Las empresas deben asumir la ética y la RSE por convicción estratégica

Las empresas deben asumir la ética y la RSE por convicción estratégica

“Hoy sabemos que buena parte de la imagen de una empresa procede de lo que ella dice que hace en favor de la sociedad. Pero, por encima de esta percepción pública, se impone la reputación, que es la valoración y el aprecio que los grupos de interés tienen acerca de la empresa, luego de comparar sus productos, servicios y comportamientos con otras empresas análogas. A esto le sigue el posicionamiento que representa la preferencia y selección del público como derivación de la comprobada reputación”.

El planteamiento fue realizado por el especialista en Responsabilidad Social Empresarial y profesor de la Universidad Metropolitana, Víctor Guédez, durante su presentación sobre “Ética Empresarial”, en el marco del programa Escuela de Liderazgo Gremial, que FEDECÁMARAS desarrolla a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF), una iniciativa de formación respaldada por la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Guédez intervino en un foro con los participantes de este programa formativo, a quienes explicó que la ética es la confrontación de las decisiones personales con la conciencia.

“La ética no es todopoderosa. Es fundamental desde el punto de vista del desempeño empresarial, pero la ética por sí misma no va a resolver los problemas empresariales, ni los problemas personales. En una empresa, el éxito no va a llegar sólo por la ética. Se necesita también capacidad gerencial, liderazgo, enfatizó.

La ética en las empresas

Víctor Guédez agregó que la puesta en práctica de la ética en el ámbito de las empresas recibe el nombre de responsabilidad social empresarial (RSE) y que la compresión de la ética dentro del marco de la empresa se facilita al observar los cuatro planos que conforman la perspectiva de la RSE.

“El primer plano proporciona las razones que justifican la RSE y cubre tres aspectos: la empresa debe ‘retribuir’ lo que la sociedad le ha ofrecido para que nazca y crezca.

Además, debe ‘compartir’ las riquezas que la sociedad le ha facilitado y tiene que ‘compensar’ los impactos que sus operaciones producen en el entorno.

Le sigue el plano de los propósitos que persigue con su desempeño responsable, los cuales se identifican con la imagen, la reputación y el posicionamiento”.

Aseguró que la gente cree lo que las empresas dicen, pero dice lo que ellas hacen y termina por preferir lo que sus emociones captan.

“En concreto, la reputación determina el posicionamiento, y no al revés. La reputación incluso se ha convertido en el nuevo reinado que ha sustituido al de las marcas. En definitiva, puede establecerse que si la ética y la RSE condicionan la reputación, y si la reputación determina el posicionamiento, entonces la ética y la RSE son expresiones sustantivas de la estrategia empresarial”.

Cuatro planos a tomar en cuenta

El profesor universitario advirtió que en el tercer plano es donde aparece explícitamente la ética. Esto se comprueba porque los cuatro planos de la ética individual se replantean en cuatro planos del desempeño social de la empresa.

El primero de ellos: “No hacer daño” equivale a que la empresa genere empleo, pague impuestos y cumpla las leyes; el segundo que implica “hacer el bien” se traduce en la acción filantrópica de una empresa.

El tercero: “Crecer como consecuencia de hacer el bien”, se convierte en acciones de inversión social que convoquen la expresión de “enseñar a pescar” y “regalar la caña”.

Finalmente, el último de estos puntos: “hacer mejor al otro” se replica como integración social de la empresa, lo que se proyecta en creación de valor compartido y en negocios inclusivos.

El último plano corresponde con las finalidades de la RSE, en donde se perfilan las exigencias de sostenibilidad, cohesión social y calidad de vida. En este punto cabe señalar que, “el día que las empresas descubran las bondades de la ética y de la RSE, serán éticas y socialmente responsables por convicciones estratégicas”.

En síntesis, la RSE es la armonía de las relaciones de la empresa con todos los que esta se vincula: accionistas, trabajadores, proveedores, clientes, comunidad y con el medio ambiente.

Lea también:

FEDECÁMARAS presentó propuesta de programa de vacunación anti-covid-19 para los trabajadores del sector privado

FEDECÁMARAS presentó propuesta de programa de vacunación anti-covid-19 para los trabajadores del sector privado

Caracas, 25 de marzo de 2021.- El sector privado nacional representado en LA FEDERACIÓN DE CÁMARAS Y ASOCIACIONES DE COMERCIO Y PRODUCCIÓN DE VENEZUELA (FEDECÁMARAS), presentó al país y al Ejecutivo Nacional un programa de vacunación anti-covid-19 para los trabajadores y sus familiares.

FEDECÁMARAS con el apoyo de la empresa MEDITRON, la coordinación de la Academia Nacional de Medicina y la asociación Médicos Unidos de Venezuela; en el mejor espíritu de colaboración y compromiso con el país, están dispuestas a sumar esfuerzos para apoyar al sector salud, reforzar la capacidad de respuesta ante la pandemia y proporcionar a la población venezolana, en especial a los trabajadores del sector privado y sus familias, la vacuna contra el COVID-19 a la mayor brevedad posible, para evitar más pérdidas de vidas y lograr el mayor nivel de inmunidad colectiva que tanto demanda el país.

El Programa de Vacunación que presentó el gremio empresarial y que espera sea aprobado por el Ejecutivo Nacional, incluye la importación, almacenaje, control y distribución de las vacunas y materiales de bioseguridad. Se plantea su ejecución a través de la red de cien (100) centros de salud privados, sobre la base de una serie de condiciones necesarias, exigidas en el plan para alcanzar el objetivo planteado.

La vacuna o vacunas serán las que apruebe el Ejecutivo Nacional. Según la Organización Mundial de Salud (OMS) hay, al menos, siete vacunas distintas que los países han empezado a administrar.

El Programa contempla un primer lote de 6.000.000 de dosis (para vacunar a 3.000.000 de personas, si son 2 dosis o de 6.000.000 de personas, si es de 1 dosis), de las cuales 20% estará destinado a poblaciones más vulnerables determinadas por el Ejecutivo Nacional.

Es importante resaltar que el Programa de Vacunación no es con fines de comercialización. La aplicación de la vacuna será gratuita para los trabajadores y demás beneficiarios, como compromiso y responsabilidad social empresarial. El costo de cada dosis no implica ganancia a ninguno de los actores de la cadena.

Una vez logrado la adquisición de las vacunas, el proceso de importación requiere que los permisos sean aprobados de forma expedita; tener los salvoconductos del personal y de los vehículos para poder circular y hacer la entrega a nivel nacional; disponer de acceso al suministro de gasolina; apoyo de los cuerpos de seguridad del estado para el traslado del material a nivel nacional y contar con las exoneraciones específicas por la compra de insumos necesarios para llevar a cabo el proyecto.

La prioridad en el proceso de vacunación se realizará conforme a lo establecido por la Organización Mundial de la Salud y de las autoridades competentes venezolanas: iniciando con el sector salud, personas mayores a 55 años o con comorbilidad, personas mayores de 19 a 55 años con comorbilidad, personas con condiciones de vulnerabilidad, personas de 19 a 55 años no pertenecientes a los grupos anteriores.

Partiendo de que es un programa voluntario por parte de las empresas, las que decidan participar suministrarían el censo de sus trabajadores y demás beneficiarios bajo un sistema de carga automatizado.

El protocolo de colocación de las vacunas será desarrollado por la Academia Nacional de Medicina y la Red de Epidemiología, el cual será de cumplimiento obligatorio en los centros de salud privado. El Programa incluye el seguimiento al comportamiento posterior a la aplicación de la vacuna.

Se garantizará la cadena de frío en todo el proceso, desde la llegada de las vacunas hasta su distribución en los centros de salud, y la conservación hasta su aplicación definitiva. También se garantiza el control y seguimiento de las vacunas e insumos médicos despachados, teniendo la responsabilidad de certificar que los lotes distribuidos cumplieron con el proceso de conservación y certificación exigidas por las normas de calidad del fabricante.

Se desarrollará una campaña informativa dirigida a la población, así como a los centros de salud, para dar a conocer los protocolos, términos, condiciones e informaciones necesarias para garantizar el desarrollo ordenado, eficiente y exitoso del Programa.

El país requiere del esfuerzo conjunto de los sectores público-privado y de los actores fundamentales de la sociedad, y en especial la contribución del sector salud, para garantizar que el proceso masivo de vacunación, alcance niveles de inmunización suficiente para reducir el impacto de la enfermedad en la población y mejorar su salud, lo cual, en definitiva, contribuirá al levantamiento de la cuarentena y al restablecimiento de la normalidad en el país.

Puede volver a ver la rueda de prensa en este enlace.

Lea también:

A las negociaciones en Venezuela les ha faltado asesoría especializada

A las negociaciones en Venezuela les ha faltado asesoría especializada

“Sin un interés común no hay nada por  qué  negociar  y  sin  un  interés  conflictivo  nada  acerca  de  qué  negociar.  Es vital entender esto, si la otra parte  no  necesita  nada de nosotros no se sentará a negociar. Lo primero que debemos hacer entonces es ver cómo logramos que la otra parte necesite algo de nosotros”. Así lo señaló el ingeniero e internacionalista, José Paiva, profesor de Negociación en las universidades Central de Venezuela y Metropolitana, al explicar cómo se debe proceder durante un proceso de negociación.

Durante su presentación en el programa Escuela de Liderazgo Gremial que lleva a cabo Fedecámaras, con el apoyo de la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Paiva se refirió a lo que es una negociación estratégica y cuáles son los principales esquemas utilizados para resolver con éxito situaciones de conflicto.

Paiva, además de las clases ofrecidas en el Campus Virtual Empresarial de Fedecámaras, participó en un foro con los participantes del programa formativo, durante el cual expuso que las negociaciones que se han desarrollado en Venezuela sobre asuntos fundamentales para el país se han dado sin asesoría especializada en la materia, lo cual les ha restado efectividad.

Según apreció, se convocan a expertos en los temas en discusión, pero no se incluyen a profesionales en procesos de negociación.

Regateo vs Harvard

Durante el curso, Paiva explicó que en el método del regateo, se percibe a los negociadores como si estuvieran en una “guerra del mecate”. Un equipo hala hacia su lado y luego el otro contraataca y hala hacia el suyo. Se genera un va y viene, una estira y encoge.

El problema esencial es buscar el espacio donde las partes logren un acuerdo mutuamente beneficioso.  Este espacio está comprendido entre los Puntos de Retiro y se conoce como la Zona de Acuerdo Posible (ZAP).

El acuerdo ideal sería cuando x está en el centro de la Zona de Acuerdo Posible. Sin embargo, en situaciones reales una solución perfectamente equitativa es improbable. La razón más importante es que los individuos no aceptan de entrada el concepto de una solución justa y prefieren obtener mayores beneficios que los otros.

El objetivo de los negociadores debe ser lograr llegar a un acuerdo dentro de la Zona de Acuerdo Posible y no otro.

A juicio del profesor Paiva, normalmente “las negociaciones que se realizan con métodos como el del regateo, no son equitativas y, a veces, no son procesos justos. Esto hace que las partes sientan que han perdido o que no las han tratado bien.  Eventualmente buscan no respetar el acuerdo o renegociar”.

En contrapartida al regateo, la Universidad de Harvard desarrolló un modelo basado en principios que persiguen que las negociaciones sean eficientes, es decir, que los acuerdos alcanzados sean respetados. Para ello se buscan dos objetivos: que los procesos sean justos y que los intereses sean satisfechos adecuadamente.

Para lograr el primero  de  ellos  , se estableció el primer principio: “Separe a las personas del problema”.

Además   de   un   buen   manejo   de   las   emociones   y   de   la   comunicación, el Método Harvard plantea que hay que entender las percepciones de  la  otra  parte.  La relación debe basarse en percepciones precisas, porque generalmente el problema está en la mente.

 “Los conflictos no se encuentran en la realidad objetiva sino en la cabeza de las personas.  Su pensamiento es el problema.  Por lo tanto, el estudio de la realidad objetiva es importante, pero más aún lo es, el estudio  de  la  realidad como la ven ellos. Si las personas consideran que tuvieron una buena relación durante el proceso y que sus percepciones fueron comprendidas lo más seguro es que consideren que el proceso fue bueno y justo”.

Paiva destacó que, para lograr el segundo objetivo, Harvard plantea el principio de concentrarse en los intereses y no en las posiciones. 

“Generalmente los  negociadores  se  basan  en  posiciones  y  no  en  intereses.  Las posiciones, a veces, ocultan lo que uno realmente quiere. Si logramos mantener una buena relación y conseguir los intereses subyacentes de las partes, estaremos en camino de ofrecer una opción de mutuo beneficio que lo más seguro será aceptada por la otra parte”.

Lea también:

La alianza de actores de la sociedad es necesaria para impulsar las políticas públicas

La alianza de actores de la sociedad es necesaria para impulsar las políticas públicas

La alianza de actores políticos y de la sociedad con presencia, identidad, interacción y comunicación en procura de objetivos compartidos, es un vehículo de influencia y de poder y, por lo tanto, su capacidad de cambio o de apoyo a las metas de las políticas públicas puede ser fundamental.

Su gran virtud radica en la capacidad para generar sinergias y asociar agentes que trabajando unidos y de manera coordinada alcanzan un mayor impacto con sus acciones.

Así lo planteó Deisy Hernández, doctora en Ciencias Políticas y profesora de la Universidad Metropolitana (Unimet), durante el módulo dedicado al análisis de las “Políticas Públicas”, que forma parte de la Escuela de Liderazgo Gremial.

La Escuela de Liderazgo Gremial es un programa que FEDECAMARAS desarrolla a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF), iniciativa de formación respaldada por la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Interacción entre lo privado y lo público

Durante su participación, Hernández expuso que la complementariedad positiva entre actores públicos y privados es crucial.

La innovación de la acción pública y su interacción con el sector privado son ejes centrales de las políticas de desarrollo y de competitividad. La alianza público-privada permite generar ventajas competitivas, redes de innovación y redes de aprendizaje.

En los capítulos del módulo Políticas Públicas y en el foro sostenido con los participantes, la profesora expresó que, en líneas generales, las políticas públicas son proyectos y actividades que un Estado diseña y gestiona a través de un gobierno y una administración pública con la finalidad de satisfacer necesidades de una sociedad.

El bien común debería ser su razón de ser y, consecuentemente, la satisfacción social y la aprobación ciudadana serían sus fines. Las políticas públicas son herramientas del Estado que deben estar al servicio de la sociedad.

El proceso de una política pública

En esa línea temática, apuntó que, según especialistas, en un entorno de multiactores, con información incompleta e incertidumbre, desde que nace la idea de una política pública hasta cuando esta cumple con todos sus beneficios o resultados, sigue un ciclo o cuatro fases que deben ser abordadas de manera sistémica e integral.

Esas fases comprenden: diseño y contenido, negociación y concertación, ejecución y seguimiento y evaluación.

A su juicio, la institucionalización de una cultura de seguimiento y de evaluación de las políticas públicas tiene que jugar un papel más activo dentro de la nueva agenda de la Administración Pública.

Durante el foro, insistió en la necesidad de que los promotores de políticas públicas formulen sus propuestas a los actores políticos directamente, pero también debe considerarse su difusión a través de los medios de comunicación y las redes sociales. Lo importante es que sean consideradas y evaluadas por los tomadores de decisiones.

Lea también:

Empresarios están decididos a invertir, pero aún desconfían del gobierno

Empresarios están decididos a invertir, pero aún desconfían del gobierno

Caracas, 11.03.2021.- Los empresarios venezolanos están decididos a invertir para recuperar económicamente al país, pero exigen al gobierno más hechos que palabras. Hay que rescatar la confianza perdida. Aún existe mucha suspicacia y dudas respecto a las intenciones del gobierno.

Estas son algunas de las revelaciones emanadas del reciente estudio realizado por Fedecámaras y Datincorp para medir la percepción de los empresarios y miembros del sector privado de la economía respecto a la coyuntura económica y política de Venezuela. Asimismo, se investigó las expectativas de inversión privada a partir de este año (2021).

En la investigación fueron consultados 1.116 personas que se identificaron como empresarios afiliados a algún gremio empresarial. Se utilizó el método “bola de nieve” o en cadena para la selección de la muestra. El estudio no es probabilístico. El estudio se realizó del 5 al 12 de febrero de 2021.

En el estudio opinaron empresarios ubicados en todos los sectores de la economía, desde pequeños y medianos empresarios, hasta miembros clave de grandes empresas.

Siete conclusiones clave

  1. Los empresarios quieren invertir y piensan seguir en Venezuela a pesar de las adversidades.
  2. Los empresarios deben ser nuevos actores clave en un proceso de negociación.
  3. Desconfianza y Escepticismo ante el gobierno.
  4. Las sanciones no provocarán un cambio de gobierno.
  5. Negociaciones y Elecciones como vía para solucionar la crisis.
  6. Para invertir exigen absoluta paz social y política en el país, y un nuevo marco jurídico.
  7. Estarían dispuestos a invertir hasta en las áreas reservadas al estado.

Hallazgos relevantes:

EXPECTATIVAS PAÍS. El 39% de los empresarios consultados visualiza a Venezuela a partir de este año 2021, peor que los años anteriores; 29% dice que será igual, y 27% afirma que será mejor.

CAMBIO E INVERSIONES. EL 37% no va a esperar que las cosas cambien en Venezuela para volver a invertir y trabajar. Una cantidad similar (38%) aun duda si hacerlo o no. Sólo el 24% está totalmente decidido a no invertir y trabajar hasta que las cosas cambien en el país.

NUEVAS INVERSIONES Y OPERACIONES. El 50% dice que no hará nuevas inversiones, pero seguirá operando, aunque las condiciones sean adversas. Un 30% seguiría operando y hará nuevas inversiones sin hacer caso a las actuales condiciones del país.

PERSECUCIÓN GUBERNAMENTAL. El 42% cree factible que la persecución gubernamental del que se consideran víctimas muchos empresarios de Venezuela seguirá igual, mientras que el 32% considera que se incrementará.

DESCONFIANZA. El 82% de los empresarios considera que, de no satisfacer las exigencias políticas del gobierno, siguen corriendo el riesgo de perder sus negocios o su libertad.

SANCIONES INTERNACIONALES. El 64% considera que las actuales sanciones internacionales no provocarán un cambio de gobierno en Venezuela.

LA SALIDA. El 69% dice que una salida negociada y electoral es la vía más aconsejable para que haya un cambio político en el país. Un 64% está convencido que ésta es la vía más factible de darse.

NEGOCIACIONES. EL 82% sostiene que, en un escenario de negociaciones entre el chavismo y la oposición, y con respaldo internacional, el sector privado debe participar en esas negociaciones como un nuevo actor independiente.

FEDECÁMARAS. El 55% evalúa en términos positivos la gestión de Fedecámaras en la defensa de los intereses del empresariado venezolano, 28,41% regular y 12,28% negativa.

ENCUENTRO JORGE RODRIGUEZ – FEDECÁMARAS. El 51% no ve muy relevante y piensa que “es más de lo mismo”. EL 31% considera que sí fue altamente significativo y necesario el encuentro entre ambas instituciones.

ERROR. El 69% sostiene que fue un error que haya disminuido la presencia de sector privado en el país mientras se esperaba que las presiones internacionales provocaran un cambio político.

DESCONFIANZA EN EL GOBERNO. La mitad (51%) de los empresarios no confía en la promesa del gobierno de respetar las reglas de juego favorables a los empresarios siempre y cuando éstos no se involucren en actividades políticas.

ACTIVIDADES EN VENEZUELA. El 78% no cuestiona a quienes intentan o realizan actividades privadas en Venezuela.

DERECHO IRRENUNCIABLE. El 86% sostiene que “Venezuela también es mi país, y tener actividad económica en ella, gobierne quien gobierne, es un derecho irrenunciable”.

UN ERROR RENUNCIAR A VENEZUELA. El 66% dice que “A pesar de los riesgos y dificultades, es un error renunciar a trabajar en Venezuela y dejar los espacios a inversionistas extranjeros”.

LA CLAVE. El 70% afirma que “Los únicos que hoy pueden garantizar el capital que necesita Venezuela para su recuperación son los inversionistas privados”.

CONDICIÓN 1 PARA INVERTIR. EL 84% sostiene que “La primera condición para que lleguen las inversiones privadas en gran escala a Venezuela es que exista paz social y política en el país”.

CONDICIÓN 2 PARA INVERTIR. El 87% considera obligatorio que exista un nuevo marco jurídico que proteja a los empresarios como condición para invertir en Venezuela.

NUEVO SECTOR EMPRESARIAL. EL 66% cree que en Venezuela está surgiendo un nuevo sector empresarial, es decir, nuevos emprendedores que cada día están ocupando más espacios y se están fortaleciendo.

NUEVAS ACTIVIDADES EN EL PAÍS. El 53% dice que hay muchas actividades económicas en distintos lugares del país, que están moviéndose y creciendo con mucha fuerza actualmente. Sin embargo, el 58% sostiene que en la provincia este crecimiento es menor que el que se registra en Caracas.

INVERSIONES EN ÁREAS RESERVADAS AL ESTADO. El 67% considera que los empresarios venezolanos deben participar en las actividades reservadas al estado (petróleo, gas, minería, petroquímica y servicios).

El estudio realizado por Datincorp demuestra el interés y compromiso del sector empresarial con Venezuela y con su recuperación económica.

Aquí el estudio completo:DATINCORP-Estudio Percepción País-Febrero 2021

Lea también:

Es imperioso planificar para lograr el éxito de las políticas

Es imperioso planificar para lograr el éxito de las políticas

“La política no es otra cosa que servicio público y por ello debe verse, analizarse y comprenderse de esa manera. Reivindicar la política es una necesidad. Planificarla es imperioso”. Así lo señaló Luis Daniel Álvarez, doctor en Ciencias Sociales y profesor de la UCV y la UCAB, durante su presentación sobre “Política, planificación y gobierno en Venezuela”, en el marco del programa Escuela de Liderazgo Gremial que desarrolla Fedecámaras en su Campus Virtual Empresarial (CVEF)

Durante las actividades en línea y un foro con los participantes de esta iniciativa de formación, respaldada por la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señaló que, si bien es cierto que la política es vista de una manera peyorativa y perversa, esta percepción está alejada de la realidad.

Agregó que, si la política es un arte, un oficio, una disciplina o una profesión que tiene que ser reivindicada, hay que hacer énfasis en lo perentorio que resulta fortalecer su programación.

Según Álvarez, el ejercicio de la política pasa por idear mecanismos que lleven a la obtención del fin trazado, basándose en caminos precisos y metodologías claras.

“Es la puesta en práctica del criterio de un bien común, que tiene que entenderse como algo que va más allá de la suma de los bienes personales y particulares”, destacó.

En fin, si queremos ejercer la plena política, la de servir y construir, hay que planificarla y verla como una estructura multidimensional que está llena de variables que no pueden entenderse de manera aislada”, expresó el profesor.

Antecedentes democráticos

Álvarez hizo un recorrido sobre los casos de planificación de políticas en Venezuela a lo largo de la historia, incluso desde la época colonial y durante el período de estabilidad que imperó entre 1958 y 1998.

“El país transitó por unas vías que facilitaron el entendimiento y permitieron, más allá de las diferencias de enfoques que podían privar entre los partidos gobernantes, dar continuidad a ciertas conductas; por ejemplo, lo referente a la política exterior de Venezuela, posicionando con éxito al país como una referencia de su comportamiento en la comunidad internacional”, señaló.

Aprovechó la oportunidad para recordar la importancia que tuvo en su momento el Pacto de Punto Fijo, documento que inspiró acuerdos de gobernabilidad en otras latitudes, y que parte de la necesidad no solo de un gran reconocimiento entre sus actores, sino de la capacidad de trabajar mancomunadamente.

A su juicio, el gran acierto del período democrático venezolano, independientemente de las fallas, fue haber asumido ciertas líneas que debían cubrirse y que se tornaban fundamentales.

Por ello, llevarlas adelante era una tarea de Estado y no de determinado partido político. “El reto de las sociedades es el acuerdo sincero y en Venezuela llegamos a tenerlo”, resaltó.

Lea también: