El presidente de Fedecámaras Zulia, Ricardo Acosta, aseguró que la Ley de Impulso a la Producción Agroalimentaria Urbana, peri urbana y rural, aprobada el pasado jueves por el Consejo Legislativo del Estado Zulia (Clez), no generará beneficios en el corto plazo para la comunidad y empresarios regionales.

En exclusiva para Fedecámaras Radio, Acosta manifestó que la aludida normativa jurídica representa un regreso a la propuesta de suplir la falta de producción nacional mediante la implementación de “gallineros verticales” en zonas urbanas.

“Es una ley con vicios comunistas. No vemos beneficio para la comunidad y los empresarios”, afirmó. “Es vergonzoso el trabajo que está haciendo el Clez en estos momentos, quienes deben ser contralores y vigilantes de los recursos del estado”, expresó.

Una posición similar manifiesta la Cámara de Comercio de Maracaibo. Para el presidente de la institución, Ezio Angelini, la Ley de Impulso a la Producción Agroalimentaria Urbana, es un “refrito” de marcos jurídicos ya implementados por el ejecutivo nacional sin resultados favorables en los últimos 20 años.

“Como vamos a sembrar en la ciudad si no lo podemos hacer en el campo, que es donde tenemos que hacerlo. Hay que generar soluciones para el problema de la electricidad que no permite producir ni desarrollar normalmente las actividades comerciales” destacó.

“Tenemos una tormenta perfecta, más del 50 por ciento de las Santamarías del municipio Baralt están abajo. Ciudad Ojeda parece un pueblo fantasma” dijo

De igual manera, Angelini advirtió la profundización de la migración interna hacia la capital si no se atiende con celeridad crítica situación por la que atraviesan los servicios públicos.

El desconocimiento de los productores

Al ser consultado sobre los posibles alcances de la normativa aprobada por el Clez, el productor agropecuario y presidente de la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago, Gerardo Ávila, manifestó no conocer los detalles del texto jurídico, al tiempo que calificó la situación del campo zuliano como crítica.

Para Ávila, los constantes corte eléctricos no solo han mermado la producción de lácteos sino que amenazan la operatividad de los equipos y maquinarias que todavía siguen funcionando. Para el empresario, la solución a la situación energética no debe encontrarse por  la adquisición de una planta particular.

“Los equipos de las bombas sumergibles y refrigeración son afectadas por la inconstancia en el flujo eléctrico”, dijo. En Machiques, por ejemplo, se afectó la producción de leche en un 70 % por lo que se tuvo que proceder a hacer queso artesanal y por eso hubo sobreproducción en el mes de junio y julio”, detalló.

Gerardo Ávila denunció que están en riesgo los métodos de inseminación artificial ya que uno de los insumos necesarios para preservar el esperma de los toros, el nitrógeno líquido no se consigue y cuando aparece, cuesta 5 veces lo que cuesta en el exterior.

“Una finca que tiene 30 años inseminando su ganado puede dejar de hacerlo y volver a los métodos ancestrales de reproducción del ganado”, aseguró.

Fuente: Fedecámaras Radio

Pin It on Pinterest

Share This