La Cámara Venezolana de la Educación Privada, organización que agrupa un gran número de instituciones educativas del país, expresa su enérgico rechazo a la convocatoria a la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente realizada por el Presidente de la República, por considerar que no toma en cuenta la opinión de la mayoría de los venezolanos y carece de utilidad para colaborar con la convivencia en paz que demanda nuestra nación. Consideramos que dicha convocatoria no es más que una manipulación política que busca aplacar y callar la justa protesta ante el deterioro a todo nivel y la falta de esperanza que sufre el pueblo venezolano.

Rechazamos que se pretenda manipular e intimidar a las escuelas y sus comunidades con la convocatoria a una “Constituyente Educativa” cargada de proselitismo político, que al igual que la Colección Bolivariana y el Plan de la Patria, pretenden desconocer el respeto a la diversidad de pensamiento consagrado en nuestra Constitución y menoscaban el derecho de la familia a escoger la educación que desean para sus hijos.

Vemos con preocupación y rechazamos el ataque por parte de las autoridades a las instituciones educativas y el sometimiento al escarnio público de las mismas. Las autoridades en su afán de contener la protesta de las comunidades escolares ejercen amenazas y acciones hacia los colegios, justificándose con la excusa del “interés superior del niño”, pero vemos como son afectados los alumnos en los recintos escolares por la brutal represión al no escuchar el clamor popular y la indiferencia oficial ante esta situación.

Hacemos un llamado a los gremios, academias, asociaciones educativas, universidades, asociaciones de padres, a todos los entes que participan activamente en pro de la educación, a unirnos como ciudadanos, para que en un solo frente pronunciarnos enérgicamente y exigir que se detenga el proceso constituyente que se pretende instaurar y frenar así, el oscurantismo en Venezuela.

Como venezolanos y educadores, no podemos quedarnos callados y permitir que continúe este exabrupto que lleva al país al precipicio. Debemos usar nuestras herramientas pedagógicas para hoy más que nunca, inculcar en nuestros alumnos el valor de los principios democráticos, el peligro del autoritarismo y más allá, el de la tiranía. El momento exige nuestro compromiso y dedicación.

Pin It on Pinterest

Share This