El 23 de noviembre del 2020 se le notificó a Pedro Calcaño, director de Servicio Express Roraima, la ocupación de la estación de servicio que había administrado durante 33 años, y como consecuencia, el suministro de Gas Natural Vehicular (GNV) fue suspendido.

Tras 4 años sin funcionamiento y en medio de la crisis por escasez de gasolina que se vive en el estado Bolívar, el Gas Natural Vehicular había sido reestablecido en la estación de servicio Express Roraima, como una alternativa para el transporte en la ciudad, a través de una alianza entre el sector privado, PDVSA y Autogas.

Calcaño explicó que, a pesar de la falta de inversión por parte del sector público en las gasolineras, especialmente para lo que corresponde a GNV, desde septiembre y con la asesoría de Autogas, ha invertido más de $1500 dólares mensuales en el restablecimiento de este combustible.

“En medio del actual panorama, con dicha inversión solo pensamos en facilitar la situación para los usuarios. De invertir en esta alternativa, más usuarios podrían aprovecharla y las colas en la ciudad disminuirían”, expresó.

En la actualidad, solo hay dos estaciones de servicio que disponen de GNV; la E/S PDV IPSFA Atlántico I, conocida como Fragachán, y la E/S PDV Cachamay, conocida como Castillito. Las colas para surtir van de 8 a 14 horas.

Según el director de Express Roraima, en medio de la escasez de combustible actual, se deben aprovechar las alternativas para liberar gasolina, y establecer alianzas entre el sector público y el sector privado.

A pesar de la ocupación de la que está siendo víctima y que se encuentra en proceso de impugnación, considera urgente seguir trabajando en la recuperación del suministro de Gas.

“Para el actual operador de la estación, el GNV no es una prioridad. Yo pido que me permitan a mí, como empresario, continuar con el proyecto de recuperación y venta de esta alternativa que da un respiro a la ciudad”, señaló Calcaño.

Los más afectados

Los usuarios, por su parte, se quejaron de las consecuencias de la poca prioridad que se le da a esta alternativa. Agrupados bajo el nombre de Comité de Usuarios de Gas Natural de Venezuela, indicaron que el transporte es cada vez más costoso porque la dificultad de conseguir combustible por la vía legal es directamente proporcional al precio en el mercado negro.

Keyla Guevara, usuaria de GNV en la estación de servicio Roraima Express, contó a Fedecámaras Bolívar que, cuando estaba en funcionamiento, era una de las más rápidas. Llegaban a las 5:30 y comenzaban a surtir a las 8:00 a.m.

“Ahora, como solo hay dos estaciones en funcionamiento, la de Fragachán y la de Castillito, pasamos hasta dos días en cola”, protestó Guevara.

Por su parte, el taxista Leovaldo Zurita, comentó que esta situación les obliga a perder más de medio día de trabajo, o el tiempo que le dedica a su familia. Zurita no entiende por qué, si se disponía de esta alternativa previo a la ocupación, y el anterior administrador estaba siempre haciendo el mantenimiento correspondiente, en la actualidad no se preocupan por reparar nada.

“Como taxista dependo de este servicio. Antes estábamos en la cola, se dañaba algo y el administrador procuraba repararlo ahí mismo, ahora no existe si quiera la opción del GNV”, denunció Zurita.

Finalmente, Noel Páez, comerciante, dijo estar bastante afectado, pues tiene que dejar de atender clientes y comercializar productos para surtir combustible.

“Son más de 600 usuarios que deben distribuirse entre solo dos estaciones de servicio”, se quejó.

Al igual que Guevara y Zurita, Páez señaló que la EDS Roraima Express solía ser una de las más eficientes, y con el actual cambio de administración dejó incluso de ser una alternativa.

Fedecámaras Bolívar

José Alfredo Olivo, presidente de Fedecámaras Bolívar para el periodo 2019- 2021, consideró que, en primer lugar, acciones como la ocupación de la que es víctima Roraima Express, generan un clima de inseguridad que “impide la inversión de capitales en nuestra economía que tanto hace falta”.

Asimismo, indicó que desde el sector privado hay un interés en mejorar el suministro de gas natural, para lo cual se necesita convencer a los dueños de estaciones de servicios que están en condiciones de invertir y hacerlo rentable, entendiendo la gran escasez existente.

Finalmente, instó al sector público a aclarar cuáles son los planes con respecto al suministro de combustible, porque a estas alturas han expropiado una gran cantidad de estaciones sin ninguna explicación, lo que solo genera incertidumbre en la población.

Gas natural

El GNV tiene como fundamento básico representar una alternativa que brinde los mismos beneficios que la gasolina, siempre y cuando se mantengan las condiciones mecánicas del vehículo óptimas.

Fue una propuesta que comenzó a implementarse en el país en 1994. Con el paro petrolero, en el año 2001, el proyecto se paralizó, y no fue retomado sino hasta el 2006, cuando Petróleos de Venezuela Gas (Pdvsa Gas) anunció un relanzamiento del proyecto. Sin embargo, debido a la oferta de la gasolina convencional, nunca fue priorizado.

En el año 2015 se volvió a insistir en el proyecto como “alternativa futurista”, pero inconvenientes relacionados con la falta de recursos humanos, de presupuesto y de activos, han hecho que la masificación del GNV no haya sido alcanzada.

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN