El presidente de Fedecámaras Zulia, Carlos Dickson, expresó este jueves que la posibilidad de un venidero aumento salarial, anunciado por el vicepresidente Istúriz, representa un gran dilema para el sector empresarial, puesto que la poca productividad e inventario no dan para cubrir los costos laborales del día a día.

“Estamos en medio de una polémica. ¿Cómo nos oponemos a un aumento si sabemos que el actual salario no te da para comer?, o ¿cómo le decimos a los establecimientos que suban el pago si no tienen nada qué vender?”, cuestionó.
Agregó que el Gobierno está obligado a dialogar con sindicatos y empleadores para establecer un plan de desarrollo y crecimiento con el cual salir de la actual crisis. “Esto no se trata simplemente de aumentar salarios, si no hay un plan estructural esas decisiones terminarán en más la inflación, es lo que ya hemos experimentado”, dijo.
Destacó que la compleja situación actual se ha profundizado debido a las equivocadas acciones del Estado. “Esta crisis no nació en el 2016, las colas comenzaron en el 2012, y en el 2013 se implementó la venta por cédula y con regulación de productos. Todas estas medidas no han aportado ninguna solución a la crisis, sino por el contrario la ha consolidado”.

Por otra parte, rechazó el decreto que obliga a los empleados públicos y privados a prestar servicio al sector agroalimentario del Gobierno. “La Ley Orgánica del trabajo no permite que al trabajador se le coarte, obligue o presione para que pueda trabajar. Eso es una violación”. Dickson resaltó que el referendo revocatorio representa un mecanismo para destrabar al país y canalizar las presiones sociales a través de la expresión popular.

Fuente: Noticia al Día

Pin It on Pinterest

Share This