El país vive la crisis económica y social más severa de toda su historia contemporánea, ocasionada por la aplicación de un modelo económico fracasado por parte del Gobierno Nacional, caracterizado por la aplicación de políticas públicas equivocadas, despilfarro de recursos y destrucción del aparato productivo, lo que ha llevado al país al camino de la hiperinflación, desabastecimiento, escasez y un deterioro de la calidad de vida de los venezolanos nunca antes experimentado.

El incremento de los precios que se observa actualmente, no viene dado por acciones especulativas, tal y como lo anuncia el Gobierno Nacional, sino que es consecuencia directa de la impresión de dinero inorgánico, excesiva regulación y controles, y de la ausencia de un mercado cambiario que permita al comerciante e industrial, el acceso oportuno a las divisas, entre otros. Vale la pena destacar, que es el Gobierno Nacional quien mantiene el monopolio de las divisas tan necesarias para la importación y producción de bienes y servicios en el país. Hoy en día, se cumplen más de tres (3) meses sin ningún tipo de subasta o asignación de divisas al aparato productivo nacional y/o comercial. De allí que la única manera de mantener los niveles de abastecimiento de cualquier rubro, aún restringido, es considerar en todo momento el costo de reposición del producto, ya que nadie puede vender algo que luego no pueda reponer. 

Vemos con preocupación las recientes acciones de la SUNDDE, que nuevamente coinciden con un evento electoral, las cuales obligan a los comercios que aún operan, a vender sus productos con descuentos importantes sin tomar en cuenta el mencionado costo de adquisición ni mucho menos el valor de reposición, lo que obligará a muchas empresas a cerrar sus puertas de manera definitiva, con la consiguiente eliminación de puestos de trabajo, y donde familias enteras perderán su sustento en medio de esta situación. 

De allí que la Cámara de Comercio de Maracaibo exige al Gobierno Nacional, la rectificación de las políticas públicas actuales, para de esta manera reactivar el aparato productivo nacional, como paso previo a la estabilidad económica y social, que permitan una recuperación paulatina de la calidad de vida de los ciudadanos. Asimismo, deben cesar de inmediato las acciones emprendidas por la SUNDDE contra el sector empresarial privado. De lo contrario, estas acciones puntuales, se traducirán en más empresas cerradas y menos empleos.

Pin It on Pinterest

Share This