El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga indicó que la deuda del Gobierno con los industriales para pagar a los proveedores extranjeros subió a 12 millardos de dólares en lo que va de año. 

Asimismo, aseguró que no se reanudarán los despachos de insumos hasta que se honre el compromiso.

“Desde la implementación del motor industrial hace seis meses no ha pasado nada. El Ejecutivo no ha implementado medidas para que se reactive la producción, por el contrario, la situación se ha agravado por lo crítico de los inventarios de materia prima”.
Según la encuesta cualitativa sobre actividad económica realizada el pasado miércoles 29 de junio, durante la celebración del Congreso Conindustria 2016, solo 10% de los empresarios aseguraron haber recibido dólares a través del sistema oficial de divisas complementarias Dicom, antes Simadi, mientras que apenas 2% obtuvo dólares al tipo de cambio protegido, Dipro.

Por ello, 75,4% de los industriales que respondieron la encuesta solicitan que “se establezca un tipo de cambio libre que permita garantizar el abastecimiento de bienes y servicios a la población de manera oportuna y también mantener y aumentar el empleo en el país”.

El empresario lamentó que las industrias estuvieran produciendo a 36% de su capacidad al cierre del primer trimestre del año, de acuerdo con los resultados del estudio. Mencionó que otro factor que afecta es la caída del poder adquisitivo del venezolano. Dijo que todos los productos han subido tanto de precio que los consumidores no tienen posibilidades de adquirir bienes que no sean para satisfacer la necesidad de alimentación.

A pesar del entorno los industriales son optimistas. “Hay una expectativa de cambio en el país debido a la incapacidad del Ejecutivo para manejar la economía. Es tan obvio el fracaso que tiene que venir un cambio”.

Construir viviendas en segundo plano

“El motor construcción está desactivado. Desde hace tres meses no se reúnen los representantes del gobierno con los de la Cámara Inmobiliaria o de la Construcción. No nos han vuelto a convocar”, aseguró Carlos González, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela.

Asimismo, contó que se realizaron cinco reuniones de trabajo en materia de vivienda con varios viceministros, las cámaras y la banca en las que se plantearon básicamente nuevos esquemas de financiamiento para la adquisición de inmuebles. Sin embargo, no fueron implementados.

 “Las decisiones que se han tomado respecto a los límites de financiamiento para la banca por cartera obligatoria y por el Fondo de Ahorro Obligatorio para Vivienda, no obedecen a los planteamientos que realizamos”.

De igual manera, indicó que el Ejecutivo decidió aumentar de 500 mil a 1,7 millones de bolívares el crédito que otorgan las entidades bancarias por la cartera obligatoria, pero el monto es insuficiente para adquirir una vivienda. “La cifra no responde a los intereses de los constructores. Lo que se hizo fue correr la arruga porque los precios están divorciados de la realidad”.

Fuente: Globovisión

Pin It on Pinterest

Share This