El desabastecimiento de alimentos y medicinas llega a niveles críticos en Anzoátegui, y está muy lejos de mejorar a corto plazo mientras sigamos el mismo modelo económico y político que nos ha llevado al fracaso”, aseguró el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en Anzoátegui, Héctor Luna.

El representante de la federación recalcó que la escasez de rubros alimenticios ronda el 90%, 15 puntos por encima del último reporte aportado en junio.

Aseveró que la situación no ha mejorado este año y se evidencia en las largas colas frente a los supermercados, que han empeorado, no han disminuido los precios de los rubros, fenómeno característico de la oferta y la demanda.

Manifestó que la crisis nacional solo mejorará con una reestructuración profunda de todos los poderes públicos y carteras ministeriales, cuyos nuevos representantes estén dispuestos a abrir el diálogo y la confianza de inversión a los empresarios, puesto que a su juicio, no están dadas las garantías para que el aparato productivo arranque.

El mandatario regional Nelson Moreno, reconoció que existió una profunda crisis que amenazó la soberanía alimentaria de los anzoatiguenses “producto de la guerra económica orquestada por la derecha nacional a través de la manipulación de los precios del barril de petróleo”, reiteró que desde junio, comenzaron a llegar los alimentos para garantizar la alimentación de la población.

Destacó que igual ha venido ocurriendo con los medicamentos que se están distribuyendo a todos los centros de salud de la región.

Cierre inminente

Luna advirtió sobre el riesgo de cierre de más de mil empresas y comercios a nivel regional, porque los inventarios están casi en cero.

Señaló que los riesgos aumentan ante el posible incremento salarial anunciado por el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, al asegurar que no se están generando ingresos que permitan cancelar los gastos operativos, lo que causaría la pérdida de más de tres mil empleos.

Largo camino

El presidente de Fedecámaras regional comentó que de lograrse establecer un nuevo modelo económico que conduzca al país hacia la productividad, se requeriría al menos de unos cinco años para recuperar la economía nacional, dependiendo de los sectores que se prioricen.

Dijo que se deben poner las empresas paralizadas y las que están por debajo de su producción en manos de personas calificadas, al considerar que el deterioro de las industrias en manos del gobierno se debe primordialmente al mal manejo por la falta de experiencia, y agregó que se ha usado el mando militar para controlar las industrias básicas, cuando quienes deben llevar las riendas son empresarios.

Explicó que el resurgimiento debe partir por incentivar a los pequeños, medianos y grandes empresarios para apuntalar la producción, otorgándole divisas para la importación de materia prima, pero destacó que a corto plazo, se deberían trazar alianzas con países hermanos para traer los productos básicos.

Indicó que también hay que cambiar la actitud de los venezolanos ante el país, puesto que la desesperanza por el panorama actual no es el mejor. Recomendó que en ese sentido se deba iniciar por mejorar la calidad de vida al despolitizar y mejorar los servicios públicos, invirtiendo y aplicando la contraloría social.

Revisión

El representante de Fedecámaras, Héctor Luna, alertó sobre la venta de alimentos importados en algunos establecimientos comerciales de la región, al considerar que son de dudosa procedencia. Reveló que solo las empresas aliadas al gobierno están recibiendo divisas para la importación, por lo que habría que revisar por dónde están ingresando esos rubros y si cuentan con los permisos sanitarias. El contralor sanitario en la región, Reny Valdez, aseguró que estos rubros cuentan con sus permisos.

Fuente: El Norte

Pin It on Pinterest

Share This