Después de asistir a las tres audiencias convocadas en Ginebra por la Comisión de Investigación (Encuesta) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se acordó una visita de campo a Venezuela, que en teoría está aceptada por el gobierno de Nicolás Maduro, para la segunda quincena de julio con el objetivo de validar temas que ellos consideren necesarios.

En la reunión participó un representante del estado venezolano, miembros de Fedecámaras y trabajadores, ahí se expuso el incumplimiento de diferentes convenios que rigen la aprobación del salario mínimo de forma tripartita, la persecución, intimidación y ataque a gremios y la forma en que se aprueban las leyes.

La contra argumentación del estado, a juicio de Larrazábal, fue la misma que ha dicho en otras oportunidades, la actuación de Fedecámaras en el año 2002, “que Fedecámaras apoyó el paro petrolero, hechos que se generaron hace 18 años por quien presidía la organización y lo sacan como si fuera un pecado capital”.

Adelantó que luego que la Misión visite Venezuela emitirá un informe y lo presentará al Consejo de Administración de la OIT donde saldrán recomendaciones con fechas de cumplimiento. “La dificultad que tiene Maduro en este momento para un proceso de este tipo es que a la OIT no se le puede achacar que es un organismo del imperio o que es controlado por la Unión Europea porque es un organismo tripartito donde lo controlan los trabajadores y están 187 países del mundo, sus gobiernos, sus trabajadores y sus empresarios y todos coincidieron que era necesario abrir una investigación en el caso venezolano”.

Larrazábal catalogó de contradictorio que un “presidente obrero” se niegue a cumplir los convenios que diga una organización obrera.

Aumento de salario de forma tripartita

La máxima autoridad de Fedecámaras indicó que el último aumento salarial fue anunciado por redes sociales, “esto es tan informal (…) no hay diálogo tripartito y tampoco se anuncia oficialmente, fue un aumento que no representa un incremento en la capacidad de compra del venezolano”, además criticó que el aumento apenas representa $7 al mes, cuando las Naciones Unidas establece que $30 al mes es un salario de pobreza “no tener diálogo tripartito ha hecho es pulverizar el valor del salario”.

A su juicio, se debe establecer políticas que permitan tener más oferta y demanda.

Mesas de cambio

El presidente de Fedecámaras, indicó que el gobierno toma medidas muy tarde, porque desde hace tiempo le están solicitando que se libere el control cambiario y ahorita no pasó. “En las mesas de cambio no hay oferta, ayer comenzó de manera tímida y ante la desesperación, el gobierno se ha visto en la necesidad de implementar medidas, pero la primordial es recuperar la confianza en el empresariado”.

A su juicio, las mesas de cambio no tendrán ningún efecto, mientras no se implementen otras medidas que estén acompañadas de una salida democrática para rescatar la seguridad jurídica.

Fuente: Fedecámaras Radio 

Pin It on Pinterest

Share This