OIT: 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa de Covid-19

OIT: 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa de Covid-19

 

Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que al menos unas 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa del coronavirus.

Ello ocurrirá si no hay una respuesta internacional con políticas coordinadas, pero si se elaboran y aplican de forma consensuada, como ocurrió durante la crisis financiera de 2008, el impacto sobre el empleo «sería significativamente menor».

Las medidas no solo deben ser coordinadas, sino suficientemente rápidas y amplias, y las principales deben enfocarse en mantener el empleo a través de subsidios si es necesario, de alivio fiscal y financiero, y de préstamos y apoyo financiero a sectores específicos.

En el mejor de los escenarios, es decir que covid-19 logre ser contenido en un periodo corto y que las actividades económicas puedan reanudarse en los países, se perderán 5,3 millones de empleos, mientras que en el peor escenario la destrucción del empleo afectará a 24,7 millones de personas.

Los cálculos de los expertos parten de una base de 188 millones de personas desempleadas en todo el mundo.

Probabilidades

El escenario medio calcula una pérdida de 13 millones de empleos, la mitad de ellos en países de ingresos altos. Así, las proyecciones varían de acuerdo a la intensidad que alcance la pandemia en las próximas semanas.

El futuro del empleo también dependerá de que los países donde hoy los casos todavía son pocos eviten la propagación del virus dentro y fuera de sus fronteras.

Lo que no se puede negar es que hasta en el escenario más positivo posible los trabajadores resultarán perjudicados, como lo fueron durante la última crisis económica hace más de una década, cuando el desempleo aumentó en 22 millones, recuerda el análisis de la OIT.

En estas circunstancias también el subempleo aumentará, ya que la crisis redundará en menores salarios y más horas de trabajo, mientras que las personas que trabajan bajo el régimen de independientes o «autoempleados» sufrirán igualmente por el declive del consumo.

 

Cada profesional que abandona el país es una pérdida de conocimiento fundamental para el desarrollo

Cada profesional que abandona el país es una pérdida de conocimiento fundamental para el desarrollo

En la 74° Asamblea Anual de Fedecámaras, “Superando Desafíos”, Marino González, profesor de políticas públicas de la Universidad Simón Bolívar, estuvo a cargo del análisis social y los desafíos que tiene el país en este aspecto.

“La población venezolana está en una situación de shock. Los elementos sociales, políticos, económicos y organizacionales son múltiples y eso hace que el desafío sea más complejo”, explicó González.

El experto afirmó que “el daño para la sociedad crece todos los días y en muchas ocasiones no se sabe interpretar. El daño es una variable que depende del Gobierno, pero también de la población”.

Haciendo un análisis de América Latina, el especialista recalcó que Venezuela tiene posibilidades de recuperar su economía y sociedad con la unión de todos los factores y “evidentemente con un cambió en las políticas públicas”.

“Chile fue uno de los países con el índice más alto de mortalidad infantil, pero si vemos como cambió esa estadística. Sabemos que es posible recuperar el país anhelado”, expuso el profesor Marino González.

Finalmente, González manifestó que Venezuela debe tomar medidas para ser el país más diversificado de América del Sur para el año 2030.

“Hay que preservar recursos humanos, mercados, alianzas y redes para tener incidencia en la región. Cada profesional que abandona el país, es una pérdida de conocimiento fundamental para el desarrollo de la nación. Tenemos que hacer más cosas en menos tiempo para ser globales y nivelarnos con el resto de los países”, expresó el especialista en políticas públicas.

Desafíos económicos

Para la economista y directora de Síntesis Financiera, Tamara Herrera, el camino recorrido para llegar a esta “hiperinflación crónica” fue “el fracaso del modelo actual.

“Venezuela ha tenido control de cambio durante quince años, control de precios, subsidios indirectos por la condición de rentistas, el propósito de la subordinación del Banco Central de Venezuela y hay una política clara de no rendición de cuentas”, explicó la economista.

Herrera aseguró que la sobrevaloración de la moneda es una forma de “aniquilar el aparato productivo del país” y eso es lo que ha venido ocurriendo en Venezuela durante los últimos años.

“Con estas condiciones en las que el Estado promueve la improductividad de las empresas, no se puede salir de la crisis. No hay disposición de los políticos de culturizar a la población sobre los bajos precios de los servicios públicos, lo que genera una situación de inoperancia creciente”, dijo Herrera.

La especialista en materia económica afirmó que Venezuela enfrenta una situación realmente compleja que no se va a solucionar a menos que exista una rectificación en las políticas públicas.

“Me atrevo a decir que la inflación actual del país es de 6 dígitos altos. No es ser pesimista, pero si no se ve ninguna señal de cambio vamos rumbo a Zimbabue 2018”, analizó Herrera.

Para la economista, el desafío económico, social y empresarial es moverse con mucha agilidad para cuidar las finanzas ante esta creciente inflación y tener un nuevo credo nacional: “un plan de estabilización”.

La invitación es a resistir y a luchar, Venezuela nos necesita

La invitación es a resistir y a luchar, Venezuela nos necesita

Cierre 74° Asamblea Anual de Fedecámaras, “Superando Desafíos”

Discurso al cierre de la Asamblea del presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal

Buenas tardes.

Gracias por acompañarnos en nuestra septuagésima cuarta Asamblea Anual de Fedecámaras.

Nuestro agradecer a los panelistas por sus aportes durante esta jornada de Encuentro Empresarial. Estamos seguros de que la alta calidad de sus presentaciones y su profesionalismo serán factor fundamental para apoyar a todos los presentes a superar los desafíos que tenemos como sociedad. A los patrocinantes que sin su confianza y apoyo sería imposible realizar este evento. Igualmente agradecer a todos nuestros afiliados que han venido desde diferentes partes del país, superando los desafíos que implica movilizarse en la actualidad. A todos los invitados especiales, líderes de diferentes sectores de la sociedad, su presencia aporta al objetivo de lograr una visión concertada de país.

Culminamos una mañana donde se analizaron los principales desafíos que enfrentamos como sociedad en medio de la peor crisis de nuestra historia contemporánea.

Las presentaciones que hemos tenido la oportunidad de escuchar nos mostraron una serie de información económica, política y social que son una clara demostración de cómo el modelo económico del actual gobierno nacional ha arrasado con nuestro país, haciéndolo inviable, insostenible.

Nos debatimos en la más profunda crisis económica. El modelo impuesto en el Plan de la Patria, ha destruido el aparato productivo, la generación de empleos, el salario digno y ha sumido a la población en la pobreza y la desesperanza.

Venezuela tiene ya 15 años de control cambiario y de precios. Fuertes restricciones a la actividad productiva.

Con una hiperinflación anual que ya superó 25.000% en cálculos conservadores.

Con la producción nacional nuestro país lograba abastecer el 70% de su consumo nacional de alimentos, hoy alcanzamos si acaso apenas el 25%. El gobierno en nombre de una supuesta “soberanía alimentaria” se apropió de más de 5 millones de hectáreas de tierras productivas, en su mayoría sin indemnizar a sus propietarios.  Hoy esas mismas tierras prácticamente no producen nada. Desde 1998 hemos perdido el 40% del tejido empresarial y lo que queda del parque industrial venezolano apenas produce al 24% de su capacidad instalada. El gobierno nacional solo siembra caos y destrucción. El resultado: una sociedad impactada por la pobreza y por el profundo deterioro de su calidad de vida. 

La Federación Farmacéutica Venezolana, (Fefarven), estima que ocho de cada diez medicamentos no están disponibles en las farmacias. La escasez ha llegado a ubicarse hasta en un 90% en determinados fármacos, especialmente los destinados a atender enfermedades crónicas. Los venezolanos lamentablemente pagan con sus vidas el fracaso gubernamental.

Pese a estos resultados, el Estado mantiene su política de controles y profundiza un entorno cada vez más hostil, criminalizando la actividad privada empresarial.

Pudiéramos seguir enumerando una serie de índices que caracterizan la actual crisis económica, política y social que vivimos, pero no hace falta. Los resultados del modelo están a la vista.

 Ahora, tenemos por delante grandes desafíos y los venezolanos nos preguntamos: ¿tenemos futuro en Venezuela?, ¿podemos recuperar la producción nacional?, ¿podemos evitar la salida día a día de cientos de venezolanos que parten a otros países sin un destino cierto?, ¿podemos recuperar el valor del trabajo?, ¿construir una sociedad solidaria y respetuosa?, ¿contar con funcionarios públicos que entiendan y asuman su verdadero rol y propósito?, ¿podemos construir juntos un mejor país?, ¿podemos ser un país normal?

Y la respuesta es Sí,  sí es posible!!!

Tenemos un país noble, un país que nos ha dado todo. Llegó la hora de dar todo por él, como empresarios, como líderes políticos, estudiantiles, religiosos, como ciudadanos… Cada quien desde su área de acción. Asumamos cada uno, de manera individual nuestro compromiso como ciudadano.

Debemos rescatar el valor del TRABAJO como concepto, dejando a un lado las tendencias ideológicas. Esta es la única forma de volver a ser hombres y mujeres productivos, capaces de forjarnos, con nuestro propio trabajo y esfuerzo, un destino de progreso. Grave daño se ha causado al país al pretender convertir a sus ciudadanos en seres dependientes de las dádivas del Estado, secuestrándole su capacidad aspiracional.

Venezuela fue un país de clase media, que logró movilidad social con tesón, con un gran sentido de superación a través del estudio, el esfuerzo personal y el trabajo, y el Estado garantizaba las condiciones de acceso para lograrlo. Lamentablemente, hoy otros países disfrutan de los talentos y la mística de trabajo desarrollado por venezolanos, que han tenido que migrar a otras latitudes en la búsqueda de oportunidades que no encuentran en su país.

Nosotros en Fedecámaras trabajamos para que el futuro sea aquí… En nuestro país… Estamos comprometidos con Venezuela y con los venezolanos porque nuestra razón de ser es producir los bienes y servicios que necesita la población. Estamos convencidos de que trabajando juntos podemos generar progreso y mayor bienestar para los venezolanos. No tenemos tiempo que perder. Le hemos presentado al país nuestras propuestas para recuperarnos de la crisis en la que nos han mantenido sumergidos. Necesitamos libertades económicas, más trabajo, más empresas, más productividad. Es la manera de superar estos desafíos.

Sabemos que nuestro esfuerzo debe venir acompañado de un cambio URGENTE del modelo económico, político y social que pueda potenciar el crecimiento sostenido de la nación. Necesitamos un gobierno que respete el estado de derecho, garantice los derechos humanos, la propiedad privada, que promueva la inversión, el emprendimiento, la iniciativa privada, que garantice un marco regulatorio generador de confianza, que permita atraer y sostener las inversiones para poder sentar las bases del desarrollo económico, el progreso y la prosperidad que merecemos.

Debemos tener un gobierno comprometido a trabajar para implementar medidas acertadas, sin trabas ideológicas. Es necesario trabajar todos juntos, sector público y privado, es la única manera de reconstruir la economía fuerte y de oportunidades que todos los venezolanos queremos. Necesitamos UNIÓN para dar respuesta al sinfín de necesidades de la población y al mismo tiempo trabajar en la Venezuela del mañana, una Venezuela llena de oportunidades. ¡Nosotros estamos listos!

En lo inmediato, como empresarios, debemos aprender a gerenciar la crisis inédita que nos ha tocado vivir, afrontar los grandes desafíos que tenemos por delante, mantener nuestras puertas abiertas a pesar del proceso hiperinflacionario. Debemos ser ingeniosos en la gerencia del talento humano, afectado por el impacto económico y social del país, para lograr retenerlo. Hacer nuestras inversiones con inteligencia para subsistir. Hablemos, escuchemos a nuestro equipo de trabajo, a nuestros jóvenes. Debemos garantizar oportunidades de crecimiento para todos por igual.

Debemos afrontar los retos con decisión, convicción de cambio y expectativa de logro.

No es fácil, pero debemos ser capaces de enfrentar la situación actual con optimismo, pero sin perder la perspectiva. En muchos casos debemos reinventarnos, ajustarnos a la realidad del mercado. No podemos abandonar el barco. Debemos encontrar la manera de sobrevivir en un entorno cada vez más hostil pero defendiendo nuestros derechos, nuestros principios, nuestros valores.

El ataque continuo del gobierno es contra la producción nacional y para enfrentarla debemos trabajar por el fortalecimiento gremial, empoderarnos en el rol de defensores y promotores de la libre iniciativa privada como eje fundamental para el desarrollo de Venezuela. Luchar sin cansarnos por aquello en lo que creemos. Sin miedo, sin callarnos. Ya hemos perdido tanto… que ya no tenemos otra opción sino seguir luchando. Las grandes transformaciones se logran dando pequeños pasos cada día.

Desde Fedecámaras siempre propiciaremos el diálogo franco y respetuoso con todos los actores de la vida nacional. Siempre promoviendo la actividad privada como un motor fundamental del desarrollo económico del país, como lo es en todas partes del mundo donde hay progreso y bienestar para sus ciudadanos.

Es indispensable promover una visión compartida de país entre los más diversos sectores de la sociedad.

Debemos trabajar de manera consensuada, fortaleciendo la institución, haciendo valer nuestros deberes y nuestros derechos. 

Trabajemos juntos, todo el empresariado en general, en un mismo objetivo: la lucha por el fin de la pobreza a través de la libre iniciativa empresarial y la defensa de la propiedad privada.

La invitación es a resistir y a luchar. Venezuela nos necesita.

Fedecámaras celebra su 74° Asamblea Anual “Superando Desafíos”

Fedecámaras celebra su 74° Asamblea Anual “Superando Desafíos”

Caracas, 25.06.2018.- La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (FEDECAMARAS), realizará su septuagésima cuarta Asamblea Anual, los días 2 y 3 de julio en Teatrex El Bosque en la ciudad de Caracas, con la participación de las principales cámaras y sectores del ámbito empresarial y productivo del país.

Durante el acto de instalación que llevará a cabo el lunes 02 de julio a las 2:00 pm, el gremio empresarial reconocerá la labor de María Alejandra Trujillo como “Periodista del Año” por su trabajo y compromiso frente a los micrófonos de Radio Caracas Radio. El reconocimiento “Empresario del año” será otorgado a Carlos Fernández Gallardo por su aporte en el desarrollo económico y social del país.

“Don Gustavo Vollmer” al emprendimiento, será entregado a Vilmer Parra, pequeño empresario del estado Mérida, fundador de la empresa “Visión Empresarial C.A.” por haber desarrollado un modelo de negocio exitoso que le permitió demostrar que se puede progresar con el esfuerzo propio y la dedicación necesaria. Este año también se reconocerá la labor de los empresarios Juan Zakur Sleiman y Istvan Von Fedak con la Orden al Desarrollo Regional “Ennio Manella”.

Fedecámaras también otorgará un Reconocimiento Especial a la organización Caracas Mi Convive por su programa “Alimenta la Solidaridad”; una iniciativa que crea espacios para que niños de escasos recursos, de diversas comunidades de Caracas, puedan tener diariamente un plato de comida.

El martes 03 de julio se realizará el Encuentro Empresarial titulado “Superando Desafíos”, moderado por la periodista Jessica Morales. Contará con las ponencias de la psicóloga social, Yorelis Acosta, el Padre Jesuita Luis Ugalde y el profesor en políticas públicas, Marino González; quienes abordarán los desafíos organizacionales, sociales y éticos que le esperan a Venezuela. La economista Tamara Herrera, será la encargada de abordar los desafíos económicos y el economista Leonardo Buniak, los desafíos geopolíticos.

El Encuentro Empresarial también contará con la presencia del diputado Miguel Pizarro y el analista en políticas públicas, Michael Penfold, ambos abordarán los desafíos políticos y para concluir, estará el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, con sus propuestas para superar los desafíos empresariales.

Fedecámaras cumple 74 años comprometidos con el desarrollo de Venezuela y con el bienestar de sus ciudadanos. Superar los desafíos que presenta la actual situación del país es responsabilidad de todos los actores de la sociedad. El gremio empresarial asegura mantenerse comprometido y trabajando por un país de progreso y desarrollo social.  

Larrazábal: “tenemos un sector laboral descapitalizado”

Larrazábal: “tenemos un sector laboral descapitalizado”

Una vez más el Gobierno Nacional incumple el convenio N° 26 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece que todo aumento de salario debe hacerse en el marco de la discusión tripartita, donde se discuta con los trabajadores, empresarios y el Estado. Esto para garantizar que el aumento de salario realmente implique un beneficio para los trabajadores y no se diluya por la inflación, indicó el presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal.

Todo aumento salarial debe ir acompañado de políticas económicas que incentiven la producción y la oferta, de esta forma evitas que genere un impacto inflacionario. Lo importante no es cuánto ganas, sino cuánto es el valor de compra del dinero que ganas, afirmó el presidente de la Federación. “Si solo aumentas el flujo de bolívares y no estás controlando la inflación, al final del día los aumentos se convierten en sal y agua”.

Agregó que, en los términos establecidos por las Naciones Unidas, se indica que todo país que tenga ingresos diarios por debajo de 1 dólar se encuentra en pobreza extrema; el salario mínimo de Venezuela equivale a 1.3 dólares al mes, aplicando la tasa del dólar remesa “tenemos un sector laboral descapitalizado”.

Aseguró además que las empresas hacen maromas para mantenerse operando, sin contar la cantidad de multinacionales que actualmente operan en Venezuela y se han desconsolidado de sus casas matrices, “tenemos una reducción de números de establecimientos empresariales muy significativo”.

Larrazábal indicó que el Gobierno sigue una política clásica de populismo, creando una estrategia perversa que busca que el pueblo dependa del estado para alimentarse, y no de su trabajo, esfuerzo y libre iniciativa.

En Fedecámaras creemos en el modelo de la libre empresa, donde el Estado debe darle las condiciones al ciudadano para que se desarrolle en función de sus capacidades, y no de unas políticas que minimicen e impidan al ser humano progresar, “eso es dañino para la sociedad”, puntualizó.

 

Si no hay cambios, este año cerrarán otras mil empresas en Venezuela

Si no hay cambios, este año cerrarán otras mil empresas en Venezuela

Carlos Larrazábal, presidente de la patronal venezolana Fedecámaras, asegura que los inversores están deseando ir a su país, pero se lo impide una política de «persecución» al empresario que no genera confianza.

Carlos Larrazábal asegura que los inversores están deseando acudir a Venezuela, pero se lo impide la falta de confianza por una política del régimen obsesionada con «perseguir a los empresarios». Así lo comprobó el presidente de Fedecámaras, la patronal venezolana, en un reciente encuentro en la sede de la CEOE en Madrid. A su juicio, explica a ABC, la única salida a la grave crisis en el país es unas elecciones, pero «verdaderas».

¿Hasta dónde llega el desastre económico y social en Venezuela?

Desde que se instaló el modelo socialista del siglo XXI, llevamos un proceso de destrucción que se ha ido agravando. Se vio artificialmente sostenido cuando el petróleo estaba a 100 dólares el barril, pero cuando volvimos a la realidad, eso ha quedado al desnudo. En 1998 teníamos 480.000 establecimientos empresariales; hoy no llegan a 290.000. La caída más dramática se ha reflejado desde 2012, con una caída del PIB del 56% por las políticas de persecución a la empresa privada. La situación productiva es dramática en todos los sectores, desde el petrolero al primario, y no se observan medidas para atacar los problemas de fondo, lo que se agrava por la hiperinflación.

Con ese panorama, los que siguen siendo empresarios son casi héroes…

Sí, es muy difícil. El sector industrial tenía más de 12.000 establecimientos en 1998. Hoy no llegan a 4.000, de ellas un 25% a capacidad instalada, por falta de materia prima. Si la situación no cambia, estas mil empresas podrían cerrar este año, como le sucedió a Kellogg’s. En tres años, 44 empresas transnacionales emblemáticas se han retirado. El empresariado venezolano sigue trabajando con las uñas, con gran esfuerzo para abastecer el mercado, pero hay que corregir los problemas transversales. El Gobierno subió en mayo el gasto público en un 5.800% y en más de un 4.800% la liquidez monetaria. No reconoce que esa es la causa de la hiperinflación y lo justifica por la especulación, la guerra económica, el empresario…

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? Se ha destruido un país con las mayores reservas petroleras del mundo…

Ha sucedido porque se ha querido instaurar un modelo socialista del siglo XXI y la historia ha demostrado que el socialismo, al estilo comunista de Venezuela, ha fracasado. No hay un ejemplo de éxito en el mundo. No hablamos de un socialismo a la europea. España ha tenido gobiernos socialistas, pero no se perseguía a la empresa, no se controlaban precios y cambios, no se metían presos a empresarios…

¿Qué impacto tienen las sanciones en los jerarcas? ¿Y en la población?

Son sanciones individuales por corrupción, ataques a los derechos humanos o narcotráfico y son sanciones individuales. Cada país del mundo tiene la libertad para decir con quien quiere tener relaciones. No están atacando a la economía venezolana, sino que tienen nombre y apellidos.

Tras las elecciones tachadas de «farsa», ¿cuál es la salida para el país?

El Gobierno buscó una salida hacia adelante con un proceso sin poder electoral independiente, en el que no se permitió votar a millones de electores de la diáspora y con buena parte de la oposición inhabilitada, exiliada o presa. La única salida es democrática y electoral, pero verdadera, con garantías internacionales y en las que puedan participar todos los actores políticos. Cuando cierras esa posibilidad, alimentas la salida de la violencia, que no quiere nadie.

¿Cómo observa la llegada de Pedro Sánchez al poder en España?

Como venezolano, quizá no soy apropiado para opinar sobre la política interna, pero es preocupante este cambio tan brusco y esperamos que no cambie la política de España y de la UE sobre Venezuela. Deberían primar los valores, más que los pragmatismos en un momento determinado.

¿Y qué opinión tiene del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero?

Lamentablemente, la percepción en Venezuela es que, en vez de defender la democracia venezolana, se ha convertido en el abogado del gobierno.

«La economía tiene cáncer y solo le dan aspirina»
El régimen adoptó medidas como el petro, borrar ceros en los billetes, cambiar el cono monetaria, renegociación de deuda… ¿Han sido parches?

La economía tiene cáncer y si lo tratas con aspirinas, te quita el dolor unos minutos, pero no cura la enfermedad. Si no tomas las medidas correctas, a fin de año tendrás que volver a hacer lo mismo. Desde que anunciaron el cambio monetario, la moneda se ha devaluado más del 90%. Hoy la tasa oficial del dólar es de 80.000 bolívares y en el mercado negro supera los 2,4 millones. Un salario mínimo es menos de 50 centavos de dólar al mes. El Gobierno sigue empeñado en que hay una guerra económica y no tiene un política que cree confianza. Los españoles quieren invertir en Venezuela, pero no lo hacen porque no les pagan las deudas ni hay política económica estable.

Venezuela está considerada un narcoestado corrupto. ¿Cómo afecta a la economia?

No soy quien para calificar al Estado de una forma u otra, pero es preocupante que se lo califique así. La principal variable para que se dé inversión es la confianza, separación de poderes…

Fuente: ABC