El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez aseguró que el aumentó realizado por el ejecutivo nacional tendrá un impacto negativo, “nuevamente el gobierno insiste en imponer su criterio en todo lo que rige en materia salarial incumpliendo el convenio 144 de la OIT”.

Expresó que las medidas de aumento no vienen acompañados de forma estructural por lo que al final tenderá a diluirse. “En el horizonte es de cuatro meses se pierde el poder adquisitivo y el impacto sobre las pequeñas y medianas empresas es fuerte y se puede convertir en cierre de empresas y perdidas de empleos”.

En entrevista al programa A Tiempo de Unión Radio, indicó  sobre los pasivos laborales, que “hay un problema que es susceptible de revisión, con estas inflaciones como se diluyen las prestaciones y cuando te jubilas no tienes el poder adquisitivo. Nos estamos dando cuenta de la desaceleración del salario, se aumenta el bono de alimentación que no incide en las prestaciones sociales”.

Martínez explicó que se debe apuntar a las medidas económicas que estabilicen y no “políticas de guerra”. “En tres cuatro meses se nos diluye el sueldo y no terminamos de solucionar el problema de la inflación, como los 2,4 millones de empleados aumentan el déficit fiscal emitiendo el dinero inorgánico”.

Indicó que muchos empresarios llegarán a la penosa decisión de tener que cerrar sus negocios y esto conllevará a la pérdida de puestos de trabajo “En un régimen de prestaciones sociales donde no se consulta a los empresarios y trabajadores y se incumplen los convenios internacionales es donde probablemente están las causas y el origen de los problemas”, hasta que el Gobierno no tome la decisión y convoque el dialogo tripartita no se logrará un diseño de régimen laboral estable.

El diálogo está lejano

El representante de Fedecámaras dijo respecto al diálogo que está lejano “la confrontación política esta llevando al país por un despeñadero económico”.

Resaltó que Venezuela está viviendo el peor momento.“Si hay una severa crisis que está en la puerta de ser una crisis humanitaria, probablemente el embajador (Rafael Ramírez) lo ve tranquilito desde su casa. Es necesario que escuchen al pueblo, que vayan a Valera donde la gente duerme en las calles para esperar por un ticket -conocido como la lotería del hambre-  que les permite comprar la comida disponible”, explicó.

Martínez dijo que la apertura peatonal de la frontera no soluciona la situación, porque es una frontera integrada económico, social y familiarmente. Hay que solucionar los problemas que incluso son familiares”.

Para que las medidas en la frontera sean ganancia para Venezuela, “la única manera es generar confianza y que existan instituciones fuertes. Mientras eso no exista perdemos empleos y libertades económicas”.

Fuente: Unión Radio

Pin It on Pinterest

Share This