Los agricultores de la Asociación de Productores Rurales del estado Portuguesa (Asoportuguesa), dieron inicio a un nuevo período de cosecha de cereales del ciclo invierno para incrementar la oferta de maíz y arroz en el país.

Entre el ciclo invierno y la siembra que se abrió de emergencia en agosto, Asoportuguesa alcanzó a cultivar alrededor de 28.517 hectáreas de maíz, distribuidas en 11.851 has del cereal blanco y 16.556 has del tipo amarillo, en las que estima producir más de 130 millones de kilos, que representarían una leve recuperación en comparación al 2015.

En un comunicado la patronal expone las dificultades que limitan las labores agrícolas este período “por la poca disponibilidad de insumos y repuestos, la inseguridad y el deterioro de las carreteras”.

José Argenis Peña, agricultor de la zona de Los Caballos (parroquia Santa Cruz del municipio Turén), explica que las condiciones de la cosecha no son las mejores, dado a que en algunos lotes hay una fuerte incidencia de maleza por la aplicación a destiempo de los agroquímicos que fueron entregados en la medida que eran despachados por el sector público y privado a Asoportuguesa.

Peña menciona que adicional a este problema, se suma la inseguridad y el mal estado de las vías de penetración rural, asegurando que no se puede trabajar, ni desde muy temprano, ni hasta muy tarde por el auge de la delincuencia, disminuyendo la presencia en las fincas porque “un viaje que antes se hacía en 30 minutos, ahora nos lleva dos horas” dado al deterioro de las carreteras.

El gremio sostiene que el sector agrícola no es ajeno al déficit de repuestos que existe en el mercado interno. Según el productor de maíz, hay días que “pierde el viaje” recorriendo todos los comercios de la ciudad, sin conseguir las piezas que le hacen falta para su maquinaria.

Para esta cosecha esperan que, se fijen mejores precios a los rubros como maíz blanco y maíz amarillo, para poder recuperar parte de lo invertido.

Aseguran que estas condiciones se replican en la cosecha de arroz, aunado a la preocupación por el descenso de los rendimientos en algunos lotes arroceros. José Luis Álvarez, productor del municipio Páez, manifestó que hace cuatro años se viene teniendo problemas con el denominado “síndrome del vaneamiento repentino del cultivo” que ha bajado la productividad, por factores aún sin determinar. “Donde antes sacábamos 6 mil kilos, ahora solo llegamos a 4 mil kilos por ha”, lamentó.

Álvarez precisó que la inflación en los insumos, entre los cuales hay unos que han triplicado su valor, ha dificultado el cálculo de los costos de producción en esta cosecha, en la que hay expectativas en cuanto a un posible incremento en el precio del arroz, cuyo manejo agronómico también se ha visto impactado, por gastos adicionales relacionados a la reposición de equipos robados y pago de personal para redoblar la seguridad en las fincas.

El productor hizo un llamado para que se refuercen las actividades de investigación del circuito arrocero, en el que Asoportuguesa participa para producir nuevas variedades de semillas e incrementar la siembra que en este ciclo invierno llegó a 7.903 hectáreas, en las cuales el gremio se proyecta cosechar más de 35 millones de kilos.

“Asoportuguesa se enfoca en cubrir las necesidades en la medida de las posibilidades, tratando de mantener un seguimiento eficiente a la cosecha de maíz y arroz, a través de los técnicos agrícolas del gremio, que busca facilitar los recursos y herramientas para elevar la disponibilidad de materia prima y alimentos para los venezolanos, elevando también propuestas de seguridad y mejoramiento de las vías en las zonas rurales”, reza el despacho.

Dotación de semillas

El pasado jueves el presidente Nicolás Maduro, inició desde el estado Cojedes, la cosecha de cereales, como parte del Plan Nacional de Siembra. Desde allí, entregó a los productores 23.611 millones de bolívares para 26.519 hectáreas, para la producción de semillas de arroz, maíz blanco y de maíz amarillo.

El Mandatario ratificó que este plan será consolidado con proyectos pilotos agroproductivos, para construir una economía eficiente y superar el esquema del rentismo petrolero que hasta ahora rige en el país.

Fuente: El Mundo

Pin It on Pinterest

Share This