El 10% de los productos del campo que son transportados al resto del país desde el estado Táchira se queda en puntos de control y alcabalas, denunció Leonardo Figueroa, presidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira. En los primeros, policías y militares obligan a los choferes a dejar el porcentaje señalado para permitirles seguir su camino, y en la segunda los irregulares que operan en las zonas rurales aplican la misma acción o de lo contrario devuelven al conductor o le hacen otras amenazas.

“Muchas veces en las alcabalas irregulares nos matraquean o extorsionan. Si un camión de ganado lo detienen en una alcabala por muchas horas se corre el riesgo de que mueran los animales”, dijo.

En los puntos de control y alcabalas oficiales los transportistas deben dejar varias unidades de leche, queso y carne, incluso las reses en pie, para seguir camino. “Pese a tener los permisos requeridos para la movilización, estos papeles son objetados por los uniformados”, añadió.

En la reciente celebración de los 408 años del Santo Cristo de La Grita, el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, exigió a los militares y policías respetar a los ferieros o transportadores de frutas y hortalizas cuando trasladan la carga al resto del país. “No puede ser que en cada alcabala, en cada puesto de control de esos que inventan a cada rato, tengan que bajarse de la mula”.

Pin It on Pinterest

Share This