Consecomercio repudia el amedrentamiento con prisión, hecho público contra nuestro ex Director y actual presidente de Fedecámaras Zulia, Franco Cafoncelli, por parte del Alcalde de Maracaibo, Willy Casanova y del secretario de la Gobernación del estado Zulia, Lisandro Cabello, por supuestamente “promover el impago” de los impuestos correspondientes a la nueva Ordenanza Municipal de las actividades económicas comerciales, industriales y de servicios en el Municipio Maracaibo, dictada por la mencionada Alcaldía en el mes de diciembre de 2018.

Consecomercio, gremio que agrupa a Comerciantes y Prestadores de Servicios, promueve entre sus agremiados la libertad y la libre empresa, contemplando en sus postulados la obligación de alertar y/o denunciar toda medida que ponga en peligro la sostenibilidad empresarial, el desarrollo y la diversificación de la economía nacional, estatal y municipal, basado en el “sistema de la empresa privada y de la libre iniciativa, dentro de un orden jurídico que proclame, garantice y respete los derechos humanos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el marco de la defensa de la propiedad privada”, conforme a lo previsto en sus Estatutos. 

Consecomercio y sus afiliados: Cámaras de Comercio y Asociaciones de Comerciantes y Prestadores de Servicios presentes a lo largo y ancho de todo el país, exigen tanto al Alcalde de Maracaibo como al Secretario de Gobierno del Zulia, el cese del hostigamiento que vienen manifestando contra el gremio empresarial Zuliano, toda vez, que somos un gremio cumplidores con el ordenamiento jurídico vigente, manteniéndonos apegados a lo que dicta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. 

Consideramos que, al expresar nuestro descontento y el impacto de la medida planteada sobre el sector empresarial, los líderes gremiales, están cumpliendo democráticamente con la defensa del sector y muy por el contrario no están promoviendo y menos incumpliendo o llamando al desacato de las leyes u obligaciones vigentes.

Desde Consecomercio Repudiamos el amedrentamiento por parte de las autoridades regionales a los líderes gremiales y empresarios zulianos, quienes a pesar de la grave situación económica que vive el país, siguen haciendo sus mayores esfuerzos por mantener sus puertas abiertas, generando y produciendo los bienes y servicios que requiere la población.

Venezuela nos necesita a todos, y sobre todo, necesita un marco regulatorio justo y medidas económicas consensuadas, que generen la confianza necesaria, reglas claras y bases sólidas para atraer inversiones nacionales e internacionales que garanticen la promoción e impulso de la producción nacional, y así, evitar un mayor deterioro de la economía, sobremanera del sector Comercial quienes constituyen el proveedor de bienes y servicios, el cual trabaja día a día en procura del bienestar de las familias venezolanas.

Fuente: Consecomercio

Pin It on Pinterest

Share This