Para el empresario y expresidente de Fedecámaras, Jorge Botti, la libre empresa es la expresión más efectiva del incesante proceso de desarrollo humano.

Al cierre del programa de formación “Democracia y Libre Empresa”, que dictó Fedecámaras en su Campus Virtual Empresarial, Botti destacó que la iniciativa privada es un vehículo para alcanzar la libertad individual de los ciudadanos.

De igual manera, detalló las condiciones mínimas que debe existir en un país para el desarrollo de la libre empresa.

La libertad de concurrencia del mercado, la libre formación de precios, el derecho justo y no discriminatorio entre los actores económicos, la libertad de organización, y el derecho a que el Estado no interfiera en los asuntos internos de la empresa, son fundamentales.

Los módulos que conformaron el programa fueron: “Democracia”, a cargo de la profesora Colette Capriles; “Transiciones Políticas”, dictado por el politólogo John Magdaleno; “Ciudadanía”, por doctor en Ciencias Políticas, Luis Daniel Álvarez, e “Historia Empresarial”, impartido por el profesor Rafael Arráiz Lucca.

A continuación, una síntesis de la participación de Botti en el programa.

“El modelo de economía mixta limita

las libertades políticas”

En el desarrollo del módulo sobre Libre Empresa, dictado en el programa “Democracia y Libre Empresa”, Jorge Botti destacó la necesidad de que el Estado diseñe políticas públicas que garanticen apertura, donde el consumidor sea soberano y el emprendedor tenga que defender que esas son las reglas del juego”. 

Con el desarrollo de conceptos relacionados a la libertad empresarial, por parte del expresidente de Fedecámaras, Jorge Botti, concluyó el programa “Democracia y Libre Empresa”, que dictó Fedecámaras a través de su Campus Virtual Empresarial. “La libre empresa es la expresión más efectiva del incesante proceso de desarrollo humano. Es un vehículo de la creatividad, agente de cambio y empuje que solo la libertad individual y la propiedad sobre los medios de producción son capaces de ofrecer”, explicó.

Mencionó la libertad de concurrencia del mercado, la libre formación de precios, el derecho justo y no discriminatorio entre los actores económicos, la libertad de organización, y el derecho a que el Estado no interfiera en los asuntos internos de la empresa, como requisitos mínimos para el desarrollo de la libre empresa.

En un foro virtual, en el que los participantes del curso pudieron hacer preguntas y ampliar los contenidos, Jorge Botti dijo que en Venezuela ha habido una decisión de alto nivel de gobierno, desde hace ya dos años, de abrir la posibilidad de tener un modelo mixto con pocas o ninguna libertad política y un mercado suficientemente abierto para que la economía se sostenga.

En ese sentido se refirió a la llamada ley antibloqueo.  “Es una amenaza terrible, un adefesio legal, que va a dar como resultado a corto o mediano plazo un esquema de oligarquías que se apoderan, no de toda la economía, pero sí de las áreas más rentables, al estilo de Rusia”.

Consideró que para los sectores del gobierno que impulsan el modelo mixto, al estilo ruso o chino, no va a ser tan fácil conseguir actores que entren en ese juego.

 “La inversión en electricidad, petróleo, en gas, las grandes áreas de la economía venezolana, no va a ser tan fácil, porque los inversionistas privados turcos, iraníes, rusos que tienen el dinero para hacerlo, no sienten que haya seguridad con esa ley”.

En contraste al escenario que se dibuja para el país en el corto plazo, Botti confió en que se producirá un cambio político. Consideró que si el estado diseña incentivos y políticas públicas para que haya libre competencia y competitividad, con seguridad el emprendedor se va a ceñir a esas reglas.

 “Lo que hace falta es que el Estado diseñe políticas públicas que garanticen apertura, donde el consumidor sea soberano y el emprendedor tenga que defender que esas son las reglas del juego”.

El módulo sobre Libre Empresa formó parte del programa de formación “Democracia y Libre Empresa”, que Fedecámaras dictó al público en general. Los módulos que conformaron el programa fueron, además: “Democracia”, a cargo de la profesora Colette Capriles; “Transiciones Políticas”, dictado por el politólogo John Magdaleno; “Ciudadanía”, por doctor en Ciencias Políticas, Luis Daniel Álvarez, e “Historia Empresarial”, impartido por el profesor Rafael Arráiz Lucca.

Al cierre, el expresidente de Fedecámaras expresó su confianza en las capacidades extraordinarias que el venezolano tiene para crear.

 “Solo con el hecho de ponerlo en el camino correcto y tener libertades para hacerlo, vamos a ver un milagro ante nuestros ojos. Ese germen de innovación me parece clave y está íntimamente ligado a los conceptos que hemos visto en este programa de propiedad, de responsabilidad, democracia y al deseo de surgir y salir adelante. Dios quiera que este programa sea el punto de partida de una Venezuela distinta, junto con tantas otras iniciativas que hay en el país”.

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN