Así lo dio a conocer el Consejo de Coordinación Agropecuario del Estado Lara, en la voz de su director ejecutivo, Fernando Deibis, quien se hizo acompañar del presidente de Fedecámaras en la región, Alberto Gámez, así como de los presidentes de varias asociaciones de productores de la entidad.

La anarquía, inseguridad e impunidad reinante en los campos larenses han hecho que el trabajo de los productores agropecuarios se convierta en una verdadera odisea. En la región se ha dado un aumento delincuencial alarmante que, en conjunto con la desatención gubernamental, se traduce en el crecimiento del número de casos de abigeato y robos de implementos de trabajo en los últimos días.

“¿Con qué estímulo trabaja el productor? Si además de la inseguridad jurídica, tiene que lidiar con la inseguridad personal”, dijo.

Denunció el caso más reciente y escandaloso que se presentó hace días en Manzanita, Simón Planas, en donde el productor José Carlos Perdomo, en manos de la delincuencia, perdió años de trabajo y una incalculable cantidad de dinero que había invertido para lograr una novilla de un alto valor genético.

“Se metieron a la finca, maniataron a los trabajadores, descuartizaron el animal de un incalculable valor y luego, dentro de la misma finca, quemaron los restos. Se roban hasta el alambre perimetral”, narró.

No hay respuesta gubernamental

Señaló que en diversas oportunidades han solicitado reunirse con el gobernador Henri Falcón para que atienda la problemática pero no han tenido respuesta alguna. Asimismo, criticó que el Consejo Legislativo del Estado Lara no cuente con una comisión que se ocupe del espectro.

“No tenemos a quien acudir. Hoy no hay seguridad para los productores. Le exigimos a los organismos de seguridad del Estado, al gobierno regional y a los legisladores que asuman el rol que les corresponde y le den seguridad a los productores del campo para que puedan producir más y mejor”.

La GNB, enemiga de la producción

A su vez, acotó que hoy en día la Guardia Nacional se ha convertido en “el peor enemigo de los productores y del campesino en general”.
“Los camioneros deben cagar billetes enrollados para repartirlos en las alcabalas. En vez de brindarnos protección, están con una persecución”, expuso.

Buscan acabar con la iniciativa privada

Por otra parte, el presidente de Fedecámaras Lara, Alberto Gámez, aseguró que la militarización de la producción es una maniobra del Gobierno nacional para interferir con su oportuno desenvolvimiento de la producción privada con la intención de hacerla desaparecer.

“El Gobierno no cree en la empresa privada definitivamente quiere eliminarnos a como de lugar y esta es una de las formas.”

Además cree que las autoridades son irresponsables al poner como excusa la falta de funcionarios para no avocarse a la seguridad en el campo, mientras que destina GNB y cuerpos policiales para la control de la producción de compañías como El Tunal y Nestlé en Lara.

“El presidente había mandado a los militares a sus cuarteles pero salieron a buscar la forma de neutralizar los productores, ¿Por qué esa militarización no la enfocan en defender el campo venezolano?”, acotó.

Fuente: El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This