Luego de las recientes declaraciones emitidas por el ministro de Industria y Comercio, Miguel Pérez Abad, donde anunció que el gobierno tiene previsto dos nuevos aumentos salariales para el 2016 para combatir la inflación, la segunda vicepresidenta de Fedecámaras Anzoátegui Darling de Rosas y el presidente de la Cámara de Licoreros de la zona sur de Anzoátegui, Alberto Carpio, coincidieron que eso se traducirá en menos producción de que la que ya hay y mayor desempleo.

La también presidenta de la Cámara de Comercio e Industrias de El Tigre, Darling de Rosas, dijo que si ya el gobierno anunció esos aumentos es porque lo van a hacer, afectando aun más a la empresa privada, quienes no podrán afrontar esos aumentos, donde muchos tendrán que cerrar, y otros se verán en la necesidad de reducir la cantidad de empleados, resaltando que a su vez estos se transformarán en los nuevos bachaqueros, porque deben tener algún ingreso para llevar la comida a sus hogares.

Destacó que los mismos empleados rechazan este tipo de aumentos, ya que a su vez aumentan todos los servicios, alimentos e insumos, volviéndose “sal y agua” el nuevo ingreso.

Alberto Carpio, presidente de la Cámara de Licoreros de la zona sur de Anzoátegui, destacó que el principal problema con los aumentos salariales es que el desarrollo productivo del país se estancó y es la política económica a atacar.
“Mientras el país active la economía mediante producción, dándole seguridad a los inversionistas extranjeros, será la solución del problema”, dijo Carpio, manifestó que el país vive una constante zozobra para conseguir comida, medicina, repuestos de vehículos simplemente porque no se hay una producción ni una importación que enrumbe la economía.

Destacó que sería distinto si se contara con una producción y distribución constante, que acabaría definitivamente con todas las prácticas de los bachaqueros.

Dijo además que los aumentos más que beneficiar a los trabajadores los perjudica, ya que “sales a la calle a hacer mercado y los precios de todos los productos son irreales, imagínate para un sueldo básico”, manifestando nuevamente que la solución es incentivar la producción.

Afirmaciones con las que coincide De Rosas, quien asegura que la empresa privada está dispuesta a colaborar para que la economía mejore, recordó que siempre insiste que “gobierno sin empresa privada no es gobierno”.Producción de los CLAP. Los empresarios desestimaron que el gobierno invierta recursos en la parte productiva de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), sin apoyar a las grandes empresas que solo necesitan para poner en marcha sus negocios.

Resaltan que los consejos comunales no tienen la capacidad operativa ni técnica para distribuir las bolsas de alimentos y mucho menos la tendrá para garantizar una producción adecuada.

Fuente: Mundo Oriental

Pin It on Pinterest

Share This