Consecomercio aboga por implementar a un esquema donde se incorporen a la flexibilización ampliada los sectores de la economía que faltan, minoristas, restaurantes y hoteles, los más afectados

El presidente de la institución, Felipe Capozzolo señaló que el balance de esta etapa de flexibilización arroja que “se empiezan a ver algunos cambios, y un poco más de dinamización”.

Añadió que, lógicamente, son sectores que tienen que comenzar ahora de cero, mejorar sus capacidades, ver cómo están a nivel de capital y de crédito, empezar a trabajar de cero.

“Para este año es muy difícil tratar de cambiar las cosas, ya tenemos que pensar en el 2021 y esta flexibilización tiene que servir para impulsarnos. Ahora es fundamental que el esquema de intermitencia donde operamos una semana y la otra no, quede atrás”, aseguró.

 Destacó que “lo que realmente va a ayudar a estos comercios a salvar los empleos y la actividad comercial que al final es remunerativa para el Estado a través de los impuestos, es que haya continuidad y que podamos llegar a enero con un impulso para hacer unos números importantes el año que viene”.

Comentó que aún hay cosas por hacer. Venezuela está por reconstruir toda la capacidad del mercado interno y eso “se hará en la medida que podamos generar empleo”.

En este momento el país necesita mayor cantidad de producto hecho en Venezuela, facturado, manufacturado y comercializado aquí para que la gente pueda acceder a bienes y servicios de manera más efectiva.

“Para lograrlo debemos saltar ese esquema intermitente de una semana por una semana, ir a un sistema de continuidad y que se pueda trabajar todos los días”, aseveró Capozzolo.

La visión a largo plazo

El presidente de Consecomercio señaló que como gremio le pedirían al Gobierno que “cuidemos los canales de comunicación, que mejoraron este año. Que hagamos un esfuerzo conjunto para que se encuentre lo público y lo privado para buscar soluciones, una mayor participación del sector privado en la parte productiva”.

Expresó que esta apertura no es suficiente, “debemos ir a una total normalidad porque todo esquema de desequilibrio como una crisis económica o una cuarentena afectan a los más pequeños”.

Señaló que contrariamente a lo que se piensa, si se va a un esquema de continuidad los grandes ganadores serán los comercios pequeños, los emprendimientos pequeños.

Manifestó que de cara a la temporada decembrina la mayor parte de los sectores de la economía no se incorporaron al trabajo hasta la última flexibilización.

“Tenemos que ir a un esquema donde no se menciona sectores, de apertura total donde la variable de control sea prevención sanitaria, las medidas de bioseguridad”, dijo.

Todos por igual

El líder gremial agregó que “debemos ir a la incorporación de todo el comercio minorista, sin importar si es alimentos o no, todo lo que tienen que ver con restaurantes, cafés respetando el distanciamiento social, el aforo y las medidas de bioseguridad”.

“Los hoteles tienen ya que permitir que trabajen continuamente. Esos son los tres sectores más afectados de la pandemia y los grandes perdedores, sobre todo el comercio retail”, recalcó.

Capozzolo destacó que “tenemos que entender que la pandemia va a estar con nosotros todavía algún tiempo y contagiarse de COVID-19 puede ser una probabilidad en mayor o menor medida”.

Añadió que “si nos cuidamos y asumimos que tenemos que ir a un esquema de producción basado en medidas de bioseguridad y en el despertar de la conciencia ciudadana, donde cada comercio, industria y el Estado deben convertirse en medios de comunicación para despertar esa conciencia”.

Fuente: Descifrado

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN