El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela, (Fedenaga) Carlos Odoardo Albornoz, mostró su preocupación porque a su juicio, “el ganado que ingresa a territorio colombiano, no está libre de fiebre aftosa, eso representa un problema de salud pública y pone en riesgo el mercado internacional que Colombia ha conquistado en los últimos nueve años”.

El Encuentro Binacional de la Gremialidad Ganadera celebrado en Cúcuta, fue el escenario donde agroproductores de Venezuela y Colombia, denunciaron que cientos de reses desaparecen diariamente de fincas Venezolanas, para su sacrificio y posterior traslado a la nación neogranadina.

Por su parte, el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Laufurie, afirmó que “los Cucuteños no están comiendo la carne que deberían comer; porque hay mafias que lucran del contrabando sin que las autoridades puedan avanzar”.

El presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander (Coganor), Andrés Hoyos, explicó que el contrabando golpea a todos los productores.

“El director de operaciones de la empresa Frigoríficos Ganaderos de Colombia (Friogán), ya estuvo acá mirando la situación y el mismo gobernador sabe que controlar el ingreso ilegal de ganado no depende solo del departamento sino de una política nacional”, dijo.

Para hacer frente a la situación que vive la zona fronteriza, las delegaciones gremiales propusieron crear una zona sanitaria con regímenes especiales y conformar mesas de seguimiento entre las autoridades de Venezuela y Colombia.

Los representantes de Fedenaga y Fedegan aseguraron que el Ejército de liberación Nacional (ELN), las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (Farc), y a otros grupos ilegales, tienen vinculación con el contrabando de carne.

Fuente: El Nacional

Pin It on Pinterest

Share This