fedecámaras; y Austerio González, Primer Vicepresidente de Fedecámaras Bolívar. Por la Alcaldía: Jone Urquidi, superintendente municipal; el asesor jurídico del Servicio Autónomo Municipal de Administración Tributaria de Heres (SAMATH); Cándida Mujica, directora de Infraestructura; y Maribel Suárez, síndico municipal.

Lea también:

CCM: 72% de las familias marabinas evalúan como peor la economía de sus hogares

CCM: 72% de las familias marabinas evalúan como peor la economía de sus hogares

CCM: 72% de las familias marabinas evalúan como peor la economía de sus hogares

Con el objetivo de medir el impacto socioeconómico que ha traído la COVID-19 en las viviendas y el consumidor de la capital del estado Zulia, la Cámara de Comercio de Maracaibo (CCM) a través de su Unidad de Información y Estadística, realizó una encuesta de tipo descriptiva sobre la Situación Económica en los Hogares e Índice de Confianza del Consumidor durante el mes de septiembre.

Situación actual de los Hogares en Maracaibo

En esta investigación, se determinó que el 82% de los ciudadanos evaluó que la economía local está peor que hace tres meses atrás y que las posibilidades de encontrar o mejorar un puesto de trabajo, se verán totalmente afectadas, así lo indicó el 80%. Mientras que, la situación actual de los Hogares de Maracaibo, también fue calificado como peor, ubicándose en un 72%.

Con respecto a las “expectativas”, más de la mitad de los entrevistados (69%) enfatizaron que la economía marabina tendrá un proceso regresivo con respecto al trimestre anterior, que las posibilidades de encontrar un empleo se verán negativamente afectadas y por último, reportaron que la realidad financiera en sus hogares, empeorará; así lo dio a conocer 64% y 59%, respectivamente

Por último, se llevó a cabo el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) el cual sirvió para medir la percepción de los ciudadanos sobre el estado general de la economía y la situación financiera en sus hogares.

Para septiembre de 2020, el ICC se ubicó en -61 puntos porcentuales; cifra que revelan el real impacto en el entorno socioeconómico debido a la pandemia, sobre las actividades laborales y productivas del municipio.

Fuente: Nota de Prensa de la Cámara de Comercio de Maracaibo

Lea también: 

* Fedecámaras Zulia: “No pagues extorsiones y continuemos trabajando por un Zulia seguro”

Fedecámaras Zulia: “No pagues extorsiones y continuemos trabajando por un Zulia seguro”

Fedecámaras Zulia: “No pagues extorsiones y continuemos trabajando por un Zulia seguro”

Fedecámaras Zulia y sus cámaras bases, rechazan enérgicamente los hechos criminales acaecidos los últimos días en los municipios Maracaibo, Cabimas y Lagunillas, donde delincuencia organizada se ha dado a la tarea de atacar con armas o explosivos tanto locales comerciales como clínicas privadas.

Los sectores económicos necesitan seguridad personal y de sus bienes para poder realizar sus actividades de manera normal y así ofrecer a la comunidad, un servicio de la mejor calidad posible; pero también los consumidores necesitan sentirse seguros, no solo en los comercios que frecuentan, sino también en las calles que transitan.

Este flagelo tiene años actuando impunemente en el Zulia, al parecer los esfuerzos de los cuerpos de seguridad del Estado no han podido controlar la situación hasta el extremo que altos representantes del Gobierno Regional o Municipal del Zulia o sus familiares han sido víctimas de la delincuencia.

El constante asedio y abigeato a los productores del campo en los Municipios Catatumbo, Colon, Machiques, Villa del Rosario, los constantes asaltos y secuestros exprés en la troncal 6 es algo cotidiano; el ataque a los agro-productores en los Municipios La Cañada, Baralt, Miranda parece convertirse en algo normal; el cobro de vacunas y ataques con granadas o armas de fuego en los Municipios Maracaibo, San Francisco, Cabimas, Santa Rita y Lagunillas es un secreto a voces; jefes de organizaciones criminales operando desde el exterior, causando daños materiales y psicológicos en nuestro estado es inaceptable, ya la situación se ha salido de control.

Fedecámaras Zulia exige a los cuerpos de seguridad y a toda autoridad relacionada que incrementen el trabajo para eliminar este flagelo que nos afecta a todos, nuestras palabras de aliento y solidaridad a los afectados; exigimos justicia, que cese la impunidad que solo prolifera este mal; a los empresarios les recomendamos no ceder ante estos criminales, NO PAGUES EXTORSIONES y continuemos trabajando por un Zulia seguro.

Fuente: Nota de prensa de Fedecámaras Zulia

Lea también: 

* Fedecámaras: empresas del Estado deberían pasar a gestión privada con visión productiva y competitiva

Consecomercio estima una pérdida del 30% por ciento de empleos a nivel nacional

Consecomercio estima una pérdida del 30% por ciento de empleos a nivel nacional

 

El presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Felipe Capozzolo, manifestó que el comercio es uno de los sectores más impactados por la pandemia. En los últimos seis meses el 90% de las empresas se declaró en estado de afectación, 20% de las mismas cataloga esa afectación como “catastrófica”, con pérdidas mayores al 60%. Un gran volumen de empresas no logra llegar a la línea de ingresos sobre egresos.

El 96% de las empresas no han recibido ningún tipo de asistencia, ni de parte de privados ni de entes públicos, esto nos lleva a una estimación de una pérdida del 30% por ciento de empleos a nivel nacional.

Existen algunos sectores del comercio que en los últimos seis meses no contabilizan 30 días continuos de trabajo como el sector papelero, de edición  y comercialización de libros o el sector licorero que no ha trabajado en absoluto.

Asimismo, reportó que el 85% del comercio ha manifestado un alto impacto en su nivel de operaciones como consecuencia de la escasez de gasolina y problemas asociados a los servicios públicos, y reportan que el volumen de negocios se ha afectado en un 43%.

Recordó que desde el 22 de julio a la fecha de hoy, se ha registrado una depreciación de la moneda del 50%, esto da una idea de cómo sigue avanzando el proceso hiperinflacionario en Venezuela. La inflación acumulada en lo que va de año ha sobrepasado el 1.000% y esto sumado al efecto de la pandemia y a la recesión que se venía arrastrando, va a tener un impacto en las empresas.

Detalló Capozzolo que el sector primario está afectado casi un 41%. La industria un 30,02% de afectación. El comercio y los servicios 40,35% y el comercio indicó 40% de afectación severa.

El esquema 7+7 es muy difícil de adaptar

Para el líder gremial es hora de actuar y de buscar soluciones. Planteó la necesidad de implementar con urgencia un plan de asistencia fiscal y crediticia a las Pymes, resaltando que son las que con mayor rapidez podrán rescatar el empleo, el ingreso familiar y dinamizar el aparato productivo nacional.

Con relación al esquema 7+7 implementado por el Ejecutivo Nacional, Capozzolo indicó que es muy difícil de adaptar al espacio productivo venezolano. Es muy complicado para las industrias y comercios. Hay empresas o industrias que no pueden prender y apagar actividades cada 7 días. En el caso del comercio, no le permite cubrir todos los costos y gastos y mantener el comercio activo, por lo que solicitan la adaptabilidad y la transformación del sistema. “Tenemos que ir a un esquema de apertura amplia y total”.

Es necesario un gran acuerdo nacional

En cuanto a la escasez de gasolina en el país, explicó que “se requieren 100 mil barriles diarios, mientras que las últimas cifras que recibimos es que la producción está alrededor de 35 mil barriles diarios y tenemos a las refinerías trabajando a un 15% de su capacidad”.

Manifestó Capozzolo que los números están ahí para movilizarnos, es hora de actuar, de buscar soluciones.

“Es imperativo la ejecución de medidas inmediatas para generar valor agregado nacional y empleo, partiendo inclusive desde la industria petrolera, de los recursos naturales, para poder generar empleos y beneficios. Hay que producir gasolina y también importar gasolina, hay que generar los incentivos para que ocurra la inversión privada, en pro del beneficio de la población.

El presidente de Consecomercio, reiteró que “es necesario un gran acuerdo nacional. «En la calle no hay gasolina, a pesar de que trajeron a Caracas, en el interior hay una situación crítica. Muchas penurias lo que están viviendo en otros estados, ni hablar lo que viven en los estados fronterizos”.

Urge llegar a acuerdos en pro del país, de la gente. Proponen la participación privada, «pero ninguno va a poder traer gasolina si todos los muelles son de Petróleos de Venezuela (Pdvsa)». Tenemos que resolver un problema que aqueja a todos los venezolanos, afirmó.

«Lo que está ocurriendo con el combustible, no es humano». «Prolongar el sufrimiento de la gente no va a producir los cambios que uno u otro bando están buscando, no es de esa manera que se van a dar los cambios políticos del país», dijo Capozzolo.

El representante de Consecomercio afirmó que vivimos “momentos tremendamente complicados y a las empresas o emprendedores les llega el momento de cambiar, perfeccionar el mercado, revisar modelos de negocios. La tecnología es ahora de competitividad, buscar posicionamiento, generar propuestas de valor, novedosas. Hay que adaptarse. Fomentar la cooperación”.

Lea también: 

* Fedecámaras: Requerimos que esta flexibilización sea ya de manera continua

Industrias de sectores no priorizados operan a un máximo de 16% de su capacidad instalada

Industrias de sectores no priorizados operan a un máximo de 16% de su capacidad instalada

84% de los encuestados estima que tardará de 3 a 12 meses para recuperar sus niveles de producción previos a la coyuntura del Covid-19

Los resultados de la Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial correspondientes al II trimestre del 2020, denotan el fuerte impacto que ha tenido la paralización de las actividades productivas desde que inició la cuarentena para frenar la pandemia de Covid-19 en el país.

La situación más grave la padecen los sectores no priorizados que se han visto obligados a mantener sus máquinas apagadas durante casi seis meses. El resultado, es que las empresas “no esenciales” están operando a un máximo del 16% de su capacidad instalada.

De acuerdo con el estudio que trimestralmente lleva a cabo la Confederación Venezolana de Industriales –Conindustria-, la producción industrial ya encadena 24 trimestres de caída sostenida. Durante este período, el 57% de los consultados indicaron que sus establecimientos industriales se encuentran produciendo entre 0 y 20% de su capacidad instalada, y solo una tercera parte de las grandes empresas (35%) observaron un aumento en su producción durante el segundo trimestre del 2020.

Solo las empresas de los sectores priorizados como alimentos, bebidas y tabaco, industria química y farmacéutica, así como las fabricantes de caucho y plástico, han trabajado con una capacidad utilizada levemente superior al 20%.

La encuesta además revela que el 67% de los consultados redujo sus inversiones durante este lapso. La falta de financiamiento y el colapso del sistema bancario nacional impiden que las empresas adquieran créditos con los cuáles expandir sus capacidades productivas.

Al igual que en los últimos trimestres, el sector más afectado es el de las PyMes: el 71% de las empresas solo registró inversiones operativas y de reposición de inventarios, mientras que el 80% de las pequeñas empresas no invirtió en este período.

En ese orden, se incrementó el porcentaje de encuestados que indicó que no destinará recursos propios, ni bajo la figura de endeudamiento, para inversiones en innovación. Sin embargo, planificar la inversión de capital para el emprendimientos de otras marcas, denota la necesidad de mejorar e innovar en ello.

La mayoría de los consultados señaló que la cartera de pedidos disminuyó con relación a similar periodo de 2019, a tal punto en que el 68% de ellos considera que con su actual cartera de pedidos solo tiene asegurado entre cero y tres meses de trabajo.

Con relación al nivel de empleo, el 61% de los encuestados reportó disminución en este indicador. Cabe destacar que el segmento “Gran Empresa”, no muestra variación en ese indicador desde el primer semestre de 2020, mientras que, a su vez, se evidencia que la PyMe hace esfuerzos ingentes para mantener los empleos.

Sobre la situación económica del país, las perspectivas negativas se han incrementado considerablemente en el contexto de la pandemia. El 93% de los consultados considera que ha empeorado, mientras que el 79% opinó que el panorama se agravará en los próximos 12 meses.

Ante este escenario, el Presidente de Conindustria, Adán Celis, reiteró la propuesta del gremio industrial de que se reabran en un 100%, bajo estrictos protocolos de bioseguridad por parte del sector privado y del gobierno, con la visión de generar nuevos empleos y mantener los ya existentes en las mejores condiciones para los colaboradores del sector productivo del país.

Asimismo, resaltó la urgencia de una revisión de las disposiciones que exoneran de aranceles a los productos importados, de la liberación del encaje legal para que las empresas puedan acceder a financiamientos que les permitan reactivarse, así como una revisión del impacto del cobro de impuestos y otras disposiciones fiscales que van en detrimento de la producción nacional.

Nota de prensa de Conindustria

Lea también: 

* Con seguridad y responsabilidad podemos poner al país en marcha

Fedeagro: Por el rescate de la Venezuela agrícola

Fedeagro: Por el rescate de la Venezuela agrícola

Las Federaciones, Asociaciones, Cooperativas, Cámaras y Fundaciones de FEDEAGRO, en ocasión de su Asamblea Anual, se dirige al país para dar cuenta de la situación del sector agrícola nacional y sus perspectivas futuras.

La agricultura vive el período más oscuro de los últimos 50 años, sumergida en una profunda crisis, los resultados de todos los subsectores y rubros, año tras año, registran records negativos. La producción de los cultivos de mayor tradición en el país alcanzó, en 2019, los volúmenes cosechados en las décadas de los años sesenta y setenta.

Producto de la recesión, la contribución de la oferta interna al consumo aparente nacional ha alcanzado mínimos históricos, y la insistencia del aparato gubernamental en mantener las políticas públicas responsables de la crisis, no avizora el cambio necesario en las tendencias de los indicadores sectoriales.

Los sistemas productivos desarrollados por generaciones de agricultores en todo el país, con base a procesos de innovación y esquemas tecnológicos propios y/o adaptados, resisten estoicamente la indolencia y la anomia de la gestión pública, y los agricultores, sin crédito, sin semillas, sin fertilizantes, sin agroquímicos y sin repuestos, entre otros requerimientos, se han venido reinventando para mantenerse dentro sus explotaciones, seguir produciendo, generando empleo y contribuyendo con las economías regionales.

Completa este oscuro cuadro, la falta de combustible, presente en el interior del país desde del año pasado y manifestado intensamente durante este año, afectando la comercialización de las cosechas del ciclo norte verano 2019 – 2020 y la siembra del ciclo productivo más importante del año, el ciclo de invierno 2020, en todas las regiones se perdieron cosechas y quedo tierra sin sembrar. La prioridad, supuestamente acordada al sector agropecuario, no se otorgó.

A las limitaciones detalladas anteriormente se agregan las derivadas por la pandemia, “COVID-19”, referidas a las restricciones de movilidad y de las actividades económicas impuestas por el gobierno nacional y las instituciones regionales y locales.

Los gobiernos de todas las naciones del universo, aún de las más pobres, han instrumentado un conjunto de medidas para proteger a sus agriculturas del embate de la pandemia: facilidades crediticias, bonos, incentivos y un conjunto de estímulos se han creado para compensar a los agricultores de las consecuencias del impacto del coronavirus.

En nuestro país, no solo no se han adoptado medidas de este tipo, sino se han creado otras de impacto desfavorable para el sector; tales como la exoneración de impuestos y aranceles aduanales a las importaciones de productos terminados y materias primas que compiten con la producción nacional; mientras se mantienen impuestos y aranceles a los insumos importados y bienes de capital requeridos para la producción interna, se pretenden crear nuevos impuestos municipales, se cierran mercados naturales para rubros perecederos, se restringe la circulación, se mantiene el encaje a legal a la banca que le impide el financiamiento, PEQUIVEN por primera vez en 50 años no produce fórmulas completas de fertilizantes y AGROPATRIA se queda sin inventarios de agroinsumos.

Ante tan desconcertante situación, la respuesta del Ejecutivo es relanzar la Misión Agro Venezuela, un “programa” creado hace 10 años, el cual no ha generado resultados positivos en términos de producción y abastecimiento alimentario; no obstante, ahora se le pretende dar rango constitucional, se crea un órgano superior, se cruza con el Sistema Patria, se le impone una unidad de cuenta (el Petro), se crea un nuevo registro de productores y se le asignan nueve (9) vértices. Los productores se preguntan de cuantos recursos dispondrá esta Misión y a cuales programas podrán optar?

Ya basta de retórica, de nombres y renombres, de Misiones y Grandes Misiones, es con hechos y no con palabras que abasteceremos a los venezolanos de los alimentos que requerimos, el país así lo exige. Se necesitan políticas públicas formuladas con y para los hombres y mujeres del campo en beneficio de Venezuela.

FEDEAGRO apuesta a la recuperación de la producción nacional y del Sistema Agroalimentario Venezolano, ha trabajado denodadamente con un conjunto de instituciones y sectores, en una propuesta condensada en el Plan País Agroalimentario, allí se conjugan orientaciones, políticas, programas y proyectos de amplio alcance, basados en la Democracia, el respeto a la Constitución y las Leyes, las Libertades Económicas y La Libre Empresa, en un modelo de desarrollo con la efectiva participación y proyección del sector privado y con el concurso de todos los actores de las cadenas de valor.

No se trata de promover una nueva burguesía revolucionaria o de la autarquía agroalimentaria, como algunos voceros pretenden imponer, se trata de impulsar acciones que de verdad encaminen el rescate de nuestro sector y lo conduzcan a nuevos y superlativos estadios de desarrollo que ofrezcan calidad de vida y bienestar a la población rural, que a su vez garantice la disponibilidad, el acceso y la calidad de los alimentos para la población. Para lograrlo nos inspiramos en los hombres y mujeres que han dejado la piel en los surcos y la tierra de nuestros campos sobre la cual construiremos el futuro del país.

En caracas a los 25 días de Agosto del año 2020

Asamblea General de Fedeagro

Lea también: 

Con seguridad y responsabilidad podemos poner al país en marcha