Venezuela necesita la importación mensual de al menos $ 800 millones en alimentos para la población e insumos para la siembra y producción del sector agropecuario, aseguró el presidente de Fedenaga, Carlos Odoardo Albornoz, quien considera que este tipo de medidas, además de la aprobación de un Plan Integral pata estimular el campo, contribuirán a equilibrar la situación económica actual.

De acuerdo a cifras que maneja Fedenaga, hasta el año 2012 el ritmo de importaciones se ubicaba en $ 950 millones pero cayó a entre 70 y 80 millones de dólares al mes, lo que. a juicio de Albornoz, ha generado el desequilibrio en el abastecimiento de productos alimenticios, así como en la escasez de materia prima para el cultivo del campo y el impulso a la producción cárnica.

Fedenaga, dijo el productor, propone un plan que debe contemplar la creación de zonas económicas especiales, garantizar los insumos para los trabajadores del campo y sentar el escenario propicio para el diálogo abierto en la búsqueda de soluciones consensuadas que permitan disolver aquellos nudos que entorpecen los objetivos orientados a impulsar la autosustentabilidad alimentaria, amplió.

“En 1980, por ejemplo, el consumo de carne per capita se ubicaba en 22 kg, pero en 2016 éste bajó a 7 kilos de carne por persona. Esto es la tercera parte de lo que se consumía y el efecto se verá en las futuras generaciones”, sostuvo.

Pidió a las autoridades, además, tomar acciones ante la inseguridad en el campo por la que perdieron, en todo el país, este año 156.000 reses

Fuente: El Universal

Pin It on Pinterest

Share This