Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, aseguró durante el foro “Consecuencias de las Medidas Económicas”, realizado por la fundación Espacio Abierto, que la política económica del chavismo, basada en importaciones con un dólar barato soportado por el boom petrolero; y el quiebre del aparato productivo, no nos condujo sino a la pérdida del poder adquisitivo del venezolano y a los altos índices de pobreza.

“Cuando uno ve las importaciones hasta el año 2005, eso llevó a que Venezuela viviera sin problemas de abastecimiento, con importaciones que oscilaban entre 15 mil y 20 mil millones de dólares que tenía que ver con materias primas, insumos y repuestos, y no con productos terminados”.

No obstante, cuando se profundiza el boom petrolero en el 2007 se dan dos ejes destructivos contra la empresa privada; por un lado, arrancan las expropiaciones masivas del presidente Hugo Chávez; y por otro lado, las importaciones propiciadas por anclaje cambiario favorable de modo que se llegó a importar hasta 65 mil millones de dólares.

Esta situación lo llevó a preguntarse hacia dónde se habían ido las divisas que teníamos en ese momento, y, a ese respecto, recordó que Jorge Giordani había denunciado que empresas fantasmas se había llevado más de 25 mil millones de dólares, y que no había pasado nada.

“Esa riqueza, en vez de utilizarse para estimular la producción nacional, se hizo en paralelo destruyendo la producción nacional. Por eso hoy en día, con importaciones similares de 20 mil millones de dólares, el 92% de las mismas las hace el Estado”.

A juicio de Larrazábal, ese fenómeno ahora se ha agravado por el impacto de la hiperinflación; causada por el aumento del gasto público desmedido que, según las cifras, se ubica en unos 4.800%; que la base monetaria se ha incrementado en más de 7.000%; la liquidez monetaria de igual manera; lo cual nos lleva a dramática inflación que, según la Asamblea Nacional, se ha elevado a 46.000%; cuando el Fondo Monetario Internacional estima que para finales de año estará en un millón por ciento.

“En estas condiciones el poder adquisitivo del venezolano se ha destruido; y hemos visto una caída sostenida de la producción general del país: nosotros ya llevamos cinco años de recesión acumulada, y una caída de la economía de un 56%”.

“La economía venezolana atraviesa por un círculo muy complicado; tenemos hiperinflación; contracción petrolera; contracción económica severa; sanciones internacionales crecientes, y dirigidas a funcionarios públicos; una política agresiva por parte de EEUU hacia la región; la falta de pago en lo que atañe a la deuda externa, que nos ha cerrado todo el financiamiento.

A su modo de ver, esto nos afecta el entorno para poder alcanzar la recuperación económica; agregando que, por lo demás, para nada se solventa dicha situación con los anuncios que ha hecho el gobierno en las últimas semanas; porque se necesita una propuesta sistémica; de cambio de modelo político, económico y social; de manera que se pueda recuperar la confianza necesaria como primer paso para la recuperación de la economía.

Pin It on Pinterest

Share This