El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Francisco Martínez, manifestó este lunes que hasta tanto no se solucione el “problema político” que atraviesa el país, será difícil solventar el problema estructural en materia económica.

En ese sentido, señaló, durante una entrevista al periodista Carlos Fernández del Noticiero Televen, que es necesario incentivar la producción nacional, así como también generar la confianza de inversionistas nacionales y extranjeros, para reactivar la economía.

“Mientras tanto no incentives la producción de lo hecho en Venezuela, va a ser difícil que nosotros podamos llenar los anaqueles, va a ser siempre un problema que va a tener que estar manejado con una coyuntura y un nivel de estrés sobre la población que realmente es preocupante”, indicó.

Martínez, además, expresó que a través de la iniciativa gubernamental denominada Gran Misión Abastecimiento Seguro y Soberano (Gmass) creada el 11 de julio de este año, se están realizando algunas “acciones interesantes” que pudieran tener “algún resultado”, aunque no ofreció detalles adicionales, sin embargo expresó que son propuestas “equivocadas”.

“El ejército venezolano no está capacitado, sino para la defensa de la soberanía del país y la seguridad de las personas y de los bienes. Por supuesto que a nosotros eso nos hace un poco de ruido”, afirmó.

Para Martínez, la solución está centrada en incentivar la producción de bienes y servicios que permitan generar “empleo y condiciones de trabajo decentes, que también tenga la posibilidad de generación de esa riqueza necesaria en los países para pagar salarios dignos a la familia venezolana (…)”, más a allá de realizar importaciones y tratar de controlar los procesos de distribución en Venezuela, al referirse al Estado.

El empresario, igualmente, consideró que para volver al equilibro en Venezuela, una de las posibilidades es “un cambio de gobierno” o que “el gobierno cambie de actitud”, aunque calificó esto último como una utopía.

Fuente: El Universal 

Pin It on Pinterest

Share This