Ricardo Berríos presidente de Fedecámaras Trujillo, indicó que el estado está declarado en emergencia no solo por las fallas en los servicios públicos, sino por el respaldo cero que han tenido los empresarios y comerciantes por parte de la gobernación.

En la actualidad solo un 35% de los comercios en la entidad están abiertos, incluso algunos, desde Enero no abren sus santas marías “ha habido una destrucción paulatina de la actividad comercial (…) en la agroindustria se está trabajando en un 30% (…) más del 80% del sector ferretero en Trujillo ha cerrado y más de 10.000 negocios en el área comercial han desaparecido, muchos de ellos se fueron a la informalidad”.

El también exdirector de Consecomercio, informó que en el área agrícola, de 88.000 hectáreas que estaban productivas en 1998, hoy apenas están sembradas 12.000 hectáreas “estamos en actividad caótica en todas las áreas y nos han catalogado en un estado de emergencia y nos somos el principal estado que está contribuyendo a la diáspora, de Trujillo salen aproximadamente 70 autobuses semanales de personas que migran a otros países”.  

Cuestionó el aumento de los impuestos municipales, la Ley de Impuestos a Grandes Patrimonios, nuevo marco legal de registro de empresa “ha sido una sumatoria que ha cavado la tumba de los emprendimientos (…) el Estado está cercenando la libertad de que las personas puedan valerse por sí mismos”.

Berríos denunció que nuevamente se está experimentando cortes eléctricos no programados por lo que han tenido que realizar una readaptación ante la crisis “los comerciantes aprovechan las pocas horas con el servicio para trabajar y producir”.

Indicó que la comunicación ha sido nula con el gobierno Henry Rangel Silva “es un gobierno que no oye y que está de espalda del sector productivo”.

Concluyó que hasta que no haya una modificación de este marco jurídico no va a ser posible reactivar la actividad emprendedora del país.

Fuente: Fedecámaras Radio

Pin It on Pinterest

Share This