La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en el estado Anzoátegui registró 40 mil nuevos desempleos durante 2016.

El presidente del organismo empresarial, Héctor Luna, indicó que la cifra refleja que 10% de la masa laboral se encuentra sin empleo en la entidad.

“Vivimos en el país con la inflación más alta del mundo debido al mal manejo del aparato productivo y la paralización de la economía”.

Aseveró que las empresas se han visto en la necesidad de aplicar la reducción de personal por la poca capacidad de pago que tienen, debido a los constantes incrementos salariares que ha decretado el Ejecutivo nacional.

“El Gobierno se ha convertido en el nuevo y único beneficiario de la economía venezolana con la importación de productos alimenticios y el descuido de la producción nacional”.

Luna informó que el año pasado cerraron 30% de las empresas agrupadas en las 14 cámaras de comercios afiliadas en el estado Anzoátegui, y consideró que durante el primer trimestre de 2017 la cifra se podría triplicar.

Comentó que los más afectados con los incrementos salariares y ahora el alza de la Unidad Tributaria (UT) son los comerciantes, quienes deben cumplir con lo exigido y decretado en el plazo estipulado.

Sin embargo, aseguró que los entes públicos, como la Gobernación del estado Anzoátegui, no han podido cubrir las exigencias. Acotó que inclusoe muchos empleados de este sector aún no han recibido el último aumento anunciado durante el año 2016.

Luna expresó que la crisis inflacionaria ha obligado a muchos trabajadores a renunciar a sus cargos y dedicarse al comercio informal, como a revender rubros regulados a precios de mercado paralelo y subsistir.

Medida desesperada

“Ante la asfixia a la que estamos siendo sometidos, lo primero que hacemos es aplicar la reducción de personal, e intentar mantenernos en pie”.

Así lo confirmó la gerente de la empresa Productos y Servicios Dominí, Dora Robles, tras revelar que desde el mes de noviembre de 2016 ha bajado la nómina de 132 empleados a 86.

“Tenemos que reducir los egresos a ver si podemos mantener un mínimo de ganancias que permita seguir generando empleos en la entidad”.

Los encargados de algunos comercios como Miss Estilos, ubicado en el casco central de Puerto La Cruz, indicaron que han tenido que salir de la mitad del personal.

“Teníamos seis empleados y ahora nos quedamos con tres, pero creo que vamos a tener que prescindir del servicio de otros dos o tendremos que bajar las santamarías”.

El presidente de Fedecámaras en la entidad aseguró que a comienzos del mes de marzo, cuando las empresas realicen el pago del primer trimestre y sinceren los egresos, la cifra de desempleados podría llegar a triplicarse.

Fuente: El Tiempo

Pin It on Pinterest

Share This