Gina Mcintyre, directora ejecutiva del Organismo de Programas Especiales de la UE (SEUPB), señaló que “la sociedad civil no debería esperar por los políticos (…) no esperen un acuerdo, empiecen a trabajar”.

Durante la tercera y última jornada del evento, Caminos de Negociación: Lecciones Aprendidas, organizado por Fedecámaras, se abordó como tema principal el Acuerdo del Viernes Santo en Irlanda del Norte, con el objetivo de intercambiar ideas, experiencias y retos.

Gina Mcintyre resaltó el rol de las comunidades y sus líderes para impulsar procesos de diálogo.

“En Irlanda del Norte, todos los actores de la sociedad tuvieron un rol importante en la reconciliación”. “Se involucraron en las estructuras de toma de decisiones, y eso generó un proceso de construcción de paz inclusivo y sustentable”.

Sobre el rol de la sociedad en la búsqueda de soluciones, Paddy Harte, director del Fondo Internacional para Irlanda y del Collins Institute, agregó: “Se debe trabajar poco a poco con la gente local. Son ellos los más afectados, y quienes quieren cambiar las cosas. Todo lo demás viene después”. Resaltó que las poblaciones vulnerables son las más afectadas en situaciones de conflictos.

“El éxito del Acuerdo del Viernes Santo se debió a que esos líderes fueron inamovibles al asegurar que no querían perpetuar una situación de violencia. La razón por la que se firmó el Acuerdo fue por el trabajo de la gente”, aseveró Harte. Fue el avance más significativo en el proceso de paz de Irlanda del Norte.

El Acuerdo fue producto de conversaciones formales, precedidas por diálogos y negociaciones más informales. Intentó establecer la paz y la estabilidad a través de tres líneas: Un gobierno de poder compartido en Belfast, la cooperación entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, y la cooperación entre esta última y Gran Bretaña.

El pacto también buscó poner fin a la violencia sectaria abordando tres aspectos críticos: el desmantelamiento de armas paramilitares, la liberación anticipada de prisioneros y las reformas a la policía y la seguridad en Irlanda del Norte.

Una clave para alcanzar la paz y mantenerla

Gina Mcintyre y Paddy Harte coincidieron en el rol preponderante de las comunidades para poner fin al conflicto e impulsar un proceso de diálogo y paz, resaltando también la labor del sector privado.

Señalaron que no solo los gremios nacionales fueron clave para las labores de organización y búsqueda de soluciones; el apoyo internacional fue en igual medida esencial en el proceso de paz.

McIntyre manifestó que hoy están en un lugar distinto gracias a las inversiones y programas de asistencia económica.

La representante del SEUPB recalcó que a menos que se logre una transformación en lo económico, la sociedad no puede avanzar en la resolución de sus conflictos.

Para Harte, es el sector privado el que promueve el desarrollo sostenible en Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Destacó que iniciativas como el evento, Caminos de Negociación, Lecciones Aprendidas, son un primer paso necesario para contribuir en la búsqueda de soluciones y fomentar el entendimiento en la sociedad venezolana.

El evento virtual organizado por Fedecámaras, contó en la jornada de hoy, con Alesia Rodriguez, CEO de Inclusion Consulting Group como maestra de ceremonia. La moderación estuvo a cargo del periodista Román Lozinski, quien lideró un destacado grupo de panelistas compuesto por: Claudia Valladares, cofundadora & CEO de Impact Hub Caracas; Adán Celis, presidente de Conindustria; Carlos Romero, politólogo e internacionalista y Jorge Makriniotis, gerente general de El Nacional.

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN