La Unidad de Análisis de Entorno del principal gremio empresarial del país no descarta la posibilidad de un estallido social, producto de la crisis económica. Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras, instó al gobierno a garantizar seguridad a propietarios y consumidores.

El deterioro de la economía, en medio de un panorama de creciente escasez, y la desesperanza de la población han elevado los niveles de conflictividad, generando preocupación en el sector empresarial. “Nuestros negocios no están adaptados para brindar seguridad a los clientes en una conmoción”, aseveró Martínez, durante su intervención en el foro Desafíos de la crisis en Venezuela, organizado por Econométrica.

En su ponencia, el empresario dijo a El Estímulo que el gremio le está haciendo seguimiento al tema. “Se requiere que el Estado garantice la seguridad de los bienes y las personas, le hacemos un llamado al gobierno nacional para que logre estabilizar estas situaciones anárquicas”, sostuvo.

Indicó que algunas empresas, sobre todo del sector alimentos, se han reunido con el alto mando militar para acordar medidas puntuales. “Los transportistas temen no solo por la mercancía sino también por perder por su camión y su vida en un momento determinado. Hasta que eso no se garantice (la seguridad) no se va a poder normalizar el abastecimiento en el país”, expresó.

A esto se une la situación de la industria. Los sondeos que maneja Fedecámaras arrojaron que 80% de las empresas declararon haber reducido entre 80% y 90% su capacidad productiva. “Todos los días rompemos nuestros mínimos históricos de inventarios en el país, tanto de materia prima como de producto terminado”, señaló.

Tras analizar la coyuntura actual, el gremio, a través de su Unidad de Análisis de Entorno, elaboró cuatro posibles escenarios que se pueden desencadenar en los próximos tres años. Estos toman en cuenta dos variables: el nivel de ingresos en divisas del sector público y el costo-beneficio del cambio político para los involucrados.

El primero es el escenario de “más vale bueno conocido…”, en el que no se puede lograr un acuerdo de gobernabilidad, pues no hay condiciones para el diálogo. Entonces, se mantiene el status quo. Martínez afirmó que este escenario describe la situación actual.

El segundo escenario es de “cambio con oxígeno”, que se produce con altos ingresos, y que tiene como consecuencia un acuerdo nacional.

El tercero es un “cambio tormentoso”, constituido por altos niveles de conflictividad y represión, en medio de un panorama de bajos ingresos.

El cuarto se produce cuando no hay incentivos para el cambio político y el modelo actual de controles se refuerza por los altos ingresos. Este se denominó “socialismo para rato”.

Para Fedecámaras, el escenario 1 y 3 tienen los mayores niveles de probabilidad y están caracterizados por los siguientes procesos:

-Se profundiza la crisis. El gobierno pierde el tiempo con reformas tímidas.

-Crece el malestar social, proliferan los saqueos.

-Aumenta la rivalidad política y las confrontaciones internas.

-Se presentan escenarios de ingobernabilidad, con manifestaciones de calle y represión.

-Existe la posibilidad de cambio político, pero con trabas.

Fuente: El Estímulo

Pin It on Pinterest

Share This