La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirma que al menos 34 millones de empleos se han perdido en América Latina y el Caribe a causa de la pandemia por covid-19.

A través de un informe, el organismo expresó la necesidad de que los países adopten estrategias inmediatas dirigidas a abordar la crisis del empleo.

En caso contrario, esta situación “podría ampliar las desigualdades existentes en la región”.

“Enfrentamos un desafío sin precedentes, el de reconstruir los mercados laborales de la región, lo cual implica abordar las fallas estructurales que se han agudizado con la pandemia, tales como la baja productividad, el nivel elevado de informalidad, y la desigualdad de los ingresos y de oportunidades de trabajo decente”, dijo Vinícius Pinheiro, Director de la OIT para América Latina y el Caribe.

El informe destaca que, a partir del tercer trimestre de 2020, los niveles de actividad económica han mejorado un poco.

Los datos reflejan una incipiente recuperación del empleo y el retorno de un número de trabajadores a la fuerza laboral.

“Los indicios preliminares de recuperación son una noticia positiva, pero el impacto de la covid-19 en el trabajo y en las empresas fue enorme, y el camino por recorrer es largo. Es fundamental relanzar las bases para la recuperación de la economía con seguridad sanitaria asegurando condiciones favorables para el funcionamiento de las empresas y para la creación de más y mejores empleos”, agregó Pinheiro.

La OIT advirtió, además, que la crisis podría agravar las desigualdades existentes antes del brote de la pandemia.

Los trabajadores más afectados por la crisis están entre los sectores más pobres de la población, con empleos informales o en una situación de desventaja. Las mujeres y jóvenes (menores de 24 años) son especialmente vulnerables.

Fuente: El Universal

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN