El sector privado del estado Bolívar reacciona ante los saqueos en Upata. 

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) del estado Bolívar, condena el clima de violencia y anarquía que se vive en el estado, después de los saqueos que tuvieron lugar este jueves en el municipio Piar, en donde según la información suministrada por la Cámara de Comercio e Industrias del Municipio, hubo 1 fallecido, 33 detenidos y numerosos heridos.

Durante los saqueos, los ciudadanos se quejaron de la subida del precio del dólar paralelo y la consecuente alza en los precios de los productos, y culparon a los empresarios de esta situación.

“Nuestro llamado es al gobierno, para que no siga promoviendo la desesperación en los venezolanos. Culpan al sector privado cuando son ellos los responsables de generar políticas económicas. Es una receta desarrollada en diferentes oportunidades, que busca desligar al gobierno de la crisis”, declaró el presidente de Fedecámaras Bolívar, José Alfredo Olivo.

El gremio destacó que el aumento de precios es la consecuencia de la aplicación de políticas económicas incorrectas, en donde desde el Banco Central constantemente se emiten Bolívares inorgánicos y sin respaldo. Explican que desde el gobierno culpan al dólar paralelo, cuando la tasa formal, establecida por el gobierno, ha tenido un aumento en más de un 240% en cuestión de semanas, aumentando de 71.000 bs.S. por dólar, a 171.575 bs.S. por dólar.

De igual forma, en Fedecámaras ven con preocupación que mientras en otros países los gobiernos apoyan al sector productivo con financiamiento y la suspensión de obligaciones tributarias y legales, en Venezuela se imponen sin reconocer la situación irregular y las consecuencias negativas que tendrá a corto, mediano y largo plazo en el sector.

El sector privado ha venido alertando desde el inicio de la cuarentena que el panorama nacional, caracterizado por constantes reclamos sociales, producto de la falla en los servicios básicos estatizados y la desestabilidad económica, se vería agravado por la pandemia, de no tomarse las decisiones acertadas.

“El pasado mes de marzo, Fedecámaras se reunió con la vicepresidencia nacional y entregó un documento con propuestas a las cuales, hasta la fecha, no se les ha dado respuesta”, señaló Olivo.

A pesar de la falta de contestación por parte del Estado, el sector privado ha continuado sorteando las constantes trabas del Estado para poder continuar ofreciendo los bienes y servicios que demanda la población durante este periodo de cuarentena. Entre la escasez de gasolina, la limitada información con respecto al otorgamiento de salvoconductos para surtir combustible a los sectores primarios, las medidas unilaterales como la suspensión de los cánones de arrendamiento, y el incumplimiento del subsidio prometido por el presidente de la república, Nicolás Maduro, para el pago de nóminas, la situación es cada vez más cuesta arriba para los empresarios.

“En medio de un ambiente hostil, seguimos haciendo nuestro mejor esfuerzo, y estamos dando respuesta, pero necesitamos apoyo. Tanto con políticas económicas inclusivas, como con seguridad para los que, a pesar de las adversidades, mantenemos la Santamaría arriba”, destacó el presidente del gremio.

Para la federación, los saqueos son una situación que se venía gestando desde el inicio de la cuarentena y que se estaba anunciando desde el miércoles 22 de abril, cuando se presentaron los primeros conatos de saqueos en el país. Por esta razón, consideran vital que se refuercen los operativos de seguridad y solicitan a las fuerzas del Estado a mantenerse alerta, tanto en los comercios que asumen la responsabilidad de abrir, como con aquellos que acatan la cuarentena, para garantizar la paz y seguridad que “tanto necesitamos en estos momentos”.

Asimismo, hacen un llamado a los consumidores a creer en el sector económico del país, y a mantener la calma y la conducta cívica que caracteriza al pueblo venezolano, al tiempo que condena todo acto de violencia que solo conlleve a profundizar los niveles de pobreza y destrucción en el país y promueva el vandalismo.

Finalmente, reiteran su compromiso de realizar sus máximos esfuerzos para mantener los anaqueles abastecidos, pero para lograrlo, es indispensable que existan condiciones mínimas de seguridad y gobernabilidad, con un enfoque tripartito, en el que Estado, sector privado y trabajadores, trabajen de la mano para concertar una solución conjunta que nos permita hacer frente a esta pandemia y sus consecuencias económicas a nivel mundial.

Fuente: Fedecámaras Bolívar

COMPARTA ESTA PUBLICACIÓN