Daniel Aguilar, presidente de Fedecámaras Táchira, calcula que las empresas del país requieren importar 10 mil dólares mensuales en mercancía, insumos y equipos para revertir la situación actual. En ese sentido, pidió al Gobierno permitir esta actividad económica.“Aquí la crisis obedece a una improductividad total, por eso no hay nada en los anaqueles”, aseguró Aguilar.

El aparato industrial necesita ser oxigenado. Consecuentemente se verá un impacto positivo en niveles de empleo, abastecimiento y caída de la inflación. Es un plan en el que todos saldrán beneficiados. Incluso el Gobierno que recibirá divisas por concepto de impuestos de importaciones, mientras que las alcaldías podrían recuperar la fluidez natural de recursos que tanto requieren por el de tributos de las plantas que tienen la mayoría de sus líneas apagadas.

Aguilar como representante gremial del estado que ha sufrido de manera más aguda la crisis económica desde hace casi un año, cuando el presidente Nicolás Maduro decidió cerrar la frontera con Colombia, ha vivido de cerca el impacto negativo de esta medida. Más de 25 mil empleos se han perdido en el lugar donde 80% de los comercios se mantiene con las santamaría abajo.

Pero la afectación desde el 14 de agosto de 2015 no se ha limitado a San Antonio del Táchira. Por Cúcuta ingresaba más de 30% de las materias primas para industria de estados occidentales, orientales y centrales del país por ser más económico al usar la vía marítima hasta los puertos de Cartagena o San Andrés, y después hacer ingresar la carga por tierra. El comercio se hacía con empresas desde Asia y Europa.
Esa restricción no tuvo otro impacto que mayor escasez al bajar la productividad en las plantas manufactureras. “Eso ha traído pérdida incuantificables”.
Otro cuello de botella

Una cédula fronteriza. Ese será el requisito que solicitarán las autoridades al momento de hacerse la reapertura de los puentes que unen a Venezuela con Colombia. “Pero eso solo será un cuello de botella, otro mecanismo para la corrupción”. El presidente de Fedecámaras en Táchira es tajante al insistir en que es suficiente con el documento de identidad y el pasaporte. “Eso nos acredita internacionalmente, salvo donde soliciten visa”.
De lo contrario se trataría de un grave error del Gobierno porque la población tiene el derecho de transitar libremente dentro y fuera de la nación, y no solo unos cuantos que reciban ese nuevo documento con el que simplemente se gastará un dinero de manera innecesaria, expuso. “Es una decisión egoísta porque con la crisis que tenemos hasta vidas se pueden salvar al comprar una medicina”.

La propuesta concreta de Aguilar es que se reabra la frontera sin restricciones y se cree una zona franca libre de impuesto en el lugar para generar inversiones, divisas, empleos y productividad.
Hay otras medidas puntuales que no se pueden obviar. “Deben poner a funcionar otra vez el aeropuerto de San Antonio, que recibía 15 vuelos diarios de pasajeros y de carga, reactivar el central azucarero de Ureña que está casi clausurado, y la zona industrial del lugar que tiene 80% de su capacidad ociosa, y de donde salían productos importantes derivados de plástico, calzados y electrodomésticos, entre otros”.

Fuente: El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This