Mientras la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, rechazó el pronunciamiento de los países fundadores de Mercosur quienes anunciaron que asumían la presidencia pro témpore del bloque hasta que Venezuela ratifique los acuerdos de los tratados, el presidente de Fedeindustria, Orlando Camacho, subrayó que los empresarios del país, están en la disposición de fortalecer la integración con el Mercosur para “buscar nuevos mercados y llevar sus productos”.

En su opinión, “el Gobierno Nacional está tomando sus propias recomendaciones, y buscará cómo mejorar el acercamiento de productos para la exportación” hacia el bloque.

Recordó que Fedeindustria está presente en la Mesa Sociolaboral del Mercosur, a través del Ministerio del Trabajo. “Hemos trabajado fuertemente en, los beneficios de los trabajadores, que se están homologando con el Mercosur”.

Poco impacto

El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, comentó que la decisión del Mercosur no tendrá impacto en las empresas venezolanas por la poca participación en el bloque económico regional.

Reiteró “la incidencia ahora es realmente poca, pero sería lamentable que Venezuela pierda la gran oportunidad de poder participar en un mercado tan importante e interesante como Mercosur”.

Exhortó al Gobierno Nacional a cumplir la normativa del bloque y crear condiciones para la inversión nacional y extranjera para hacer viable las exportaciones hacia los países integrantes del Mercado Común del Sur.

Considera que las “empresas venezolanas no tienen la fortaleza para tener las condiciones de competitividad, de intervenir en mercados tan agresivos como el Mercosur”.

Agregó que el impasse solo tendría un impacto solo en las importaciones de empresas que han realizado operaciones comerciales en los países miembros de la entidad supranacional.

Por su parte, la presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, considera que el impacto es poco y la normativa de esta unión debe ser aprobada por la Asamblea Nacional.

“El Mercosur tiene que ser aceptado por el Parlamento. La decisión de los países fundadores no nos afecta comercialmente, porque no tenemos como competir”, dijo Ramos.

Indicó que hubo una publicación tardía de la normativa en el país. Destacó que “para que una comunidad funcione tienen que ser decisiones multilaterales, deben participar Ejecutivo, el Legislativo, sector comercial o productor de acuerdo con las negociaciones a realizar. Considera que el país debió permanecer en la Comunidad Andina de Naciones porque eran “nuestros aliados estratégicos”

Fuente: El Universal 

Pin It on Pinterest

Share This