A la espera de detalles. Así está el sector empresarial ante anuncio del Gobierno de reservarse el derecho de adquirir hasta 50% de los rubros producidos por la agroindustria pública y privada.

Los gremios vinculados a esta área productiva están atentos a las reglas de juego que establecerá el decreto para poder fijar posición ante la medida.

De acuerdo al pronunciamiento hecho este martes por el presidente de la República, Nicolás Maduro, la producción será distribuida a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

El decreto será emitido en el “marco de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (Gmas)”, precisó el jefe de Estado. También aprobó Bs. 1.300 millones para la fabricación de 100 equipos de producción de harina de maíz y $380.000 dólares para la adquisición de 300 motores necesarios para elaborar el producto.

Los representantes de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) y de Alimentos Polar no harán pronunciamientos hasta que no se publique la norma en Gaceta Oficial, indicaron los respectivos equipos de prensa a El Mundo Economía y Negocios.

La Federación Bolivariana de Ganaderos y Agricultores de Venezuela (Fegaven) estaba evaluando las declaraciones.

Primeros pronunciamientos

El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, fue el primero en referirse a la medida.

Durante una entrevista en Globovisión, condenó esta decisión del Gobierno por considerar que el problema no está en el control de la distribución sino en establecer los mecanismos que permitan estimular la producción nacional.

“Tampoco vemos que los Clap sean la solución estructural a los problemas que tiene el consumidor porque la distribución a través de este mecanismo nunca va a ser suficiente”, dijo.

Consideró que se incrementará el desabastecimiento al generar una tendencia de anaqueles más vacíos en establecimientos formales como las cadenas de supermercados. También se verán afectados panaderías y abastos.

Por su parte, el segundo vicepresidente de Fedeagro, Celso Fantinel, dijo que la medida de comprar 50% de la producción no los afecta porque son productores del campo.

“Creo que esto es ya materia industrializada, productos terminados. Me parece que aquí se pierde la libertad de comercio y terminará de cerrar bodegas y mini supermercados”, acotó.

Fuente: El Mundo

Pin It on Pinterest

Share This