El primer vicepresidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, declaró que de los 12 mil establecimientos industriales en el país solo se encuentran operando 4 mil, enfatizando que en los últimos 48 meses han cerrado más 150 mil empresas y que el sector se encuentra en una paralización progresiva.

Aclaró que la actividad del 28 de octubre convocada por la Mesa de la Unidad Democrática es un acto cívico y no un paro patronal, “es un llamado de parte de la oposición para que el ciudadano fije posición ante las situaciones del país”, damos libertad al empresariado para que juntos con sus trabajadores decidan si ejercen su derecho a la protesta, indicó Larrazábal.

En referencia a las amenazas expresadas por el diputado Diosdado Cabello contra toda empresa que decida paralizar sus actividades este viernes, el primer vicepresidente pidió visitar las empresas del Estado que están paralizadas y las 5 millones de hectáreas que están sin generar producción desde su expropiación. Ratificó que unirse a la protesta es un derecho ciudadano y que los poderes públicos y el Estado deberán garantizar toda movilización que esté dentro del marco de la Constitución.

Hizo un llamado a los poderes públicos a restablecer los estados de derechos y aclaró que no es el momento del empresariado de tomar posiciones a favor o en contra si no es el momento de los ciudadanos para expresarse.

Agregó que la economía se ubica en un estado crítico y el Gobierno en vez de mostrar apoyo a la empresa privada y facilitar el suministro de materia prima, apoya la exportación de productos sin controles de ningún tipo para crear una falsa ilusión de abastecimiento, pero a un precio que el ciudadano no puede adquirir.

Pin It on Pinterest

Share This