Para el presidente de la Cámara de Pequeños, Medianos Industriales y Artesanos de Carabobo, Jonatan Aldana, el aumento del salario mínimo decretado el viernes pasado por el presidente Nicolás Maduro, generará más inflación y desempleo en el país.

“Mientras se incrementen los salarios, los productores de bienes y servicios van a tener que incluir estos aumentos en los precios, su estructura va a ver modificada porque la única forma de poder vender los escasos productos que elaboran es colocando un precio que al menos le cubra los costos”, explicó.

Aldana dijo que pese a que continúa en vigencia el decreto de inamovilidad laboral, que ha renovado continuamente el gobierno, el empresario no tendrá más opción que llegar a acuerdos con sus trabajadores porque no puede seguir produciendo.

“Tiene que recurrir a disminuir como sea esa plantilla de trabajo y una de las formas es negociando con el trabajador su retiro”, subrayó el dirigente empresarial.

A su parecer, el gobierno considera que mantener a la gente con dinero en el bolsillo le va a solucionar el problema del consumo, pero no es así. “La única solución posible es una oferta acorde con la demanda tal como lo establece la ciencia económica. Debemos tener suficiente nivel de bienes y servicios para satisfacer aunque sea las necesidades mínimas, lo que se llama en economía la racionalidad en el uso de los recursos”.

Aldana también expresó que el sector productivo del país no fue consultado sobre estos nuevos aumentos por lo que pronosticó que traerán más problemas que soluciones. “Si se siguen haciendo las cosas por decreto, unilateralmente, siempre el resultado va a ser ineficiencia”.

– Inventarios en 20% –

Los niveles de producción en Capemiac, desde hace ya unos dos años en promedio, se han venido deteriorando paulatinamente, afirmó el presidente del gremio empresarial.

Los últimos reportes que manejan indican que apenas se está produciendo entre 35%-40% de las capacidades instaladas; unido a eso las posibilidades de obtener materia prima o inventarios también han disminuido significativamente.

“Estimamos que los inventarios están en 20%. De no haber cambios sustanciales en la política económica del gobierno, para finales de año estos niveles van a seguir declinando y el deterioro va a continuar. Nos vamos a conseguir con menor producción para esa época y mucho más desabastecimiento y escasez de la que estamos sufriendo en este momento”, puntualizó.

De acuerdo a cálculos de Capemiac, de los más de 600 afiliados a esta cámara, hay un 70% que se encuentra en situación crítica, bien sea paralizados parcialmente o en cierre técnico. “Están subsistiendo. Algunas están paradas, han cambiado de ramo o han hecho ajustes, pero siguen vigentes como entidades jurídicas”.

Aldana explicó que tres de los sectores que padecen más por la crisis son el del plástico, artes gráficas y el metalmecánico.

– Exportaciones insignificantes –

Más de la mitad de las empresas que están registradas en Capemiac se encuentran en capacidad de exportar, siempre que cuenten con materia prima.

Desde Fedecámaras y la Universidad Simón Bolívar han promovido una capacitación para la exportación, con la aspiración de que más pronto que tarde esto se convierta en la realidad de las empresas que logren abastecer el mercado local y pasen a ser exportadoras, dijo Aldana.

Afirmó que a pesar de la crisis, hay algunas empresas que han logrado hacer pequeñas exportaciones a islas cercanas como Aruba. Se trata de productos alimenticios para animales, pero dijo que aún son niveles insignificantes.

Fuente: El Estímulo

Pin It on Pinterest

Share This