El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, aseguró que mientras el modelo de controles que rige a la economía siga vigente, “es imposible que algún empresario invierta divisas en el mercado cambiario venezolano. Incluso el que tenga la mejor de las intenciones de romper su cochinito en dólares como dice el gobierno, puede confiar en un sistema altamente discrecional y poco transparente”.

El dirigente empresarial advirtió, en conversación con Analítica, que desde el nueve de marzo se espera que el Banco Central o el Centro Nacional de Comercio Exterior- Cencoex- publiquen el convenio cambiario que canjearía el “dólar Simadi” por el “dólar complementario” o Dicom que se supone sería el marcador de precios en la economía.

Esta solicitud del sector privado al parecer, sería respondida por el gobierno pues ayer domingo el vicepresidente de economía productiva, Miguel Pérez Abad, aseguró que pronto habría un esquema único de divisas. Esto explicaría el porque el dólar paralelo ha caído sostenidamente, desde mil 100 bolívares por dólar, a 900. De hecho, algunas operaciones de grandes cantidades de dólares se han transado en tasas cercanas a los 840 bolívares por dólar. Entretanto, el llamado dólar simadi se acerca a los 530 bolívares.

Esta convergencia estaría cercana a los 600 bolívares por dólar. Así lo han estimado y calculado analistas de mercado.

“Las autoridades aseguraron que en un tiempo no más allá de un mes, el Simadi desaparecería y que la compra y venta de divisas iba a ser libre, bajo ciertos esquemas de regulación, como en cualquier país del mundo. El tiempo ha pasado y nadie logra desenmarañar lo que el gobierno quiere hacer con los dólares, además de lo descrito está el tipo de cambio protegido, el Dipro, a diez bolívares por dólar, que nadie sabe a quién y cómo se lo dan. Todo pasa por una oficina en un ministerio, de la manera más opaca posible”.

Insistió Martínez en que ante este panorama la desconfianza aumenta “y sin certezas de que se puedan negociar libremente capitales en dólares es poco probable que un inversionista nacional o internacional vea al Dicom como una alternativa de inversión razonable”.

Otro elemento que no está claro es cómo y bajo qué condiciones se inyectarían dólares a las subastas diarias del Dicom, advirtió el empresario que “el único actor de peso en la venta de divisas es Petróleos de Venezuela, no hay nuevas formas de transar la moneda extranjera. Lo que se hizo hace dos meses es lo mismo de los últimos 13 o 14 años pero con diferente nombre”.

Fuente: Analítica

Pin It on Pinterest

Share This