El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder,  manifestó su convencimiento de que la recuperación económica y social para superar la «enorme crisis» causada por la pandemia de coronavirus encontrará en la economía social y solidaria una de sus aportaciones más significativas.

«Nos ayudará a crear, no solo una nueva normalidad sino una normalidad mejor, más justa y sostenible», afirmó Ryder durante su intervención en la reunión de alto nivel sobre la economía social y solidaria en la Unión Europea, que se celebra este viernes en Toledo que, este 2020, es capital europea de la economía social.

El director general de la OIT señaló que espera que las conclusiones de esta conferencia sirvan para reafirmar el reconocimiento público de la economía social y solidaria y para promover el modelo de desarrollo económico, social y medioambiental que representa.

Un diagnóstico preocupante

Ryder lamentó el impacto que el covid-19 está teniendo en todo el mundo, con datos «cada vez más preocupantes» debido a una crisis que «puso el mundo del trabajo de rodillas, profundizando las desigualdades».

Explicó que la pérdida de horas de trabajo del segundo trimestre de este año -en pleno confinamiento por la ola de coronavirus- respecto al cuarto trimestre del 2019, se eleva al 17,3 %, lo que equivale a la pérdida de 494 millones de empleos a tiempo completo.

Cientos de miles de empresas cerraron y el deterioro de las condiciones de trabajo se ha traducido en una mayor desigualdad.

De igual manera, existe un aumento significativo de la pobreza que afecta más a los trabajadores más vulnerables como los jóvenes, las mujeres, los migrantes o los autónomos, ha apuntado el director de la OIT, quien ha añadido que, no obstante, también se está demostrando mayor resiliencia.

Fuente: Banca y Negocios

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN