El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Ronald Balza, aseguró que la pandemia ofrece una oportunidad de establecer reglas e innovar, reconociendo y compartiendo los beneficios de hacerlo.

Comunicar la importancia de la innovación, la organización y la interacción es un reto de gran significado para el liderazgo empresarial, para su acción conjunta con gremios, sindicatos, universidades, partidos y gobiernos, entre otras organizaciones que se diferencian entre sí pero que también comparten intereses.

Así lo planteó el economista durante el inicio del programa Escuela de Liderazgo Gremial de Fedecámaras, en el módulo “Economía Nacional”,

Allí enfatizó que es la innovación y no el petróleo lo que generará prosperidad.

En el marco de esta iniciativa de formación respaldada por la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Balza hizo un recorrido por la historia de la economía venezolana del siglo XX y lo que va del siglo XXI.

Explicó por qué el petróleo no nos hizo prósperos y por qué tampoco el dólar lo hará.

“En Venezuela no puede impulsarse el crecimiento distribuyendo dólares desde el gobierno, ni se puede aumentar el consumo eliminando la moneda nacional o controlando precios. Es necesaria la creación, sostenimiento y consolidación de empresas capaces de producir para participar en el comercio nacional e internacional. Esto requiere de organización y de innovación, de relaciones laborales estables y confiables, que hagan del aprender haciendo parte de las fortalezas empresariales”, expresó.

En ese sentido, el economista destacó que la pandemia ha ofrecido una oportunidad inesperada a los empresarios para replantear la discusión tradicional entre Estado y mercado.

La necesidad de conocer y tratar una enfermedad nueva, que interrumpe rutinas habituales bajo riesgo asimétrico de incapacidad y muerte, crea nuevas necesidades para coordinar esfuerzos entre países y dentro de cada país, establecer reglas e innovar reconociendo y compartiendo los costos y beneficios de hacerlo.

Además del módulo sobre “Economía Nacional” ofrecido en el Campus Virtual Empresarial Fedecámaras, Balza sostuvo un encuentro digital con los participantes del programa, durante el cual sostuvo la tesis de que en Venezuela existe un sistema que no implica la dolarización total de la economía.

Destacó como ejemplo el caso de la gasolina, la cual no está dolarizada ni sus precios se están vendiendo a precios internacionales, pues demostró a través de datos comparativos que el litro se encuentra a niveles muy por debajo de los que pagan los consumidores en los demás países.

Según Balza, el sistema que existe en Venezuela es incompleto, y es preferible completarlo en lugar de pretender dolarizar o desdolarizar plenamente la economía.

Lea también:

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN