La OIT pide que se actúe sobre la protección social y el empleo en la Asamblea General de la ONU

La OIT pide que se actúe sobre la protección social y el empleo en la Asamblea General de la ONU

La OIT está participando en una serie de eventos en la 76ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), que se inauguró el 14 de septiembre en Nueva York.

El tema de la AGNU de este año es «Construir la resiliencia a través de la esperanza: recuperarse de la COVID-19, reconstruir de manera sostenible, responder a las necesidades del planeta, respetar los derechos de las personas y revitalizar las Naciones Unidas».

El 22 de septiembre, el Director General de la OIT, Guy Ryder, participará en un evento paralelo en la Zona de Acción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sobre protección social y empleo . Con el telón de fondo del aumento de las desigualdades debido a la pandemia de la COVID-19, Ryder hablará de cómo se pueden realizar cambios en las condiciones de trabajo y en la protección social y del camino que hay que seguir para salir de la crisis.

El 28 de septiembre, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres y la Organización Internacional del Trabajo, bajo los auspicios de la Iniciativa de Financiación para el Desarrollo en la Era de la COVID-19 y después -Financing for Development in the Era of COVID-19 and Beyond Initiative (FfDI)- convocará una reunión de Jefes de Estado y de Gobierno sobre Empleo y Protección Social para la Erradicación de la Pobreza .

La Reunión de Alto Nivel forma parte de la Iniciativa de Financiación para el Desarrollo en la Era de la COVID-19 y después (FfDI), lanzada en mayo de 2020 por el Secretario General junto con los Primeros Ministros de Canadá y Jamaica para responder a la crisis socioeconómica causada por la pandemia.

Lea también:

OIT: 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa de Covid-19

OIT: 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa de Covid-19

 

Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que al menos unas 25 millones de personas podrían perder sus empleos a causa del coronavirus.

Ello ocurrirá si no hay una respuesta internacional con políticas coordinadas, pero si se elaboran y aplican de forma consensuada, como ocurrió durante la crisis financiera de 2008, el impacto sobre el empleo «sería significativamente menor».

Las medidas no solo deben ser coordinadas, sino suficientemente rápidas y amplias, y las principales deben enfocarse en mantener el empleo a través de subsidios si es necesario, de alivio fiscal y financiero, y de préstamos y apoyo financiero a sectores específicos.

En el mejor de los escenarios, es decir que covid-19 logre ser contenido en un periodo corto y que las actividades económicas puedan reanudarse en los países, se perderán 5,3 millones de empleos, mientras que en el peor escenario la destrucción del empleo afectará a 24,7 millones de personas.

Los cálculos de los expertos parten de una base de 188 millones de personas desempleadas en todo el mundo.

Probabilidades

El escenario medio calcula una pérdida de 13 millones de empleos, la mitad de ellos en países de ingresos altos. Así, las proyecciones varían de acuerdo a la intensidad que alcance la pandemia en las próximas semanas.

El futuro del empleo también dependerá de que los países donde hoy los casos todavía son pocos eviten la propagación del virus dentro y fuera de sus fronteras.

Lo que no se puede negar es que hasta en el escenario más positivo posible los trabajadores resultarán perjudicados, como lo fueron durante la última crisis económica hace más de una década, cuando el desempleo aumentó en 22 millones, recuerda el análisis de la OIT.

En estas circunstancias también el subempleo aumentará, ya que la crisis redundará en menores salarios y más horas de trabajo, mientras que las personas que trabajan bajo el régimen de independientes o «autoempleados» sufrirán igualmente por el declive del consumo.