Siguen llegando barcos a Puerto Cabello. Es evidente. También lo son los números. Las 522 mil 915 toneladas (TN) de materia prima para la producción agroindustrial que arribaron al país solo cubren 16 días del consumo nacional de alimentos. Es un cálculo que se ha repetido durante todo el año con una importación de insumos cada vez más deficitaria.

Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras Carabobo, sacó sus cuentas rápidamente. Basado en las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que indican que en Venezuela se consumen en promedio 31 mil TN de alimentos al día, pudo deducir que el cargamento anunciado como un logro por el ministro Rodolfo Marco Torres, alcanza para dos semanas.

El funcionario detalló el fin de semana que se recibieron los buques Dodo, con 29 mil 658 TN de maíz; Atlantic Yucatán con 30 mil TN de maíz blanco; Coresky con 30 mil TN maíz blanco; Wester London con 32 mil TN de maíz amarillo; Strategic Sinergy, con 33 mil TN de trigo panadero; Fatih con 30 mil TN de trigo panadero; Clipper Brilloance con 29 mil 910 TN de varios rubros; Dolor Vita con 35 mil 347 TN de maíz amarillo y torta de soja; el Orchard Búnker con 30 mil TN de maíz blanco; Miss Simona con 30 mil TN de azúcar cruda; y otros siete barcos se encuentran fondeados con 213 mil TN de diversos insumos.

Del Vescovo alertó que aunque se registren estos cargamentos las importaciones siguen mermando. En julio la atención de buques decreció 22% y venía con caída de 30%.

En cada uno de los rubros el déficit se impone. “Para mantener la demanda nacional de harina de trigo necesitamos 40 mil TN mensuales, es decir que todos los meses tendría que llegar un barco de Canadá con esa cantidad. Pero cuando arriba un cargamento vemos a las semanas un poquito de pan, pasta y galletas solo de manera momentánea”.

La caja del Gobierno

El incremento salarial no solo se traduce en más dinero para los trabajadores. El Gobierno también tendrá su parte. El presidente de Fedecámaras en la región explicó que de los 65 mil bolívares que se traducen en el compuesto del sueldo con el bono de alimentación, cada persona tendrá que devolverle siete mil 800 bolívares por concepto del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al Ejecutivo.

Se trata de una medida estratégica que también persigue el incremento del flujo de efectivo al Gobierno ante el problema severo de caja que enfrenta.

Andrés Pérez, presidente de la Cámara de Industriales de Carabobo, señaló que el salario compuesto de los venezolanos en febrero era de 22 mil 223 bolívares y desde el 1 de septiembre pasará a 65 mil 46, lo que significa un aumento de 192%, mientras que la canasta básica ha pasado de 157 mil 833 bolívares a 365 mil 101, 131% más. “Aunque parezca que será mejor el poder adquisitivo eso no se traduce en bienestar ni en generación de riqueza”.

El economista Francisco Contreras alertó que si se mantienen las mismas políticas monetarias a finales de 2016 la canasta básica estaría entre un millón 500 mil y un millón 800 mil bolívares y el país entrara en un proceso recesivo depresivo.

Fuente: El Carabobeño

Pin It on Pinterest

Share This