Durante su intervención en el foro del programa “Comunicaciones en tiempos de pandemia”, organizado por FEDECÁMARAS, el periodista y ciberactivista, Luis Carlos Díaz, aseguró que la contracción del sector telecomunicaciones ha significado que mucha gente que antes estaba conectada a internet y era activa digitalmente, ya no puede serlo.

La crisis venezolana, que no se parece a ninguna de las de la región, generó una contracción del sector telecomunicaciones, al punto que pasamos de contar con 30 millones de celulares activos hasta hace pocos años a tener apenas 13,5 millones en 2019.

Así lo señaló el periodista y ciberactivista Luis Carlos Díaz, presidente de Internet Society Venezuela, durante el foro realizado como parte del programa Comunicaciones en tiempos de pandemia, organizado por FEDECÁMARAS, el cual se desarrolló a través de su plataforma Campus Virtual Empresarial (CVEF).

Esa contracción del sector telecomunicaciones ha significado que mucha gente que antes estaba conectada a las redes sociales, hacía transacciones en línea con su banco, buscaba información por internet, ya no puede hacerlo. Por esa razón, señala, Internet ya no es un lujo sino más bien una necesidad y un derecho, lo que obliga al Estado a garantizar la conectividad de la población.

Y ahora, al imponerse el teletrabajo como opción ante las dificultades para trabajar en espacios cerrados como oficinas y fábricas, la situación se volvió más crítica. Muchas empresas se encontraron con que tenían la gente y los equipos pero no la conectividad.

En ese sentido, al referirse al tema “Redes Sociales en un mundo en pandemia”, Díaz advirtió que a partir de 2013, cuando el sector telecomunicaciones fue declarado de interés público, se establecieron tarifas a pérdida y dejó de percibir divisas preferenciales para sus importaciones, las empresas cayeron en un letargo. Se afectó la calidad del servicio, cayó el servicio de mantenimiento de infraestructura y se acabaron las cuadrillas de servicio al cliente.

En 2019, las cosas empiezan a cambiar cuando el Estado permite al sector privado hacer directamente sus importaciones y ajustar tarifas, incluso en divisas. Esto trajo lo que Díaz denomina “el internet bodegón”, mediante el cual las empresas empiezan a ofrecer servicios de mayor calidad –bien con fibra óptica o inalámbrico- a un precio más alto que no puede ser pagado por la mayoría de los usuarios.

En cuanto al teletrabajo, recordó que no es tan fácil para las empresas y las organizaciones educativas dar ese paso, que hoy en día es indispensable para mantenerse operativo. Agregó que para las empresas, el mercadeo digital es fundamental porque ahora sí hay competencia. Por ejemplo, en el área de comida. Entonces es fundamental, definir los objetivos de la compañía y establecer una estrategia que involucra el manejo de redes sociales, producción de contenidos en línea, crear una red de datos de los clientes, enviar correos con información específica de productos o servicios dirigidos a ese público en particular.

Leer más:

* La comunicación clara y diáfana es la mejor estrategia contra la mentira

Rol comunicacional de líderes organizacionales es clave para gestionar impacto de la pandemia

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN