Mientras no tengas un sistema cambiario lo suficientemente fuerte, libre, confiable, constante y sobre todo, transparente que permita a todos los venezolanos, a las empresas nacionales, poder satisfacer sus necesidades de divisas para bienes, servicios, materias primas, repuestos, maquinarias no se producen en el país y son necesarias, no se podrá estabilizar la economía ni se volverán a llenar los anaqueles.

Así lo señala el presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, ante la entrada en vigencia del nuevo Dicom, anunciada este martes por el Ejecutivo y el Banco Central de Venezuela, ratificando que esto no resolverá las necesidades de divisas de los empresarios para adquirir aquellos insumos y bienes que no se producen en el país.

-Este es un sistema que nace fracasado, porque es insistir en algo que el gobierno no puede resolver, porque no está en capacidad ni siquiera de intervenir para solventar las distorsiones que en forma natural se dan, muchas veces se dan en esta dinámica, no tienen ni la fuerza para que capitales negros y especulativos que vayan a intervenir en esos mercados, no se apropien de estos mecanismos que son tan frágiles y terminan en manos de quienes tienen mayor poder aprovechar las oportunidades en un mercado de subastas, donde quien se beneficia es el que tenga más dinero y puje más-.afirma.

Advierte que este tipo de mecanismos le abren nuevos espacios a la corrupción, a capitales negros y especulativos, más que a la empresas que necesitan las divisas para satisfacer sus necesidades.

Ratifica el líder empresarial, que el Gobierno sigue trillando por los mismos caminos donde ya fracasaron, admitiendo que habría primero que revisar con más detenimiento todas las implicaciones del anuncio, pero señala que a la primera impresión es que esto no se ajusta ni a las realidades ni a la necesidades que existen y tampoco va a promover la producción de bienes y servicios.

Asegura que es muy poco probable que los empresarios puedan superar la incertidumbre que se va a generar en este mercado, si es que se logra, por cuanto se trata de un sistema de bandas, que con poca oferta y alta demanda, mantendrá siempre la cotización en la puja que se presentarán, entonces terminarán siendo asignado por este mecanismo, o no se sabe como lo van asignar, agregando que no cree que vaya a ser suficiente, tampoco cree que haya condiciones para que haya un mercado donde es garantice una oferta y una demanda que igualmente impacte el precio justo de la divisa en función de las realidades y requerimientos del país.

-No hay ninguna garantía de oferta, porque los privados en su sano juicio, no van a asistir a un mercado donde no hay posibilidades, donde no se te garantice que vas a tener una buena relación frente a todas las realidades del mercado cambiario, de allí que mientras no haya la posibilidad de ofertar la suficiente cantidad que requiere el mercado, simplemente siempre va a haber más demanda que oferta y en la puja en un sistema de bandas en el mecanismo de subastas, siempre va a estar en el nivel superior de la banda, y mientras no se cambie la banda, las divisas van a ser asignadas a dedo y a discreción de no sabemos quién es el que las va a asignar.

Advirtió que las anteriores experiencias del Dicom, se debitaron a los empresarios de sus cuentas los bolívares, y aún no se han terminado de liquidar las divisas, lo que evidencia que el sistema no ha funcionado con esos mecanismos, es decir que ya fracasó, afirmando que tampoco se ha aclarado que se va a hacer con el Dipro, no se ha tomado ninguna acción en torno al mercado paralelo, indicando que diera la impresión de que se quiere pegar el nuevo sistema “ como con una engrapadora”, ratificando que como siempre, se trata de beneficiar a quienes tienen más recursos.

El Impulso

Pin It on Pinterest

Share This