Los trabajadores podrían verse obligados a aceptar empleos de menor calidad como consecuencia de la desaceleración económica

Los trabajadores podrían verse obligados a aceptar empleos de menor calidad como consecuencia de la desaceleración económica

Según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es probable que la actual desaceleración económica mundial obligue a más trabajadores a aceptar empleos de menor calidad, mal pagados y carentes de seguridad laboral y protección social, acentuando así las desigualdades exacerbadas por la crisis de la COVID-19.

En el informe de la OIT Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2023 se prevé asimismo que el empleo a escala mundial registre únicamente un aumento del uno por ciento en 2023, menos de la mitad del aumento registrado en 2022. Se prevé asimismo que el desempleo a escala mundial aumente levemente en 2023, en unos 3 millones, hasta alcanzar 208 millones de desempleados (valor equiparable a una tasa de desempleo mundial del 5,8 por ciento). Ese moderado aumento previsto obedece en gran medida a la escasa oferta de trabajo en los países de altos ingresos. Ello invertiría la tendencia a la baja del desempleo mundial registrada de 2020 a 2022. En consecuencia, a escala mundial seguirá habiendo 16 millones de personas desempleadas más que en período de referencia previo a la crisis (valor con respecto a 2019).

En el informe también se señala que, además del desempleo, «la calidad del empleo sigue constituyendo una de las principales inquietudes», y que «el trabajo decente es primordial para facilitar la justicia social». La crisis de la COVID-19 mermó los avances logrados a lo largo de un decenio para disminuir la pobreza. Pese a la leve recuperación registrada en 2021, cabe esperar que la compleja situación actual para encontrar empleo de mejor calidad se vea agravada, según se desprende de los resultados del estudio.

A raíz de la actual coyuntura de desaceleración, muchos trabajadores se verán obligados a aceptar empleos de peor calidad, con frecuencia insuficientemente remunerados, y, en ocasiones, sin contar con las horas de trabajo necesarias. Por otro lado, habida cuenta de que los precios aumentan a un ritmo más rápido que los ingresos nominales por trabajo, la crisis asociada al coste de la vida podría aumentar el número de personas en situación de pobreza. Esto se suma a la amplia caída de ingresos registrada durante la crisis de COVID-19, que en muchos países afectó en mayor medida a los grupos de bajos ingresos.

En el informe también se pone de manifiesto una nueva metodología para determinar exhaustivamente las necesidades no satisfechas en materia de empleo, a saber, el déficit mundial de empleo. Dicha metodología abarca tanto las personas desempleadas como las personas que desean trabajar pero que no buscan empleo activamente, ya sea por falta de motivación, o por tener que cumplir otras obligaciones, en particular responsabilidades asistenciales. El déficit mundial de empleo registrado en 2022 fue de 473 millones de personas, alrededor de 33 millones de personas más que en 2019.

La situación de estanflación pone en riesgo la productividad y la recuperación del mercado de trabajo

El empeoramiento de la situación del mercado de trabajo obedece principalmente a nuevas tensiones geopolíticas y al conflicto de Ucrania, así como a la dispar recuperación tras la pandemia y a las frecuentes interrupciones de las cadenas de suministro a escala mundial, según se pone de relieve en el informe de la OIT sobre perspectivas sociales y del empleo en el mundo. Todo ello ha dado lugar a una situación de estanflación, que conjuga simultáneamente una inflación elevada y un crecimiento económico insuficiente, por primera vez desde el decenio de 1970.

La situación de las mujeres y de los jóvenes en el mercado de trabajo es particularmente adversa. A escala mundial, la tasa de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo alcanzó el 47,4 por ciento en 2022, frente al 72,3 por ciento de los hombres. Esa diferencia de 24,9 puntos porcentuales conlleva que por cada hombre económicamente inactivo haya dos mujeres en la misma situación.

Los jóvenes (de 15 a 24 años) deben afrontar graves dificultades para encontrar y mantener un empleo digno. Su tasa de desempleo es tres veces superior a la de los adultos. Más de uno de cada cinco jóvenes, a saber, el 23,5 por ciento no trabaja, no estudia, ni participa en algún programa de formación (jóvenes “nini”).

“La necesidad de fomentar el trabajo decente y la justicia social es clara y acuciante. La superación de todos esos retos requiere que colaboremos para facilitar el establecimiento de un nuevo contrato social a escala mundial.»
Gilbert F. Houngbo, Director General de la OIT

«La necesidad de fomentar el trabajo decente y la justicia social es clara y acuciante», señaló Gilbert F. Houngbo, Director General de la OIT. «La superación de todos esos retos requiere que colaboremos para facilitar el establecimiento de un nuevo contrato social a escala mundial». La OIT abogará por una Coalición mundial que promueva la justicia social a fin de lograr el apoyo necesario a tal efecto, formular las políticas pertinentes y sentar las bases del futuro del trabajo».

«El menor ritmo de aumento del empleo a escala mundial significa que las pérdidas ocasionadas durante la crisis de COVID-19 probablemente no se compensen antes de 2025», declaró Richard Samans, Director del Departamento de Investigaciones de la OIT y coordinador del informe. «El menor ritmo de aumento de la productividad constituye asimismo una gran inquietud, puesto que la productividad es esencial para afrontar crisis mutuamente relacionadas en cuanto a poder adquisitivo, sostenibilidad ecológica y bienestar humano».

Variaciones sustanciales de las perspectivas del mercado de trabajo para 2023 a escala regional
Se prevé que en África y en los Estados árabes se registre en 2023 un aumento del empleo del 3 por ciento, como mínimo. Sin embargo, habida cuenta del aumento de su población en edad de trabajar, cabe esperar que en ambas regiones las tasas de desempleo sólo disminuyan levemente (del 7,4 al 7,3 por ciento en África, y del 8,5 al 8,2 por ciento en los Estados árabes).

En Asia y el Pacífico, así como en América Latina y el Caribe, se prevé que el aumento anual del empleo se sitúe en torno al uno por ciento. En América septentrional, el aumento del empleo será muy leve, o inexistente, en 2023, y se producirá un repunte del desempleo, según el citado informe.

Europa y Asia Central se ven particularmente afectadas por los efectos económicos del conflicto en Ucrania. No obstante, aunque se prevé que el empleo disminuya en 2023, cabe esperar que la tasa de desempleo en la región solo aumente levemente, habida cuenta del insuficiente aumento de la población en edad de trabajar.

Lea también:

OIT: Los horarios de trabajo flexibles pueden beneficiar el equilibrio entre la vida personal y profesional, las empresas y la productividad

OIT: Los horarios de trabajo flexibles pueden beneficiar el equilibrio entre la vida personal y profesional, las empresas y la productividad

La reducción de las horas de trabajo y la organización más flexible del tiempo de trabajo, como las aplicadas durante la crisis de la COVID-19, pueden beneficiar las economías, las empresas y los trabajadores y sientan las bases para un mejor y más saludable equilibrio entre el trabajo y la vida privada, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El informe “El tiempo de trabajo y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada en el mundo”, analiza los dos aspectos principales del tiempo de trabajo: las horas de trabajo y la organización del tiempo de trabajo (también llamados horarios de trabajo) y sus efectos sobre el rendimiento de las empresas y el equilibrio entre el trabajo y la vida privada de las personas. Incluye una serie de nuevas estadísticas sobre las horas de trabajo, tanto antes como durante la crisis de la COVID-19.

Equilibrio entre la vida profesional y personal

El estudio, el primero que se concentra en el equilibrio entre la vida profesional y personal, constata que una parte importante de la fuerza de trabajo mundial trabaja bien sea un número mayor o menor de horas respecto a la jornada laboral estándar de 8 horas diarias y 40 horas semanales. Más de una tercera parte de todos los trabajadores trabaja más de 48 horas por semana, mientras que una quinta parte de la fuerza de trabajo mundial tiene un horario de trabajo reducido (a tiempo parcial) o trabaja menos de 35 horas semanales. Los trabajadores de la economía informal tienen mayores probabilidades de tener jornadas laborales más largas o más cortas.

El informe analiza diferentes organizaciones del tiempo de trabajo y sus efectos sobre el equilibrio entre la vida profesional y privada, como los sistemas de trabajo por turnos, por pedido, horarios comprimidos y horas anuales promedio. Advierte que los beneficios de algunas de estas modalidades flexibles, como una mejor vida familiar, pueden estar acompañados por costos como mayores desequilibrios de género y riesgos para la salud.

“Existe una cantidad considerable de evidencia que las políticas de equilibrio entre la vida profesional y privada proporcionan importantes beneficios a las empresas, sustentando el argumento de que este tipo de políticas son provechosas tanto para los empleadores como para los empleados”, señala el informe.

El estudio analiza también las medidas adoptadas por los gobiernos y las empresas como respuesta a la pandemia de COVID-19 para ayudar a que las empresas siguieran operando y que los trabajadores no perdieran su empleo. Constata que la reducción de las horas de trabajo de una mayor proporción de trabajadores contribuyó a prevenir pérdidas de empleo. También se evidencian cambios a largo plazo: “La implementación a gran escala del teletrabajo en casi todas las partes del mundo donde era posible hacerlo, cambió… la naturaleza del empleo, y probablemente lo hará más en un futuro previsible”, sostiene el informe.

Aumento de la productividad

Las medidas adoptadas durante la crisis de la COVID-19 aportaron pruebas contundentes de que ofrecer a los trabajadores más flexibilidad en cómo, dónde y cuándo trabajan puede dar resultados positivos tanto para ellos como para las empresas, por ejemplo, mejorando la productividad. Por el contrario, restringir la flexibilidad acarrea costos substanciales, como una mayor rotación del personal.

“Existe una cantidad considerable de evidencia que las políticas de equilibrio entre la vida profesional y privada proporcionan importantes beneficios a las empresas, sustentando el argumento de que este tipo de políticas son provechosas tanto para los empleadores como para los empleados”, señala el informe.

“El fenómeno llamado ‘Gran Renuncia’ ha puesto el equilibrio entre la vida profesional y privada en la primera línea de las cuestiones sociales y del mercado laboral del mundo post pandemia”, declaró Jon Messenger, el principal autor del informe. “Este estudio muestra que si aplicamos algunas de las lecciones aprendidas durante la crisis de la COVID-19 y analizamos atentamente la manera en que las horas de trabajo están estructuradas, así como su duración promedio, podemos crear una situación que beneficie a todos, mejorando tanto el rendimiento de las empresas como el equilibrio entre la vida laboral y familiar”.

Conclusiones del estudio

El informe incluye un número de conclusiones y recomendaciones, entre ellas:

  • Las leyes y reglamentaciones de la jornada laboral sobre el número máximo de horas de trabajo diarias y los períodos de descanso reglamentarios son logros que pueden contribuir a la salud y bienestar de una sociedad a largo plazo y no deben ponerse en peligro.
  • Las jornadas de trabajo más largas por lo general están asociadas con una productividad inferior, mientras que un horario más reducido está relacionado con una mayor productividad.
  • Los países deberían aprovechar las experiencias adquiridas con la reducción y la flexibilidad de las horas de trabajo durante la crisis de la COVID-19. Incluyendo las modalidades a tiempo parcial con las mayores prestaciones posibles, no sólo a fin de mantener el empleo sino también para sostener el poder adquisitivo y crear la posibilidad de amortizar los efectos de las crisis económicas.
  • Son necesarias respuestas de la política pública a fin de promover reducciones de las horas de trabajo en numerosos países, para promover un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada y mejorar la productividad.
  • El teletrabajo contribuye a mantener el empleo y crea un nuevo espacio para la autonomía del empleado. Sin embargo, esta y otras formas de modalidades flexibles de trabajo deben ser reguladas para contener sus posibles efectos negativos, a través de políticas como la que con frecuencia se llama un “derecho a desconectarse” del trabajo.
CEPAL, FAO y WFP lanzarán informe conjunto sobre la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe

CEPAL, FAO y WFP lanzarán informe conjunto sobre la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) darán a conocer un nuevo Informe Especial (Policy Brief) conjunto titulado Hacia una seguridad alimentaria y nutricional sostenible en América Latina y el Caribe en respuesta a la crisis alimentaria mundial, el próximo martes 6 de diciembre.

El documento será presentado en una conferencia de prensa híbrida (presencial y virtual) ofrecida desde la sede central de la CEPAL en Santiago de Chile a las 11:00 horas (UTC/GMT-3) por José Manuel Salazar-Xirinachs, Secretario Ejecutivo de esta comisión regional de las Naciones Unidas, Lola Castro, Directora del WFP para América Latina y el Caribe, y Mario Lubetkin, Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

El informe analiza el contexto internacional y cómo las crisis sucesivas, junto con la guerra en Ucrania, están afectando el acceso de América Latina y el Caribe a los alimentos y a insumos claves para la agricultura regional, lo que hace peligrar la seguridad alimentaria de los habitantes de la región, especialmente de la población más vulnerable.

Se invita a los medios de comunicación a participar en la conferencia de prensa, que se llevará a cabo en el edificio de la CEPAL (Av. Dag Hammarskjöld 3477, Vitacura, Santiago, Chile, Sala Celso Furtado). Los periodistas deben portar la credencial de su medio o su credencial de identidad para tener acceso al recinto y acreditarse con anterioridad al correo [email protected]

Lanzamiento Informe Especial conjunto CEPAL-FAO-WFP: Hacia una seguridad alimentaria y nutricional sostenible en América Latina y el Caribe en respuesta a la crisis alimentaria mundial se realizará el 6 de diciembre del año 2022 en la sede de la CEPAL, Sede de la CEPAL, Av. Dag Hammarskjöld 3477, Vitacura, Santiago, Chile, Sala Celso Furtado.

El documento será presentado en una conferencia de prensa híbrida (presencial y virtual) ofrecida por José Manuel Salazar-Xirinachs, Secretario Ejecutivo de esta comisión regional de las Naciones Unidas, Lola Castro, Directora del WFP para América Latina y el Caribe, y Mario Lubetkin, Sudirector General y Representante Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

Lea también:

Apostemos por las Mipymes para el crecimiento y la prosperidad

Apostemos por las Mipymes para el crecimiento y la prosperidad

Lisboa acogerá los próximos días 14 y 15 el V Foro Iberoamericano de la Mipyme, donde se darán cita más de 300 expertos del más alto nivel de todos los países de la región. Inaugurarán el evento el secretario general Iberoamericano, Andrés Allamand; el ministro de Economía y del Mar de Portugal, António Costa Silva; la viceministra de Comercio Exterior de República Dominicana, Vilma Arbaje; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; y su homólogo de la CIP (Portugal), António Saraiva.

Junto al III Foro de Innovación Abierta, celebrado en julio en CEOE (Madrid), serán los dos grandes eventos que forman parte del programa oficial del XIV Encuentro Empresarial Iberoamericano, que se celebrará en el marco de la XXVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en República Dominicana en marzo de 2023.

  • Primera gran encuesta de la Mipyme

Durante el foro, se presentarán los resultados de la primera gran encuesta de la Mipyme, en la que han participado más de 2.300 empresas para dar su visión en materia de sostenibilidad, digitalización, comercio, innovación e internacionalización. Esta iniciativa conjunta de SEGIB, CEIB y FIJE, ofrece una radiografía actual de la situación de nuestras empresas en temas de gran relevancia para la región en el contexto actual.

Los resultados de esta encuesta conformarán uno de los documentos de trabajo del XIV Encuentro Empresarial y de las conclusiones y recomendaciones que se elevarán a la XXVIII Cumbre de Jefes de Estado de Iberoamérica que se celebrarán en marzo de 2023 en República Dominicana.

  • V Foro Iberoamericano de la Mipyme

El principal objetivo del evento es analizar los desafíos que se presentan en esta etapa de recuperación económica tras la pandemia, en un contexto que, si bien es complejo, también ofrece numerosas oportunidades.

En el evento -organizado por la Secretaría General Iberoamericana-SEGIB, el Consejo de Empresarios Iberoamericanos-CEIB; la Confederación Empresarial de Portugal-CIP; la Agencia para la Competitividad y la Innovación (IAPMEI) y el Gobierno de Portugal, en colaboración con la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (FIJE), la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) e ICEX España Exportación e Inversiones, los participantes y representantes de 21 países de Iberoamérica, apostarán por las Mipymes para el crecimiento y la prosperidad, en esta etapa de recuperación económica.

Intervendrán entre otras autoridades el secretario general Iberoamericano, Andrés Allamand; el ministro de Economía y del Mar de Portugal, António Costa Silva; la viceministra de Comercio Exterior de República Dominicana, Vilma Arbaje; el viceministro de Economía de Paraguay, Isaac Godoy; la viceministra de Comercio Exterior de Cuba, Johana Odriozola Guitart; el viceministro de Economía de Costa Rica, Christian Rucavado Leandro; el exministro de Economía de Portugal; Augusto Mateus; el secretario de Estado de Economía de Portugal, João Neves, quien clausurará la jornada; y el subsecretario Pyme de Argentina, Tomás Canosa; entre otros.

Desde las instituciones, organizaciones empresariales y empresas, participarán también en la jornada la Head of Economic Transformation & Development de la OCDE, Annalisa Primi; el presidente del Centro Iberoamericano de Arbitraje-CIAR, Javier Íscar; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; el de la Confederación Empresarial de Portugal-CIP, António Saraiva; el presidente pro tempore de CEIB, William Matías Ramírez; el secretario permanente de dicha institución, Narciso Casado; el responsable de Economía y Empresas de SEGIB, Esteban Campero; el director de pymes de COPARMEX (México); Mauricio Núñez, el economista jefe de la UIA (Argentina), Diego Coatz; o el director ejecutivo del Centro Regional de Promoción de la Mipyme-CENPROMYPE, David Cabrera.

En el marco del primer día de foro (día 14), se celebrará una importante reunión de secretarios de Estado, responsables de Políticas Pymes, y presidentes y representantes de Organizaciones Empresariales Iberoamericanas de CEIB, a puerta cerrada.

El día 15 destacados expertos de la región analizarán en el transcurso de varios paneles cuestiones de máxima importancia para las micro, pequeñas y medianas empresas, como son la identificación de oportunidades ante la reconfiguración de las cadenas globales de valor; las mipymes como motor de crecimiento e iniciativas conjuntas para potenciarlas; el compromiso iberoamericano del emprendimiento innovador; la necesidad de potenciar el comercio para retomar el crecimiento; cómo impulsar la productividad; el desafío de la transformación digital de las pymes; o el boom del ecosistema emprendedor en Europa y América Latina; entre otros temas de interés. Durante este segundo día de foro, todos los contenidos estarán abiertos a prensa.

Nota de prensa

Lea también:

Artículo de Narciso Casado| Para que las cosas sucedan en las empresas

Artículo de Narciso Casado| Para que las cosas sucedan en las empresas

En nuestro día a día, en reuniones, congresos, foros y publicaciones, recibimos propuestas y mensajes en forma de lemas para captar nuestra atención. Recientemente participaba en un debate sobre la misión de las organizaciones empresariales, de diálogo, de negociación, de talento, de futuro, crecimiento y prosperidad. Se me ocurrió echar un vistazo a nuestros propios lemas, a los de las organizaciones que defendemos a los empresarios.

Semanas antes, en un evento organizado por los jóvenes empresarios de Canarias, su presidente, Agoney Melian Sosa, nos retaba a “trabajar para que las cosas sucedan”. Un gran lema, sin duda. “Una Iberoamérica próspera, generadora de riqueza y con una comunidad empresarial comprometida con el bienestar de los ciudadanos”, el lema de la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios, FIJE, abre un capítulo de mensajes y de compromisos con las empresas, la sociedad, nuestros países y nuestra región, que he querido plasmar hoy en este articulo porque son nuestra esencia y nuestro mensaje inspirador.

Por empezar por el final, es decir por la conclusión de todos nuestros mensajes, las organizaciones empresariales de la Región decimos con voz clara que los empresarios son la solución y no el problema. Y en esta misma línea compartimos una reflexión: aquellos países que favorecen y potencian las iniciativas privadas, la formación y las vocaciones empresariales y apoyan decididamente a las empresas, son los que más riqueza generan, a la vez que aseguran crecimiento, desarrollo, igualdad y democracia. Y otro mensaje que reclaman constantemente los empresarios: seguridad jurídica, estabilidad económica y calidad de las normas.

“La voz de los empresarios y empresarias de la Región”, lema de CEIB. Sencillo pero contundente. “EmpresastrabajandoXti”, desde COPARMEX, México; “Empresas Españolas: Liderando el Futuro” de CEOE en España. “MÁS PAÍS”, la propuesta colombiana de la ANDI; “Defensa de la Iniciativa Privada”, desde Bolivia nuestra organización hermana, CEPB; o “Interlocutora de referencia”, desde la CEA en Andorra; “defender el tejido empresarial nacional, con autonomía e independencia, en Portugal y en el mundo”, desde CIP en Portugal; y “Trabajando por el Panamá que queremos”, de CONEP Panamá.

Lemas y mensajes que apuestan también por la solidaridad, como el de la CPC de Chile “SiEmpre, Solidaridad e Innovación”; o el de UCCAEP de Costa Rica “La empresa privada produce bienestar”; o el de Ecuador desde la CIP “Somos Gremio con propósito”. Todos ellos transmiten compromisos de futuro, “Innovar para Crecer” desde ANEP en El Salvador, al que suman la frase: “Fomentar y proteger el sistema de libre emprendimiento”, tan necesario en estos tiempos convulsos. CACIF en Guatemala apuesta por “Generar futuro con propuestas y acciones”. Mensajes reforzados desde Honduras con su lema de COHEP “Embajadores de la libre empresa” “la libre empresa es el Futuro”; y que apuestan por el diálogo y la democracia, como el de COSEP (Nicaragua) “Unificar el esfuerzo del sector privado y restablecer el orden democrático”.

“El Orgullo de ser Empresarios”, gran lema de FEDECAMARAS en Venezuela. El lema de CONFIEP habla de “País y de compromiso con sus ciudadanos”: “Poniendo al Perú primero y a las personas en el centro, articulamos con el Estado y la Sociedad para generar desarrollo para todos”. Y mensajes desde la independencia, como el de CIU en Uruguay “Factor independiente de opinión que inspira nuestros actos en defensa de las empresas”.

  • Lo que tenemos por delante. Diálogo y compromiso

Nos encontramos en lo que comúnmente denominamos “año de Cumbre”, por la próxima Cumbre de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno, en su XVIII Edición que se celebrará en Santo Domingo en marzo de 2023, y el XIV Encuentro Empresarial Iberoamericano que organizamos CEIB y SEGIB junto a FIJE, previo a la reunión política.

Tras un exitoso Foro de Innovación Abierta celebrado recientemente en Madrid, actividad oficial de la Cumbre, estamos ultimando la V Edición del Foro Iberoamericano de la Mipyme, que tendrá lugar en Lisboa los días 14 y 15 de noviembre. Y sobre este tema uno de los mejores lemas: “Piensa en las pequeñas primero”, acuñado por la CNI de Brasil.

Debemos asumir el reto de impulsar una Iberoamérica innovadora y resiliente, con capacidad de adaptación y vocación de liderazgo, para hacer frente a escenarios cada vez más inestables y cambiantes. La doble transformación necesaria para superar la crisis económica será sostenible y digital, y deberá tener a las PYMES, su unidad productiva por excelencia, en el centro de la escena. Para hacer frente a la recuperación y converger a los niveles de prosperidad de los países más avanzados, los países iberoamericanos necesitamos responder con firmeza al desafío de la productividad.

Los empresarios y sus organizaciones, representadas por CEIB y FIJE, apostamos en nuestros mensajes por la defensa de un modelo de desarrollo inclusivo, de diálogo, unidad y consensos, donde sea posible contar con Más y Mejores Empresas, que aseguren MÁS IBEROAMÉRICA, MÁS JUSTA, INCLUSIVA, SOSTENIBLE y PRÓSPERA.

La recuperación del empleo juvenil sigue produciéndose a un ritmo lento, según la OIT

La recuperación del empleo juvenil sigue produciéndose a un ritmo lento, según la OIT

La recuperación del empleo juvenil sigue produciéndose a un ritmo lento, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el que se confirma que la pandemia de COVID-19 ha perjudicado a los jóvenes más que a cualquier otro grupo de edad.

De los resultados del informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2022: Invertir en la transformación de futuros para los jóvenes se desprende que la pandemia ha exacerbado los numerosos retos que afrontan los jóvenes de 15 a 24 años en el mercado de trabajo, al padecer desde principios de 2020 una pérdida porcentual de empleo mucho mayor que la de los adultos. Se prevé que para 2022 haya 73 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo, lo que constituye una leve mejora con respecto al valor registrado en 2021 (75 millones), si bien sigue habiendo seis millones de jóvenes desempleados más que antes de la pandemia de 2019, según se señala en el informe.

La proporción de jóvenes desempleados o que no siguen ningún programa educativo o de formación (jóvenes “nini”) en 2020, el último año para el que se dispone de datos a escala mundial, aumentó hasta alcanzar el 23,3%, lo que representa un incremento de 1,5 puntos porcentuales con respecto al año anterior, proporción no alcanzada al menos desde hace 15 años. El citado grupo de jóvenes, en particular, corre el riesgo de que sus oportunidades y logros en el mercado de trabajo sigan viéndose mermados en el futuro a raíz de los efectos a lago plazo del aumento del desempleo juvenil.

La situación de los jóvenes es peor en el caso de las mujeres que en el de los hombres, lo que pone de relieve una relación empleo-población mucho menor. Se prevé que para 2022 el 27,4% de las mujeres jóvenes de todo el mundo estén empleadas, frente al 40,3% de hombres jóvenes. Ello pone de manifiesto que los hombres jóvenes son casi 1,5 veces más proclives a tener empleo que las mujeres jóvenes. La brecha de género, que ha dado pocas señales de reducirse a lo largo de los últimos dos decenios, es mayor en los países de ingresos medianos bajos, a saber, de 17,3 puntos porcentuales, y menor en los países de ingresos elevados, en los que se registran 2,3 puntos porcentuales.

Diferencias a escala regional

Se prevé una recuperación dispar del desempleo juvenil con respecto a los países de ingresos bajos o medianos y los países de ingresos elevados. Éstos son los únicos en los que cabe esperar que para finales de 2022 se alcancen índices de desempleo juvenil equiparables a los de 2019, al tiempo que en los demás grupos de países por ingresos se prevé que dichos índices se mantengan más de un punto porcentual por encima del valor registrado antes de la crisis, según se refleja en el informe.

En Europa y Asia Central se prevé que el índice de desempleo juvenil rebase en 1,5 puntos porcentuales el valor promedio mundial registrado en 2022, con un 16,4% frente al 14,9%, respectivamente. Pese a que se han logrado avances sustanciales en cuanto a reducción del desempleo juvenil, ya sea el que afecta a mujeres o a hombres, cabe esperar que los efectos de la guerra en Ucrania, tanto los reales como los susceptibles de producirse, influyan en los resultados.

Se prevé que el índice de desempleo juvenil en la región de Asia y el Pacífico alcance el 14,9% en 2022, la misma proporción que el valor promedio mundial, si bien existe una amplia disparidad en cuanto a subregiones y países.

En los países de América Latina, el índice de desempleo juvenil sigue siendo muy elevado, y se prevé que alcance el 20,5% en 2022. Históricamente, dicho índice de desempleo ha sido más elevado en el caso de las mujeres que en el de los hombres, aunque la crisis exacerbó esa tendencia. La situación es muy diferente en América del Norte, en la que se prevé que el índice de desempleo juvenil alcance un 8,3%, proporción inferior al promedio mundial.

El índice de desempleo juvenil del 12,7% en África no tiene en cuenta el hecho de que muchos jóvenes han decidido abandonar por completo el mercado de trabajo. En 2020, más de uno de cada cinco jóvenes africanos estaba desempleado o no seguía ningún programa educativo o de formación (jóvenes “nini”), situación que se ha visto agravada desde entonces.

Los Estados árabes poseen el índice de desempleo juvenil más elevado y de aumento más rápido en todo el mundo, y se prevé que alcance el 24,8% en 2022. La situación es peor en el caso de las mujeres jóvenes de esa región, con un 42,5% de mujeres desempleadas en 2022, lo que supone casi el triple del valor promedio mundial para las mujeres jóvenes (14,5%).

Oportunidades en las economías verde, digital y asistencial

Tanto las mujeres como los hombres jóvenes pueden beneficiarse del desarrollo de las economías verde y azul (relativa a la utilización de los recursos oceánicos de forma sostenible). Según se señala el informe, para 2030 podrían crearse 8,4 millones de nuevos empleos para jóvenes mediante la aplicación de medidas políticas de índole verde o azul.

Por otro lado, la realización de inversiones específicas en tecnologías digitales podría contribuir sustancialmente a la creación de empleo juvenil. En el informe se destaca que, de alcanzarse una cobertura universal de banda ancha para 2020, podría lograrse un aumento neto de 24 millones de empleos en todo el mundo, de los cuales 6,4 millones corresponderían a personas jóvenes.

“La necesidad más acuciante de los jóvenes es contar con un mercado de trabajo eficaz, que brinde oportunidades de empleo decente a los jóvenes que ya forman parte de ese mercado de trabajo, y oportunidades de educación y formación de calidad a aquellos que aún no se han incorporado al mismo», dijo Martha Newton, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT

La inversión en sectores asistenciales (sanidad y educación) redunda en beneficio de los jóvenes en relación con cuatro aspectos fundamentales, en particular, la mejora de las perspectivas de empleo juvenil, la facilitación de la permanencia en el mercado de trabajo de personas jóvenes con responsabilidades familiares, la promoción del bienestar de los jóvenes al ampliar sus oportunidades educativas y de formación y mejorar su asistencia sanitaria, y, a raíz de todo lo anterior, la contribución a la disminución de la proporción de jóvenes “ninis”, especialmente en el caso de las mujeres. En el informe se prevé asimismo que las inversiones en los sectores asistenciales faciliten para 2030 la creación de 17,9 millones de nuevos empleos destinados a jóvenes, tanto en dichos sectores asistenciales (14,4 millones de empleos) como en otros sectores (3,4 millones de empleos).

En el informe también se pone de relieve que la adopción de medidas en las economías verde, digital y asistencial de forma conjunta, en el marco de un gran impulso inversor, daría lugar a un aumento del producto interior bruto (PIB) mundial del 4,2% y contribuiría a crear 139 millones de nuevos empleos para personas de todas las edades en todo el mundo, de los cuales 32 millones corresponderían a empleos para jóvenes.

Trabajo decente

Según se desprende del estudio, la inversión en los citados sectores debe ir acompañada del fomento de condiciones de trabajo decentes para todos los jóvenes. Ello incluye el respeto de sus derechos y garantías fundamentales, en particular la libertad de asociación, el derecho a la negociación colectiva, la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor y la erradicación de la violencia y del acoso en el trabajo.

«La crisis de COVID-19 ha puesto de manifiesto una serie de deficiencias en la forma de abordar las necesidades de los jóvenes, en particular las de los más vulnerables, como los que buscan empleo por primera vez, los que abandonan su formación escolar, los recién licenciados con poca experiencia y los que permanecen inactivos no por decisión propia», señala Martha Newton, Directora General Adjunta de Políticas de la OIT. «La necesidad más acuciante de los jóvenes es contar con un mercado de trabajo eficaz, que brinde oportunidades de empleo decente a los jóvenes que ya forman parte de ese mercado de trabajo, y oportunidades de educación y formación de calidad a aquellos que aún no se han incorporado al mismo».

Nota de prensa

Lea también: