Para el abogado y doctor en historia, Rafael Arráiz Lucca, es fundamental que en Venezuela exista seguridad jurídica para atraer y fomentar las inversiones en el país.

Durante su participación en el programa de formación Democracia y Libre Empresa, que desarrolla Fedecámaras en su Campus Virtual, Arráiz Lucca destacó que una recuperación económica sería posible en el corto plazo de haber una economía de libre mercado.

“Economía de mercado, seguridad jurídica y libertades económicas es lo que en todas partes del mundo ha dado resultado para generar riqueza. No hay otro camino”.

Destacó que el deterioro de la principal empresa del país, Pdvsa, no es producto de las políticas implementadas entre 1958 y 1998.

En ese sentido, el profesor universitario desestimó que el mayor desarrollo de infraestructura de Venezuela se haya dado durante el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez.

A continuación, una síntesis de la participación del especialista en el programa:

Seguridad jurídica y libertades económicas

es lo que se requiere para generar riqueza

En la continuación del programa de formación Democracia y Libre Empresa, que desarrolla FEDECAMARAS en su Campus Virtual, el historiador Rafael Arráiz Lucca hizo un recorrido por la economía venezolana, desde la colonia. Remarcó el papel socioeconómico del petróleo y la importancia de la industrialización.

El historiador Rafael Arráiz Lucca tuvo a su cargo uno de los módulos del programa de formación ciudadana Democracia y Libre Empresa, que organiza FEDECAMARAS para el público en general a través de su Campus Virtual Empresarial.

En la cuarta semana de su desarrollo el tema se dedicó a la historia empresarial y a la evolución económica del país. Los módulos precedentes correspondieron a Colette Capriles, quien desarrolló el tema de democracia. Le siguió John Magdaleno con transiciones políticas, y Luis Daniel Álvarez con ciudadanía.

Reflexionó Arráiz Lucca acerca de que el petróleo trajo a Venezuela grandes ventajas, pero también desventajas, como la de ser una economía monoproductora. Entre las ventajas mencionó cómo se pudo sembrar el petróleo y se crearon centrales hidroeléctricas, autopistas, infraestructura vial, carreteras de penetración agrícola, escuelas, liceos, universidades. Una sola cifra lo explica, dijo, “en 1958 en Venezuela había 6 universidades, en 1998, 130, y eso se hizo con recursos del petróleo, no solo desde el Estado, sino gracias a una economía privada estimulada por el ingreso petrolero”.

Resaltó y calificó como exitosa la forma como se gestionó desde su creación, en 1976 Petróleos de Venezuela, la cual fue administrada eficientemente, haciendo inversiones incluso en otros países, de acuerdo a su plan de negocio. “Lo que está sucediendo con PDVSA en la actualidad no es atribuible a la democracia”.

Desmintió la creencia muy extendida, que relaciona a Marcos Pérez Jiménez con el período de mayor construcción de obras públicas en el país. “El grueso de la infraestructura pública que se construyó en Venezuela se hizo en los 40 años de democracia, y no como la gente cree, atribuyéndoselo a la dictadura”.

Durante el foro virtual, el profesor Arráiz respondió una gran cantidad de interrogantes. En respuesta a una de ellas, acerca de su perspectiva sobre el futuro de la economía del país, dijo que Venezuela se podrá recuperar rápido y bien, pero lo primero que tiene que existir es seguridad jurídica, para que los inversionistas sientan confianza.

“Economía de mercado, seguridad jurídica y libertades económicas es lo que en todas partes del mundo ha dado resultado para generar riqueza. No hay otro camino”.

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN