El primer vicepresidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno indicó que el 2018 inició extremadamente complicado para los empresarios, asegurando que es el resultado de la aplicación de una receta escrita en el Plan de la Patria. “Nos asombra que haya una hiperinflación que está comiéndose al venezolano y no exista ningún tipo de cambio (…) y continúe una testarudez ideológica de continuar en un proyecto por ostentar el poder, cuando sabemos que esto es inviable”, afirmó.

Tenemos 400 mil unidades menos en los últimos 18 años, con posibilidad de acelerar la caída en los próximos 12 meses. En el país no hay materia prima para procesar ni divisas para traer, lamentablemente estamos metidos en un problema muy serio que solo se resuelve con voluntad política, aseveró.

El interior del país no escapa de la angustia que se vive diariamente, los productores tienen prohibición de sacar sus productos del Estado, la cadena productiva está rota no solo en el procesamiento y mercado sino en el consumidor que no tiene capacidad de compra.

Este Gobierno tiene una voluntad de control social a través del hambre y la mengua, lo que significa “la depreciación de la moral del ser humano”.

Para el primer vicepresidente los problemas del país no solo se resuelven eliminando el Plan de la Patria o restaurando el hilo constitucional, se debe volver a un sistema de modelo económico y social distinto al que teníamos y Venezuela no ha vivido eso.

Pin It on Pinterest

Share This