Ningún sector de la economía venezolana puede autoabastecerse

Ningún sector de la economía venezolana puede autoabastecerse

El presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, resaltó que la situación del sector privado ya era difícil antes de la pandemia debido a la hiperinflación, la precariedad en los servicios públicos, más la falta de financiamiento y de un marco regulatorio transparente.

En entrevista para Venevisión, Cusanno enfatizó que ningún sector de la economía venezolana tiene la capacidad de autoabastecerse, y, por tanto, depende de otros a los cuales no se les permite laborar constantemente por las restricciones.

“El coronavirus es una realidad, y hay que seguir construyendo acciones que permitan a todos los eslabones de la cadena de producción interactuar de manera virtuosa y no viciosa.  Eso se da con dialogo social tripartito, entre trabadores empresarios y Estado”, dijo.

“Mientras eso no sea así, tendremos más acciones de supervivencia, que no nos van a dar soluciones sostenibles en el tiempo, ni serán inclusivas con todos los ciudadanos”, alertó.

El líder gremial reiteró que de nada sirve que las empresas puedan procurarse algunos servicios y reanudar operaciones cuando se les permita si los salarios de los venezolanos no tienen poder de compra.  

Recuperar el salario

Ricardo Cusanno destacó que la única forma de rescatar el poder de compra del salario es tomar acciones concretas sobre las políticas monetarias, fiscales y cambiarias.

Indicó que las estrategias macroeconómicas deben ser producto de una decisión colegiada entre todos los actores que conforman la sociedad venezolana.

Manifestó que, aunque existe un incremento en el uso de divisas para el pago de bienes y servicios, cada día se acentúan las desigualdades entre quienes reciben alguna remuneración en monedas diferentes al bolívar y quiénes no.

“Para dolarizar, si ese fuese el caso, se necesita el apoyo de la comunidad internacional y si no solucionamos el problema institucional que tenemos hoy, no podemos rescatar los salarios”, expresó.

Economía Digital

Sobre la total digitalización de la economía en 2021, el presidente de Fedecámaras señaló que primero se le debe garantizar a la población el acceso a los servicios básicos como electricidad, internet, agua y gasolina.

A su juicio, la implementación de alguna plataforma electrónica para efectuar pagos sin ofrecer respuesta a la situación de los servicios solo profundizará más las desigualdades.

“Necesitamos servicios transversales óptimos y equidad en las oportunidades, esa debe ser la bandera de los políticos para encontrarle soluciones a la gente”, dijo.

Lea también:

Es posible combinar las actividades económicas con los protocolos de bioseguridad

Es posible combinar las actividades económicas con los protocolos de bioseguridad

El primer vicepresidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, insistió en que se ha demostrado que la actividad productiva no genera contagios si se cumplen los protocolos establecidos por las autoridades.

En entrevista con Unión Radio, Fernández indicó que el sector privado ha intensificado esfuerzos durante el estado de alarma por Covid-19 para sostener empleos e ingresos superiores a la remuneración mínima.

“Podemos hacer como han hecho todas las economías del mundo que es compaginar la actividad económica con el cuidado de la salud”, expresó.

El líder gremial ve necesario mantener la conciencia ciudadana con la rigidez de los protocolos.

“Consideramos que se pueden combinar ambas cosas, trabajar y evitar los contagios”, dijo.

Caída sostenida

Carlos Fernández destacó que el 2020 fue el séptimo año de caída consecutiva del producto interno venezolano.

Resaltó que, de acuerdo con diferentes análisis de firmas especializadas, el año pasado la economía venezolana se redujo un 25%.

En su opinión, en el 2021 seguirá viéndose afectado el poder adquisitivo de los ciudadanos.

En ese sentido, resaltó la necesidad de que las autoridades permitan la ampliación de servicios financieros con monedas diferentes al bolívar.

“Si se logra migrar a un sistema de transferencia de dólares entre cuentas y se permite que exista un sistema de compensación entre bancos de dólares, probablemente, penetre aún más la dolarización y se estabilicen más los temas de precios, porque no habría expectativas de devaluación de la moneda de pago como pasa con el bolívar”, indicó.

El primer vicepresidente de Fedecámaras aseveró que los primeros cinco meses del año los actores económicos continuarán limitados por las dificultades para surtir combustible.

Con fotografía de Ámbito Jurídico

Lea también:

Internet ya no es un lujo sino una necesidad y debería garantizarse la conectividad

Internet ya no es un lujo sino una necesidad y debería garantizarse la conectividad

Durante su intervención en el foro del programa “Comunicaciones en tiempos de pandemia”, organizado por FEDECÁMARAS, el periodista y ciberactivista, Luis Carlos Díaz, aseguró que la contracción del sector telecomunicaciones ha significado que mucha gente que antes estaba conectada a internet y era activa digitalmente, ya no puede serlo.

La crisis venezolana, que no se parece a ninguna de las de la región, generó una contracción del sector telecomunicaciones, al punto que pasamos de contar con 30 millones de celulares activos hasta hace pocos años a tener apenas 13,5 millones en 2019.

Así lo señaló el periodista y ciberactivista Luis Carlos Díaz, presidente de Internet Society Venezuela, durante el foro realizado como parte del programa Comunicaciones en tiempos de pandemia, organizado por FEDECÁMARAS, el cual se desarrolló a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF).

Esa contracción del sector telecomunicaciones ha significado que mucha gente que antes estaba conectada a las redes sociales, hacía transacciones en línea con su banco, buscaba información por internet, ya no puede hacerlo. Por esa razón, señala, Internet ya no es un lujo sino más bien una necesidad y un derecho, lo que obliga al Estado a garantizar la conectividad de la población.

Y ahora, al imponerse el teletrabajo como opción ante las dificultades para trabajar en espacios cerrados como oficinas y fábricas, la situación se volvió más crítica. Muchas empresas se encontraron con que tenían la gente y los equipos pero no la conectividad.

En ese sentido, al referirse al tema “Redes Sociales en un mundo en pandemia”, Díaz advirtió que a partir de 2013, cuando el sector telecomunicaciones fue declarado de interés público, se establecieron tarifas a pérdida y dejó de percibir divisas preferenciales para sus importaciones, las empresas cayeron en un letargo. Se afectó la calidad del servicio, cayó el servicio de mantenimiento de infraestructura y se acabaron las cuadrillas de servicio al cliente.

En 2019, las cosas empiezan a cambiar cuando el Estado permite al sector privado hacer directamente sus importaciones y ajustar tarifas, incluso en divisas. Esto trajo lo que Díaz denomina “el internet bodegón”, mediante el cual las empresas empiezan a ofrecer servicios de mayor calidad –bien con fibra óptica o inalámbrico- a un precio más alto que no puede ser pagado por la mayoría de los usuarios.

En cuanto al teletrabajo, recordó que no es tan fácil para las empresas y las organizaciones educativas dar ese paso, que hoy en día es indispensable para mantenerse operativo. Agregó que para las empresas, el mercadeo digital es fundamental porque ahora sí hay competencia. Por ejemplo, en el área de comida. Entonces es fundamental, definir los objetivos de la compañía y establecer una estrategia que involucra el manejo de redes sociales, producción de contenidos en línea, crear una red de datos de los clientes, enviar correos con información específica de productos o servicios dirigidos a ese público en particular.

Leer más:

* La comunicación clara y diáfana es la mejor estrategia contra la mentira

Rol comunicacional de líderes organizacionales es clave para gestionar impacto de la pandemia

Rol comunicacional de líderes organizacionales es clave para gestionar impacto de la pandemia

Rol comunicacional de líderes organizacionales es clave para gestionar impacto de la pandemia

El director de la firma especializada en comunicaciones estratégicas Fuguet Comunicación y Cambio, Armando Fuguet, destacó que las organizaciones que han gestionado mejor las exigencias generadas por el Covid 19 son aquellas que se prepararon previamente para situaciones de crisis y cambio.

Durante su participación en el programa “Comunicaciones en tiempos de pandemia”, organizado por Fedecámaras y el cual se desarrolla a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF). Fuguet resaltó que les toca a los líderes orientar e informar sobre las consecuencias reales de la pandemia y cómo se debe laborar de manera segura respetando las medidas de bioseguridad.

“La mayor atención a la bioseguridad de su gente, de sus clientes, de sus proveedores y de sus relacionados ha sido un reto para las comunicaciones dentro de la organización. Pero también lo es el surgimiento del teletrabajo y la educación a distancia, así como la digitalización de toda la cadena de valor y de los procesos de la organización”, dijo el consultor.

A continuación, una síntesis sucinta de la participación del especialista en el programa de formación.

Rol comunicacional de líderes organizacionales es clave para gestionar impacto de la pandemia

“En un entorno turbulento y caótico como el generado por el Covid-19, la vida de las organizaciones cambió en todo el mundo. Se trata de un acontecimiento de tantas repercusiones que ha exigido a las empresas, asociaciones, gobierno e instituciones de todo tipo, prestarles más atención a sus estrategias, tanto para gestionar la crisis como para acelerar transformaciones de sus procesos y de sus culturas organizacionales”.

Así lo señaló el periodista Amado Fuguet, director de la firma especializada en comunicaciones estratégicas, Fuguet Comunicación y Cambio, durante su intervención en un foro realizado como parte del programa “Comunicaciones en tiempos de pandemia”, organizado por Fedecámaras y el cual se desarrolla a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF).

Fuguet expuso que a la crisis sistémica que durante los últimos años ha golpeado a todos los sectores, se agregó este año el efecto de la COVID-19, con el agravante de que se ha hecho más evidente la crisis de la verdad, entre otras razones por la opacidad, la manipulación y la desinformación sobre este tema. Por tal razón, le toca a las organizaciones y a sus líderes orientar e informar sobre las consecuencias reales de esta crisis de salud, y comunicar la ruta a seguir en cada caso.

En ese sentido, agregó que para revertir resultados negativos de las amenazas del entorno e incluso para tomar ventaja de las oportunidades que estas mismas circunstancias también han generado para determinados sectores, la gestión del cambio se ha hecho ineludible y con ella el desarrollo de estrategias de comunicación organizacional.

Durante el foro, que forma parte del módulo “Comunicación organizacional en crisis de pandemia”, en el cual participaron además de Fuguet, los comunicadores Luis Indriago y Marcela Ojeda, los expositores destacaron que en circunstancias exigentes como las derivadas de la pandemia, las organizaciones –empresas industriales, establecimientos comerciales y de servicio, instituciones gubernamentales- se  han visto  forzadas  a  adelantar  procesos  de  cambio  y  transformación  organizacional,  y  allí  el  liderazgo comunicacional se ha convertido en un proceso clave y estratégico.

Indriago, por su parte, destacó la necesidad de resaltar la importancia de la bioseguridad en las políticas de seguridad e higiene y comunicarlas apropiadamente, mientras que Ojeda comentó la relevancia de asumir el teletrabajo como un reto de comunicación organizacional.

Fuguet insistió durante el foro que ante la crisis y el cambio que de esta se deriva, la prioridad es comprender el rol comunicacional que les corresponde a los directivos, a los gerentes, a los coordinadores de las organizaciones, partiendo siempre de las estrategias que se definan para afrontar este entorno.

Cerró su disertación afirmando que las organizaciones que han podido gestionar más apropiadamente las exigencias que se han derivado de la pandemia y el confinamiento, son aquellas que se habían preparado previamente para manejar procesos de cambio y de crisis.

Lea también:

En Venezuela solo quedan 250 mil empresas

En Venezuela solo quedan 250 mil empresas

El presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, advirtió que en Venezuela solo quedan unas 250 mil empresas operativas.

En entrevista con VPItv, Cusanno señaló que las que están trabajando solo laboran al 30% de sus capacidades, al tiempo que reiteró que más del 80% del país está clamando por un cambio.

En Venezuela quedan aproximadamente 250 mil empresas. Esto quiere decir que hemos perdido 60% de nuestras empresas y las que quedan vivan trabajan al 30% de sus capacidades. Por ejemplo, el sector construcción trabaja solo un 3%, aquí no se está construyendo nada digamos en términos importantes”, aseveró Cusanno.

El líder empresarial señaló que “no es una labor fácil construir casi que, con las manos, hay extremismos en las posiciones políticas, aunque no se debe dejar de luchar “.

“Nosotros no podemos pedirle a la sociedad resistencia, cuando esa resistencia está acompañada de una crisis humanitaria compleja”, expresó.

“Cuando uno habla del derecho a elegir no solo es en lo político, también se da en un anaquel, cuando uno va a comprar comida, un celular”, acotó.

Con información de El Impulso

Lea también:

“Tenemos que reencontrarnos todos para diseñar un nuevo liderazgo y una nueva ideología”

“Tenemos que reencontrarnos todos para diseñar un nuevo liderazgo y una nueva ideología”

Para el presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, el 2021 comienza con el fracaso de las ideologías políticas tradicionales.

En entrevista con Jorge Botti durante el espacio, Hoja de Ruta, Cusanno destacó que hay una desconexión entre lo que sucede en la calle y los planes de gestión de la política.

“¿Cuantos años no aspiramos un empresario presidente de la república?, y no ocurrió en Venezuela, ocurrió en la primera potencia. Hoy la primera potencia está enfrentada como nunca, y vemos al Socialismo del siglo XXI que fracasó”, expresó

“Hoy quizás nos encontramos eso, el naufragio de las ideologías y de los liderazgos, y precisamente, tenemos que reencontrarnos todos para diseñar un nuevo liderazgo y una nueva ideología”, indicó.

Respecto al panorama económico en Venezuela al cierre del 2020, el líder gremial reiteró que el marco jurídico vigente sigue sin establecer reglas claras para el desarrollo del sector privado.

«No sé qué modelo estamos construyendo en Venezuela, pero tiene profundas deficiencias en libertades y derechos”, explicó Cusanno, acotando que la sociedad «de a pie» no cree ya en ideologías.

Encrucijada del poder

El principal representante de Fedecámaras reveló que en las reuniones con el gobierno nacional los siente «sinceros», reconociendo que algo han aprendido en estos años y asegurando que están en la encrucijada entre mantener el poder y enfrentar sus fracasos.

“Es la reunión de alcohólicos anónimos en una licorería, es mucha tentación para ellos, por el poder y para cometer errores” afirmó.

Ricardo Cusanno comparó invertir hoy en Venezuela con lanzarse en paracaídas.

 “Estamos en un entorno hostil que se formó legalmente en la abstención del 2005” instó, sin embargo, aplaude y apoya a todo aquel que crea en el país, recordando así a los migrantes, asegurando que la diáspora venezolana es el mayor capital del país.

“Ellos nos ayudan a reconstruir desde las capacidades económicas y profesionales, que desarrollaron en entornos competitivos donde se respeta al Estado y en el que el Estado te respeta, cuando lo cotejas con la mina de intelecto que queda aquí, es una bomba atómica de esperanza”, dijo.

“Nuestra visión es en prospectiva, pensar el futuro y ver cómo hacerlo posible. Nos hemos metido en varias áreas, en medicina, en comercio, la industria para la transformación del valor humano con profundas responsabilidades en lo social y ambiental que nos obliga a la academia, a la formación de nuevas personas” resaltó.

Estimó que para dentro de 15 años, las carreras habrán cambiado con la tecnología, dándole a las jóvenes oportunidades de desarrollo en áreas más cercanas a ellos.

Concluyó expresando que mediante sus proyectos no busca copilar sueños, sino dar herramientas a los sueños para que sean posible.

Con información de MundoUR.com

Lea también: