Es importante recordar que antes de que la coyuntura del COVID-19 tocara Venezuela, todos los sectores del país  se encontraban arrastrados por la grave crisis que atraviesa la nación desde 2013. El sector de los comercios y servicios, sin duda, es uno de ellos. Desde Consecomercio, hemos comunicado que previo a la pandemia, 30% de nuestros afiliados se encontraban en un riesgo importante de cerrar sus empresas. Ahora, los comerciantes se han enfrentado a tres meses de confinamiento, el regreso de los controles de precios y a la falta de combustible para la realización de sus operaciones cotidianas, lo cual endurece la realidad del sector.

90% del comercio se mantine cerrado

En este marco, en el que 90% de los locales se mantienen cerrados por las medidas de confinamiento, los comercios han tenido que sobrellevar un entorno empinado intentando permanecer a flote con el pago de sus nóminas y manteniendo al mínimo el nivel de sus estructuras. De extenderse esta situación, podría hablarse de un punto de no retorno para un grupo considerable de empresas, por lo que resulta imperativo que éstas puedan volver a brindar sus servicios, tomando en consideración las medias pertinentes de sanidad.

Es evidente que, como se ha propuesto desde el gremio, este proceso paulatino de reactivación se puede llevar a cabo de una manera segura que permita el reinicio de nuestras actividades. No olvidemos que dada la crisis derivada de la pandemia del COVID-19, se ha dado prioridad al sector de alimentos y medicinas, pero para que un alimento llegue a los hogares es necesario que se transporte, se manipule, y se acompañe de una serie de procesos que implican el desconfinamiento, al menos parcial, del sector comercial.

Desde  Consecomercio  se ha expuesto una serie de lineamientos tomando en cuenta las normas de seguridad y salud de la Organización Internacional del Trabajo, bajo los cuales se puede dar inicio al plan de desconfinamiento en el sector. Sus postulados se resumen así:

  • Se exhorta a los trabajadores, colaboradores y clientes de los distintos comercios mantener una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros.
  • Se insta al  uso obligatorio  de implementos de seguridad como  tapabocas  y  guantes, al igual que se insta a mantener una supervisión constante de las medidas de  higiene, tales como el lavado frecuente de manos.
  • En el caso de que no se disponga del servicio de agua, se sugiere mantener el uso de antibacterial con un 80 por ciento de alcohol.
  • Control del aforo: el comerciante debe cuidar el número de personas que asistan a su local.
  • Es indispensable que se desinfecten y limpien las superficies diariamente.

Tanto las empresas como las cámaras de comercio han desarrollado esta serie de protocolos específicos de higiene y seguridad para el comienzo de las  actividades laborales basados en nuestras recomendaciones. Alrededor del 90% de los comercios se encuentra en la espera de la autorización por parte del Ejecutivo Nacional que permita la posibilidad de trabajar nuevamente por el país. El sector del comercio y los servicios está preparado para integrarse en una estrategia para luchar con el COVID-19, pero también para salvaguardar la economía.

Fuente: Comisión de Economía de Consecomercio

Lea también:

85,5 % de las empresas manifestaron tener una afectación entre Muy Alta y Alta debido al Covid-19

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN