El turismo es uno de los sectores que se vio afectado por el cierre de la frontera colombo-venezolana. Luego de una disminución de 30% en la ocupación hotelera en los estados que más frecuentan los ciudadanos colombianos, se espera una recuperación de 50% para el cierre del año.

José Antonio Yapur, presidente de Conseturismo, aún desconoce cómo va a funcionar el tema de la frontera para el sector, porque todavía hay muchas limitaciones, pero que a medida que la línea fronteriza se vaya reactivando será muy importante para el sector turístico venezolano.

“Es necesario recuperar la confianza del colombiano, si se llega a ejecutar una reapertura completa, para finales del mes de diciembre se podría recuperar más de la mitad, mientras que para mayo del próximo año quizás podamos alcanzar los mismos niveles de ocupación que en años anteriores”.

Yapur recordó que Colombia ha sido el principal mercado de turistas para Venezuela en los últimos ocho años. Entre 1.200 a 1.500 colombianos traspasaban semanalmente la frontera hacia Venezuela antes del cierre de la frontera y desde Táchira viajaban hacia varios destinos del país como la isla de Margarita, Falcón, Mérida, Trujillo y Zulia.

“La reapertura es tan importante para Táchira, Zulia y Mérida como para Nueva Esparta en cuanto al tema del movimiento turístico, pero todavía no está claro cuál será el mecanismo para las personas que vienen al país a quedarse por más tiempo”, indicó Yapur.

Dante Salvatorelli, presidente de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (Avavit), coincide en que el estado Táchira depende mucho del ingreso de colombianos a través de la frontera y “que poco a poco se irá reactivando, pero falta mucho para una total reactivación del sector turístico”.

A pesar de la apertura del paso fronterizo, agencias de turismo colombianas aún ven con cautela la promoción de Venezuela como destino turístico. Sostienen que la inseguridad personal es un factor determinante en este tema.

El ex presidente de Fedecámaras Táchira y actual asesor de temas fronterizos de Consecomercio, José Rozo, dijo que existen muchas limitaciones en el sector hotelero nacional para garantizar un buen servicio al turista, como la escasez y la inseguridad.

“Falta mucho para crear nuevamente las condiciones idóneas en la llamada industria sin chimenea”.

El presidente de Avavit recalcó además que se redujo de manera significativa la demanda a través de las líneas aéreas. “Hay que recordar que no todos cuentan con los dólares necesarios para adquirir los pasajes ni cuentan con tarjetas de crédito internacionales. Es razonable que las agencias de viajes en Colombia estén a la expectativa”.

Indicó Rozo que el sector más afectado en Táchira es el turismo porque es frontera con dos importantes departamento colombianos: el Norte de Santander con más de un millón de habitantes y Santander con 3 millones de ciudadanos, aproximadamente, los cuales muchos de ellos viajaban todos los fines de semana antes del cierre.

“Debemos recalcar que lo que existe hasta ahora es la apertura de un paso peatonal en la frontera, como una especie de canal humanitario para que los venezolanos puedan comprar alimentos y medicinas en Colombia. Los venezolanos tienen que llenar una planilla que les permite estar al otro lado de la frontera por pocas horas. Insistimos en que se abra la frontera plenamente”.

Los gobiernos de Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro acordaron reactivar el tránsito de vehículos de carga pesada para el 26 de agosto y posteriormente se decidirá cuándo se permitirá el paso de los vehículos particulares y de transporte público.

Lo que sí acota Rozo es que en los hoteles y posadas del estado Táchira ha habido un incremento de la demanda debido al traslado de venezolanos de otras ciudades del país hacia la frontera. “Espero que para finales de año se observe una mejora en la ocupación hotelera pero por turistas colombianos”.

Fuente: El Estímulo

Pin It on Pinterest

Share This