Venezuela posee una de las reservas de oro más grandes del mundo, sin embargo, esto no le vale de nada para salir de la crisis económica que actualmente está atravesando, y mucho menos luego de que tanto Estados Unidos como la Unión Europea, le hayan impuesto sanciones que le impiden negociar dicho oro en los distintos mercados internacionales.

Las sanciones impuestas por la comunidad internacional tienen su origen principalmente el desconocimiento de ”quienes están produciendo el oro o cómo lo están produciendo”, informó el presidente de la Cámara de Minería de Venezuela (Camiven) Luis Rojas, debido a que la zona “al estar tomada por paramilitares, pranes y guerrilleros y donde además hay masacres por lo menos una vez al mes”, la convierte en una zona en donde se produce “oro de sangre”, caso muy parecido al de los diamantes de sangre en África.

En este sentido, al no haber transparencia alguna con los métodos o mecanismos de producción o si quiera de las empresas que hacen vida en el arco minero del país evidentemente son sancionados, “todos los mercados internacionales y las personas que hacen vida en ellos son muy transparentes, mientras que las personas que operan en el arco no lo son”, explicó Rojas en el programa “Mesa de Análisis”.

Asimismo, el presidente de Camiven aseveró que “desde hace unos 10 años al país no vienen expertos internacionales para validar el oro”, todo debido a que no existe una producción sumamente seria y transparente que permita el interés y por ende la llegada al país del personal necesario para realizar todos los procesos de validación del oro, exploración, perforaciones, trabajo en campo y certificación del mismo trabajo.

Por otra parte, al no necesitar una certificación ni una validación necesaria para la extracción y producción de minerales en el arco minero, las personas o “pequeñas empresas” que hacen vida en el mismo poco se preocupan en realizar en algo que muchos expertos, protectores del medio ambiente y gobernantes han destacado, “la minería ecológica”, con la cual, al terminar los trabajos de minería en cualquier sitio se puede recuperar el área.

“Cualquier actividad en la que intervenga la mano del ser humano tiene un impacto ambiental, la minería al realizarse en sitios remotos debe hacerse de manera ordenada con las políticas ambientales para que también el área afectad se recupere”, puntualizó Rojas, pero claro está, todo dependerá de la fragilidad del área. “Existen áreas en las que dejaron de trabajar hace 20 años y no están recuperadas del todo”, añadió.

Fuente: Fedecámaras Radio

Pin It on Pinterest

Share This