“Trujillo se engalana con la presencia de la alta dirigencia gremial del país”, inició la rueda de prensa Ricardo Berríos, presidente de Fedecámaras Trujillo, antes de ceder la palabra a Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras a nivel nacional en el marco de las actividades del I Pleno Agropecuario que se realiza en la región.

Acompañado en el presídium por Raúl Valero, presidente de Asocatru; Enmanuel Escalona, presidente de Fundaproandes; Alberto Arismendi, presidente de Sogatru y Nelson Monreal, presidente de Acoinva, Martínez manifestó que visita a la “tierra de sabios y santos” para conocer en primer lugar el estatus y problemática del sector empresarial en la región y poder ofrecer propuestas, además de su participación en I Pleno Agropecuario.

Ignorados por el Gobierno

“No hemos sido convocados a ninguna de las reuniones en el supuesto diálogo que tiene el Gobierno, actualmente existe el Consejo Nacional Productivo donde asisten algunos empresarios a título personal, pero consideramos que esos motores no han dado respuesta y menos con la celeridad que requiere la crisis que viven todos los venezolanos”, expresó el dirigente gremial.

Condiciones paupérrimas

Para Martínez, Trujillo no escapa de la realidad del país, apuntó que el sector empresarial está en condiciones bastante comprometidas y sus niveles de inventario cada vez rompen los mínimos históricos tanto de materia prima como de producto terminado.

“Una de las cosas que más me ha asombrado a mi llegada a Valera es ver cómo están las colas en los sitios de venta de alimentos, con el pueblo durmiendo en las aceras desde la noche anterior, eso no solo me llena de preocupación, sino de mucha tristeza, ver esas condiciones paupérrimas, tan indignas que padece la gente para poder adquirir los productos si es que en esa lotería del hambre lo permite”, acotó el presidente de Fedecámaras, quien de inmediato exteriorizó que palpar esa realidad, como empresarios, los lleva a asumir mayor compromiso.

El empresario explicó que es precisamente los controles de precio y cambio los que tienen los anaqueles vacíos en el país, y no una guerra económica ficticia, ya que la única guerra que hay es la que el gobierno libra contra la economía venezolana. Añadió que si realmente el Ejecutivo Nacional está interesado en salir de la crisis, “no puede seguir tratando al empresariado ni como enemigo ni como delincuente”.

Martínez agregó que lo que se espera del Gobierno Nacional es un acto de humildad ante la crisis, “de rectificación, que el Gobierno termine por entender que este modelo es anacrónico y disfuncional, que no ha funcionado en ninguna parte del mundo y no está funcionando en Venezuela. Lo único que han sembrado es hambre y miseria en el país”.

Fuente: El Diario de Los Andes

Pin It on Pinterest

Share This