Venezuela atraviesa por la peor crisis económica, social y política de su historia moderna. Los servicios públicos básicos, tales como el agua, el servicio eléctrico, transporte, vialidad y alumbrado público, comunicaciones y seguridad, entre otros, funcionan con grandes limitaciones, afectando la calidad de vida del ciudadano común.

Todos los exhortos hechos a las autoridades para la rectificación de las políticas públicas, no han sido tomados en cuenta. Más aún, se profundiza la crisis llevando adelante un modelo que ha deteriorado al sector productivo nacional y sacrificado puestos de trabajo.

Maracaibo no es la excepción. Ahora vemos con gran preocupación como la Alcaldía de Maracaibo y el Concejo Municipal, buscan resolver los problemas de la ciudad mediante el aumento de los impuestos municipales, para lo cual aprueban una ordenanza con tasas tan elevadas que ponen en entredicho la continuidad de muchas empresas. En este momento de crisis económica sin precedentes, en donde el sector privado hace todo lo posible por mantenerse operativo, un aumento de los impuestos solo conducirá al cierre de más establecimientos comerciales, industriales y de servicios, con la consiguiente pérdida de empleos.

Aunado a ello, las notificaciones de expropiaciones anunciadas en días recientes, siguen afectando la seguridad jurídica. Tanto el respeto a la propiedad privada como la confianza del empresariado, son factores indispensables para iniciar nuevas actividades o continuar con las actuales. Es necesario el fortalecimiento del estado de derecho y cumplimiento de las leyes y sus procesos.

De allí que se hace necesario que el sector público y privado se reúnan para buscar las soluciones más adecuadas que permitan salir de esta crisis. Empresas prósperas son entes que tributan, y a mayor tributación, mayor cantidad de ingresos tendrá la Alcaldía para desarrollar proyectos requeridos para las comunidades, sin necesidad de un aumento en las tasas y sin comprometer el empleo.

Sin embargo, esto solo no basta. El financiamiento de los proyectos de la Alcaldía mediante la tributación es solo una variable más de la ecuación, la cual se complementa con una planificación eficiente y personal capacitado. Asimismo, los grandes proyectos de infraestructura local pueden ser financiados en condiciones especiales mediante los organismos multilaterales de la región.

Solo a través de políticas públicas orientadas a una economía de libre mercado y con seguridad jurídica, tendremos las condiciones requeridas para una economía estable y la confianza necesaria para la inversión en el sector público y en el sector privado.

Fuente: Cámara de Comercio de Maracaibo

Pin It on Pinterest

Share This