Cepal: pandemia provocará cierre de 2,7 millones de empresas en Latinoamérica

Cepal: pandemia provocará cierre de 2,7 millones de empresas en Latinoamérica

Más de un tercio del empleo formal y un cuarto del producto interno bruto (PIB) de América Latina y el Caribe se generan en sectores fuertemente golpeados por la crisis económica derivada por la enfermedad del coronavirus (COVID-19), informó la CEPAL en un nuevo estudio sobre los impactos de la pandemia en la región. Más aún, menos de la quinta parte del empleo y del PIB se generan en sectores que serían afectados solo de forma moderada.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) dio a conocer su Informe Especial COVID-19 N⁰ 4 titulado Sectores y empresas frente al COVID-19: emergencia y reactivación, el cual fue presentado por la Secretaria Ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena.

La crisis económica derivada de la pandemia ha llevado a la suspensión total o parcial de las actividades productivas. En el informe, se identifican tres grupos de sectores según la magnitud de los efectos de la crisis (fuertes, significativos y moderados). Los sectores más afectados son el comercio mayorista y minorista; las actividades comunitarias sociales y personales; hoteles y restaurantes; actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, y las manufacturas.

“La crisis golpea con mayor intensidad a los sectores industriales potencialmente de mayor dinamismo tecnológico y, por lo tanto, profundizará los problemas estructurales de las economías de la región. Esto significa que, si no se implementan políticas adecuadas para fortalecer esas ramas productivas, existe una elevada probabilidad de que se genere un cambio estructural regresivo que conduciría a la reprimarización de las economías de la región”, advirtió Alicia Bárcena en la presentación del informe.

Según el estudio, la gran mayoría de las empresas de la región han registrado importantes caídas de sus ingresos y presentan dificultades para mantener sus actividades, ya que tienen serios problemas para cumplir con sus obligaciones salariales y financieras, y dificultades para acceder a financiamiento para capital de trabajo. De acuerdo con información recopilada hasta la primera semana de junio de 2020, el impacto será mucho mayor en el caso de las microempresas y las pymes (mipymes). La CEPAL estima que cerrarían más de 2,7 millones de empresas formales en la región -de las cuales 2,6 millones serían microempresas- con una pérdida de 8,5 millones de puestos de trabajo, sin incluir las reducciones de empleos que realicen las empresas que seguirán operando.

El impacto será muy diferente según el sector y el tipo de empresa. Varios de los sectores fuertemente afectados, como el comercio y los hoteles y restaurantes, cuentan con gran cantidad de microempresas y pequeñas empresas, que serán las más golpeadas. Por ejemplo, el comercio perderá 1,4 millones de empresas y 4 millones de puestos de trabajo formales, mientras que el turismo perderá por lo menos 290.000 empresas y un millón de puestos de trabajo.

A partir de marzo de 2020, para sostener la estructura productiva y evitar la pérdida de empleos y la destrucción de capacidades en las empresas, los gobiernos anunciaron un conjunto amplio de medidas. La CEPAL ha identificado 351 acciones, agrupadas en seis categorías según sus objetivos: liquidez, crédito, ayuda directa, protección del empleo, apoyo a la producción, y exportaciones.

Ante esta situación, la CEPAL enfatiza la necesidad de dar una respuesta a gran escala para evitar la destrucción de capacidades productivas. Para ello propone cuatro conjuntos de medidas:

  1. Ampliar los plazos y los alcances de las líneas de intervención en materia de liquidez y financiamiento para las empresas.
  2. Cofinanciar la nómina salarial de las empresas durante seis meses para evitar la destrucción de capacidades.
  3. Realizar transferencias directas a los trabajadores autónomos.
  4. Apoyar a las grandes empresas de sectores estratégicos que resulten gravemente afectadas por la crisis.

En particular, la CEPAL promueve la postergación o cancelación de los pagos de impuestos, imposiciones previsionales y contribuciones territoriales, o adelanto de las devoluciones de impuestos por lo menos hasta finales del 2020, así como la suspensión del pago de los servicios básicos (luz, internet y gas) sin pago de multas, hasta finales de 2020. Asimismo, propone la flexibilización de las condiciones de crédito aumentando los períodos de gracia a por lo menos un año y los plazos a cinco años o más, junto con reforzar las operaciones de crédito mediante la banca de desarrollo.

La cofinanciación de la nómina salarial se daría en diferentes proporciones según el tamaño de la empresa, desde 30% a las grandes hasta 80% a las microempresas. Se estima que esta medida tendría un costo equivalente a 2,7% del PIB regional. Por su parte, las contribuciones en efectivo a 15 millones de trabajadores costarían 0,8% del PIB.

Asimismo, la Comisión resalta que es necesario tener en cuenta el rol importante que juegan las grandes empresas ya que proveen el 39% del empleo formal y más del 90% de las exportaciones. Entre las medidas para la reactivación, la CEPAL incluye, además del cofinanciamiento a la nómina y las mejores condiciones de acceso al crédito, la posibilidad de que el Estado participe en la recapitalización de grandes empresas de sectores estratégicos. En este ámbito, también es relevante aumentar la eficiencia, transparencia y regulación de los mercados de capitales.

Estas propuestas complementan a las ya anunciadas anteriormente por la CEPAL.

Según el informe, la crisis generará cambios al interior de las empresas y en la organización de las cadenas productivas. Las nuevas tecnologías serán clave en el modelo de funcionamiento de las empresas.

“La búsqueda de mayor productividad y eficiencia tiene que avanzar hacia una transformación sostenible e inclusiva. Las políticas industriales activas serán esenciales para evitar que la crisis lleve al cierre de empresas, pérdida de empleos y costos para el medioambiente”, enfatizó Alicia Bárcena.

En este sentido, la CEPAL remarca que las cadenas productivas experimentarían una profunda reorganización. Las grandes empresas buscarán aumentar la resiliencia en las redes de producción diversificando proveedores en términos de países y empresas para reducir su vulnerabilidad, privilegiando proveedores más cercanos (nearshoring) y relocalizando procesos productivos y tecnológicos estratégicos (reshoring). Asimismo, la ruptura de redes internacionales de proveedores genera oportunidades para el desarrollo de capacidades nacionales y regionales, indica el informe.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL remarcó finalmente que la crisis del COVID-19 resalta la necesidad de avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo. Por ello, son necesarias “políticas que permitan atender la emergencia e implementar una estrategia para superar las debilidades estructurales de las economías y sociedades”, declaró.

Fuente: Cepal 

Lea también:

Fedecámaras ante el país (Comunicado) 

OIE: En Venezuela la actividad empresarial es intimidada

OIE: En Venezuela la actividad empresarial es intimidada

 

El secretario general la Organización Internacional de Empleadores (OIE), Roberto Suárez Santos, denunció que en Venezuela la organización empresarial más representativa es sistemáticamente intimidada. Ante este panorama «lamenta que la liquidez que tanto necesitan las empresas no esté llegando a ellas, lo que puede terminar de asfixiarlas».

“Allí ser empresario es una aventura, se está matando el emprendedurismo, pero ahora la situación es peor (…) Existe una corriente populista y proteccionista muy acentuada que preocupa sobremanera”, sentenció Suárez Santos.

En otros países – prosiguió Suárez – como Nicaragua o El Salvador, la organización empresarial más representativa es sistemáticamente intimidada o ignorada por parte de las autoridades, con una política de seleccionar a las empresas más afines al régimen. Luego existen otros países, en los que sin llegar a estos niveles, las políticas están muy lejos de favorecer una recuperación rápida.

Comentó que Latinoamérica carece de capacidad de recuperación rápida ante el brutal impacto del coronavirus en la economía: “La situación de los países latinoamericanos es diversa, hay que tener en cuenta la fuerte informalidad en varios de ellos y que no todos cuentan con sistemas de protección social suficientemente desarrollados, así que para algunos hacer frente a situaciones de emergencia en el empleo es mucho más difícil”.

Aseguró que la recuperación dependerá de cambios estructurales importantes, como por ejemplo, políticas de empleo para la formación de determinados trabajadores, como los jóvenes o desempleados de larga duración; o políticas que promuevan una transición a la formalidad en el caso de Latinoamérica.

“Es importante aplicar políticas para que la liquidez llegue a las empresas y a los trabajadores, pero en general esto no está ocurriendo. En muchos países se han puesto en marcha mecanismos de liquidez, pero están supeditados a mil requisitos y procedimientos, lo que va causar grandes caídas del producto interior bruto”

Con cien años de existencia a cuestas, la OIE defiende desde Ginebra la libertad empresarial y representa -junto con Estados y sindicatos- uno de los tres pilares en los que se sostiene la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Fuente: analítica.com

Normas que deben cumplirse en las empresas, transporte público y comercios para evitar el contagio de Covid-19

Normas que deben cumplirse en las empresas, transporte público y comercios para evitar el contagio de Covid-19

 

En la Gaceta Oficial N° 41.891, el Ministerio de Salud publicó una serie de normas que deberán acatar los ciudadanos en las empresas, transporte público y comercios para evitar el contagio del Covid-19.

En general,  se establece el uso obligatorio de tapabocas para todos los ciudadanos que se desplacen por las calles del país, y el distanciamiento social. Se ordena evitar reuniones de más de 10 personas.

Empresas

  • Abrir al público en general, siempre que cuente con el permiso de las autoridades y en los horarios y condiciones que se determinen.
  • Restringir el acceso de personas con algún síntoma de enfermedad respiratoria aguda como fiebre, tos, estornudos frecuentes, malestar general o diarrea.
  • Elaborar un registro de los trabajadores que padezcan enfermedades crónicas a través de los servicios de seguridad y salud en el trabajo.
  • Garantizar el funcionamiento de los Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo, y su articulación con el ASIC respectivo. Estos comités quedarán sujetos a los requerimientos que demande la autoridad epidemiológica.
  • Restringir las visitas a las instituciones y empresas mientras esté vigente la emergencia del Covid-19.
  • Dotar con insumos de higiene: como jabón líquido, toallas desechables, desinfectantes, gel alcoholado y/o alcohol líquido, así como recipientes cerrados o bolsas para el desecho de toallas y pañuelos.
  • Velar por la disponibilidad de mascarillas para los trabajadores y trabajadoras y, de ser el caso, promover procesos colectivos para su confección.
  • Adecuar los espacios para garantizar el distanciamiento social.
  • Disminuir afluencias innecesarias o sustituibles con trabajo a distancia o teletrabajo. Facilitar el traslado a las personas que se encuentren cercanas a las sedes.
  • Organizar espacios suficientes para la función de comedor, con las condiciones de higiene y distanciamiento social.

Transporte público

  • Para el sector del transporte público se deberá establecer en las paradas, estaciones o terminales de la ruta respectiva, la señalización adecuada para el distanciamiento social.
  • Efectuar el control de temperatura al ingreso de las unidades de transporte masivo.
  • Acceder a la evaluación periódica de salud de los trabajadores y trabajadoras por el equipo de salud del Comité de Seguridad y Salud en el Trabajo.
  • Las autoridades deberán establecer puntos especiales de control, educación y vigilancia epidemiológica permanente.
  • Las personas deberán contar con la autorización que emitan las autoridades municipales y de transporte.
  • En vehículos particulares y servicios de taxi solo podrán circular hasta tres personas, incluido el conductor.
  • En las unidades de transporte terrestre y de sistema masivo, los pasajeros deben mantener un puesto de por medio de distancia.

Comercio

Por parte de los usuarios:

  • Evitar el contacto con personas, muebles u objetos de manera innecesaria.
  • Disponer de algún producto desinfectante para uso humano individual, preferible soluciones con alcohol al 70% o en gel con alcohol, para ser utilizado en los procesos de compra.

Por parte de los establecimientos comerciales:

  • En las puertas de accesos dispondrán de personal que tomará la temperatura a las personas que accedan a estos y asegurar que se laven las manos o se aplique desinfección antes de permitir el ingreso a las instalaciones.
  • Los establecimientos comerciales no podrán tener una densidad de ocupación de sus espacios de más de una persona por cada dos metros cuadrados, tomando en cuenta los espacios de circulación del establecimiento.
  • Los locales comerciales cuyas dimensiones no permitan el cumplimiento de lo establecido en el numeral anterior, deberán buscar alternativas de atención sin el ingreso de los usuarios al establecimiento, garantizando el distanciamiento social y el uso de mascarillas en la parte exterior del local comercial.
  • Los trabajadores y trabajadoras de los locales comerciales que manipulen billetes, tarjetas de débito o crédito o cualquier documento de los clientes, deben utilizar soluciones o geles con alcohol al 70% después de atender cada cliente.

Fuente: El Nacional 

 

Lea también:

* Consecomercio: El país necesita la reactivación progresiva del sector comercial

 

OMC alerta que el comercio global caerá 32% por el Covid-19

OMC alerta que el comercio global caerá 32% por el Covid-19

 

El comercio global puede caer hasta un 32% este año debido a la pandemia del coronavirus, según lo estimó la Organización Mundial del Comercio, (OMC), a través de un comunicado.

La OMC expresó que “se estima que el comercio mundial retroceda entre 13 y 32% en 2020, ya que la pandemia del COVID-19 afecta la actividad económica normal y la vida de todo el mundo”.

El comunicado señala que “las estimaciones de la recuperación prevista para el 2021 son igualmente inciertas, ya que los resultados dependerán en gran medida de la duración del brote y de la eficacia de las respuestas en materia de política.

Por su parte, el director general de la OMC, Roberto Azevedo, afirmó que la situación podría resolverse en el año 2021.

Indicó que “nuestros economistas creen que si la pandemia queda bajo control en un periodo relativamente corto y se implementa lo correcto, ya en 2021 el comercio y las capacidades pueden volver a una trayectoria casi similar a la que había antes de la crisis”.

Asimismo la OMC está considerando otros escenarios, en los cuales el comercio mundial se mantendrá por debajo de su nivel previo a la crisis causada por la propagación global del coronavirus.

Leer también: FMI y BM advierten de la recesión que se avecina

“El inevitable descenso del comercio y de la producción tendrá dolorosas consecuencias para los hogares y las empresas, aparte del sufrimiento humano causado por la propia enfermedad.” Señala el documento.

“El objetivo inmediato es controlar la pandemia y mitigar los daños económicos a las personas, las empresas y los países. Sin embargo, los encargados de la formulación de las políticas deben empezar a planificar la etapa posterior a la pandemia,” dijo Acevedo.

Sin embargo el representante de la organización señaló que “una recuperación rápida y vigorosa es posible. Las decisiones que se adopten hoy determinarán la configuración futura de las perspectivas de recuperación y crecimiento mundiales. El comercio será un componente importante en este sentido, junto con la política fiscal y monetaria”.

Agregó que “para reactivar las inversiones que necesitaremos será fundamental que los mercados se mantengan abiertos y sean previsibles, y fomentar un entorno empresarial más favorable en general. Si los países colaboran, veremos una recuperación mucho más rápida que si cada uno actúa por su cuenta” subrayó.

Fuente: El Universal 

OIT asegura que crisis por Covid-19 afecta a 81% de los empleados a nivel mundial

OIT asegura que crisis por Covid-19 afecta a 81% de los empleados a nivel mundial

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) asegura que el 81% de las 3.300 millones de personas que conforman la fuerza de trabajo mundial están siendo afectadas  por cierres totales o parciales de su lugar de trabajo, debido a la profunda crisis económica que atraviesa el mundo por la pandemia de Covid-19.

Asimismo, prevé que la crisis sanitaria hará desaparecer el 6,7% de las horas de trabajo en el segundo trimestre del año 2020, lo que equivale a 195 millones de trabajadores a tiempo completo.

Se prevén enormes pérdidas en los distintos grupos de ingresos, en particular en los países de ingresos medios altos (7 por ciento o 100 millones de trabajadores a tiempo completo). Esto supera con creces los efectos de la crisis financiera de 2008-2009.

Lea también: OIT: 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa de Covid-19

Indica la OIT, que entre los sectores más expuestos al riesgo se encuentran los servicios de hospedaje y restauración, la manufactura, el comercio minorista y las actividades empresariales y administrativas.

“Los trabajadores y las empresas se enfrentan a una catástrofe, tanto en las economías desarrolladas como en las que están en desarrollo. Tenemos que actuar con rapidez, decisión y coordinación. Las medidas correctas y urgentes podrían hacer la diferencia entre la supervivencia y el colapso”, indicó el director General de la OIT, Guy Ryder.

“Esta es la mayor prueba para la cooperación internacional en más de 75 años”, afirmó Guy Ryder. “Si un país fracasa, entonces todos fracasamos”. Debemos buscar soluciones que ayuden a todos los segmentos de nuestra sociedad global, en particular los más vulnerables y los que tienen menores posibilidades de valerse por sí mismos.

“Las decisiones que tomemos hoy afectarán directamente la manera en que esta crisis evolucionará así como la vida de miles de millones de personas”, agregó. “Con las medidas correctas podemos limitar su impacto y las heridas que dejará. Nuestro objetivo debe ser reconstruir mejor para que nuestros nuevos sistemas sean más seguros, más justos y más sostenibles de los que permitieron que esta crisis ocurriera”.

.

BID eleva apoyo para atender crisis del Covid -19 en América Latina y el Caribe

BID eleva apoyo para atender crisis del Covid -19 en América Latina y el Caribe

 

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y su grupo de inversores (BID Invest) anunció este 26 de marzo a través de un comunicado que pondrá a disposición un crédito aproximado de 12.000 millones de dólares a los países miembros prestatarios para atender la crisis por la pandemia del SARS – CoV – 2.

“Además de reprogramar la cartera existente de proyectos de salud para atender la crisis, el BID puede dirigir 3.200 millones de dólares adicionales al programa de préstamos inicialmente estipulado para 2020”, que, junto a los servicios planteados en pasados designios, “pondrían a disposición de los países hasta 12.000 millones de dólares que pueden ser destinados a la crisis y sus consecuencias”, se lee en el comunicado.

La organización multilateral especificó el enfoque que le darán al conjunto de recursos financieros y técnicos que han puesto a disposición para sus países miembros prestatarios en cuatro áreas de atención:

El primer tema se versa en la respuesta inmediata para salud pública. En donde se espera el “apoyo a la capacidad de preparación y respuesta sanitaria con recursos para contener la transmisión del virus y mitigar su impacto, mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud y la compra de insumos y equipos”, explicó el BID.

Luego, se manifiesta el objetivo de reforzar las redes de seguridad para las poblaciones vulnerables, en donde se requiere financiar medidas que protejan los ingresos de las poblaciones más afectadas; como los trabajadores en el sector informal y las empresas formales en sectores especialmente afectados por la crisis, poniendo de ejemplo al turismo; a través de programas existentes de transferencias, pensiones no contributivas y subsidios.

Otro punto que el BID recalcó fue el apoyo para las pequeñas y medianas empresas, “que representan el 70% del empleo en la región”, especificando que el crédito se destinará a “programas de financiamiento y garantías de liquidez de corto plazo, de comercio exterior, de restructuración de préstamos, y de apoyo a cadenas de suministro estratégicas”.

El BID declaró su disposición al apoyo para el diseño y la implementación de medidas fiscales para financiar la respuesta a la crisis en los países miembros vulnerables; planes de continuidad para la ejecución de gastos y adquisiciones públicas; y medidas para apoyar la recuperación económica.

“Estamos reprogramando recursos de manera inmediata para ayudar con la emergencia sanitaria”, afirmó Luis Alberto Moreno, presidente del BID. “Sin embargo, las dimensiones históricas de esta crisis exigen una estrategia multisectorial que anticipa los impactos sociales y productivos en el mediano y largo plazo. Estas líneas de acción reflejan las prioridades de nuestros gobiernos y el profundo conocimiento de nuestros especialistas sobre los desafíos particulares de cada uno de nuestros países”.

“Además de estos esfuerzos financieros, el Grupo BID está explorando opciones para agilizar los procesos fiduciarios y los tiempos de aprobación de las operaciones para mejorar y acelerar su apoyo a la región en este momento crítico”, concluye el comunicado.

 

Fuente: El Universal