El primer vicepresidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, aseguró este lunes que la empresa privada se esfuerza por mejorar la calidad de vida de sus trabajadores pese a la actual crisis económica que vive el país; sin embargo, destacó que no hay políticas públicas, incentivos ni mejoras para que haya una competitividad de productos por la escasez que hay.

“El consumidor necesita que haya competencias y pueda escoger el producto que quiera, pero lo que estamos viendo hoy es el mono producto, cada vez hay más escasez, que no se ve más aguda por el monto del salario y el poder adquisitivo que cada vez es menor. Todavía hay ciertos productos pero no porque haya mayor producción o adquisición sino porque cada vez la gente tiene menos capacidad de compra”, resaltó en el programa A tiempo transmitido por Unión Radio.

En ese sentido, afirmó que el salario de los trabajadores no pueden ser una reserva legal del Presidente de la República “tiene que ser un procedimiento entre el sector público, sector privado y trabajadores, enmarcado en unas políticas monetarias, tributarias, fiscales y políticas cambiarias que hagan de la macroeconomía una estrategia positiva”.

Con respecto a la reestructuración de la deuda aseguró que el Gobierno acudió a ello por los “graves problemas” que existen en la economía venezolana.

No existe diálogo entre Gobierno y sector empresarial

Cusanno, advirtió que no hay diálogo entre las empresas y el Gobierno porque para eso debe haber un intercambio de ideas, así como buscar puntos de equilibrio “para tener conclusiones que se transformen en soluciones, pero no hay voluntad política de reconocer cuál es la causa de los problemas en Venezuela, porque le dan prioridad a los temas ideológicos y no en buscar soluciones sustentables en el tiempo”.

Sugirió que así como se aumentan los salarios y se decreta la reestructuración de bonos, “se debe decretar que Venezuela necesita una ayuda humanitaria”. Al mismo tiempo, acotó que para el año 2018 es inviable recuperar la producción ya que no están dadas las condiciones para ello.

Subrayó que el sector agrario tiene tres años que no recibe un dólar oficial para repuestos y mantenimientos de su maquinaria. “Están planteando que será más fácil volver a la mano de obra de machete para limpiar y sembrar con el talento y la fuerza del hombre. Eso es volver 70 años atrás”, criticó.

El primer vicepresidente del gremio empresarial reveló que desde el año 1998 han desaparecido 600 mil empresas, lo que ha hecho que aumente la economía informal. Lamentó que el freno para el emprendimiento ciudadano derive del exceso de controles y unos procedimientos que se traducen “en una devaluación asombrosa”.

La solución inmediata a la crisis es recibir ayuda humanitaria

Aseguró que mientras el Gobierno no admita la crisis por la que pasa el país, no acepte ayuda humanitaria y no se plantee acudir a los mecanismos multilaterales de la banca mundial para la recapitalización, adecuación de las industrias nacionales, se debe tener un nivel de importación que equiparen las medidas y se eleve la producción.

“Las leyes no deben ser estructuradas en una génesis de sancionar sino de incentivar, que haya un ambiente de confiabilidad, coherencia en los niveles de poder en el sector público, que haya separación de poderes que los empresarios puedan acudir al sistema judicial y puedan tener confianza en él”, añadió.

Asimismo insistió que se deben solucionar los problemas de alimentación y medicinas que atraviesa el país, y para él, en estos momentos la solución es la ayuda humanitaria.

Fuente: El Universal

Pin It on Pinterest

Share This